lunes, 22 de abril de 2013

Reverencia por la vida

 
“Teniendo respeto y reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con el mundo. Una religión o filosofía que no se base en el respeto por la vida no es una religión o una filosofía verdadera”.
Albert Schweitzer (Alemania, 1875 - Gabón, 1965) fue un médico, filósofo, teólogo y músico franco-alemán. Su filosofía se centra en la idea de la reverencia por la vida; Schweitzer percibía una decadencia en la civilización occidental que achacaba a la falta de respeto a la vida.

4 comentarios:

Salvador Pérez Alayón dijo...

Así es, porque la vida es lo primero que se nos da, detrás viene lo demás, que no llegaría si no hay vida.

La vida es lo que buscamos conservar a todo coste. Pena que los hombres no nos demos cuenta que Jesús nos ofrece conservar esa vida minúscula en una Vida Mayúscula, abundante en felicidad y eternidad.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

'Mrswells' dijo...

Gracias, no conocia a esta persona, un genio, por lo que dices.
Tambien se parece a la interpretacion de la Torre de Babel de la que hablamos un día..todo se va abajo si no hay respeto a la vida

CHARO dijo...

No conocía a este médico y por lo que dices fue una gran persona llena de humanidad.Besotes

Alphonse Marquis de Montauran dijo...

Sólo para aclarar un punto interesante. El doctor Schweitzer era alsaciano. Nació en Kaysersberg, una preciosa localidad cercana a Estrasburgo que merece de verdad la pena visitar en cualquier época del año.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).