martes, 14 de mayo de 2013

Condenan por infanticidio a quien permitieron matar niños durante años

 
El médico abortista Kermit Gosnell ha sido condenado por tres cargos de asesinato en primer grado por cortar la espina dorsal de tres bebés que nacieron vivos tras practicárseles a sus madres un aborto. Aquí podéis ver la descripción de la clínica de los horrores, donde ‘médicos’ y asistentes obligaban a las madres a dar a luz en retretes, para después cortar el cuello a los bebés que nacían vivos e intentaban ‘nadar’ para sobrevivir.
Este no es un caso aislado en la industria millonaria del aborto. Es común que muchos bebés nazcan vivos y sean asesinados o no sean atendidos. El mismo presidente Obama, siendo senador por Illinois, votó varias veces en contra de una ley que proponía atender con cuidados paliativos a los bebés nacidos vivos tras un aborto. En muchos Estados norteamericanos, las leyes exigen abandonar a estos bebés para que mueran solos, sin ser atendidos con analgésicos. Se trata de niños que han sufrido normalmente un envenenamiento o a los que se les ha cortado la médula espinal a la altura del cuello para ser extraídos después del útero de sus madres.
Y ahora, la hipocresía hace a muchos americanos estremecerse ante estos crímenes, cuando en la mayoría de sus Estados las leyes permiten el asesinato impune de esos mismos bebés dentro del seno materno, o exigen que sean abandonados hasta su muerte sin ningún cuidado paliativo cuando nacen vivos, pero seriamente heridos, tras una tentativa de aborto.
Por cierto, una vez se permite matar, habría que reconocer que es mucho más seguro para la madre que el niño sea decapitado después de salir del útero, y no que sea asesinado dentro, lo cual siempre conlleva riesgos para la mujer...

9 comentarios:

releante dijo...

Menudo salvajismo... no tenía ni idea, es más, no me lo puedo creer, que esto sea legal, con perdón,pero menuda mierda de sociedad es la que vivimos. Muchas gracias. Un abrazo

Alfonso dijo...

Es terrible lo que he podido leer sobre el tema, aunque coincido contigo en que es una gran hipocresía horrorizarse porque un médico decapite a un niño nacido vivo y en cambio aceptar que se pueda introducir unas tijeras en la nuca de un bebé cuya cabeza aún está en el vientre de su madre o, vender píldoras abortivas, que para el caso, es lo mismo aunque muchos hagan diferencias según que partido legalice estos actos.

Ricardo dijo...

El que a hierro mata a hierro muere. Nunca he sido partidario de la pena de muerte, pero la entiendo en estos casos.

CHARO dijo...

Espeluznate ¿cómo es posible cometer semejantes crímenes y quedar impunes? Claro que si este doctor ha sido condenado poco importa si se siguen cometiendo estos horribles asesinatos.Besotes

mj bo dijo...

Esta sociedad es la más vil e hipócrita de, seguramente, todos los tiempos. Así vamos

gosspi dijo...

Se me pone el pelo como escarpias!!!
Jo Elige....que monstruosidades comemtemos!!!! Y cuanta hipocresia.

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida.
Me alegro por la condena porque amo la Justicia y confío en la Conversión del corazón humano que late. Sobre los horrores de semejante práctica toda descripción queda corta.Un abrazo.

El imparcialista dijo...

Hola, pues sí, la verdad es que muchos se escandalizan, cuando apoyan aquello que ha provocado ese hecho.
Lo cual es una pena

quedateenminube dijo...

Ay Dios mío!!! ¡qué horror! No he podido leer toda tu entrada porque soy muy sensible a estos temas y pensé que me daba algo, espero que caiga sobre este TODO pero TODO TODO el peso de la ley de USA. Y tan sólo me consuela que esos niños están con su verdadera Madre, La Santísima Virgen María que los cuidará, angelitos míos. Un beso y me encanta que sigas hablando de estos temas, no me cabe en la cabeza que haya personas que puedan hacer estos asesinatos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).