martes, 2 de abril de 2013

Los locos y los idiotas

 
Fiódor Dostoyevski comenzó la redacción de ‘El Idiota’ a finales de 1867. Tenía la intención de retratar a una persona que fuera ‘positivamente bella’. En enero de 1868, escribe a su sobrina y le comenta lo difícil que le está resultando la obra. Le dice: “tan sólo hay una persona positivamente bella en el mundo: Cristo”. Aún así, Dostoyevski no renuncia a intentarlo. Busca en la historia de la literatura un personaje similar, alguien que muestre nobleza, pureza de intención y un carácter bondadoso y entregado, y sólo encuentra uno: don Quijote. No queda del todo satisfecho, ya que, aunque don Quijote es ‘positivamente bello’, también es ridículo, porque está loco.

A Dostoyevski le costó crear un personaje bello y bueno. Se dice que hizo siete versiones del mismo, y no quedó satisfecho ni siquiera con la última. Finalmente, publicó la historia del príncipe Myshkin, 'el Idiota', un ser puro e infantil (aunque muy inteligente), que cuando entra en contacto con la sociedad corrupta no ve el mal que hay en ella, sino que se fija en los pequeños detalles de bondad y belleza que le hacen ser compasivo e indulgente con todos. Le tildan de cándido, le llaman idiota, porque es capaz de ser generoso con el egoísta, noble con el cínico y ante la afrenta, responde con el silencio.
He tenido la suerte de conocer a algunos ‘locos’ e ‘idiotas’ durante mi vida. Pocos, pero algunos…

(En la imagen, icono de los cuarenta mártires de Sebaste, algunos de los ‘locos’ e ‘idiotas’ que ha tenido la historia de la humanidad).

9 comentarios:

Gonzalo dijo...

Una buena reflexión; yo también he conocido a algún quijote y a muchas buenas y maravillosas personas que son calificados de idiotas por sus congéneres. Así somos.

CHARO dijo...

Pues yo me quedo con todos los "idiotas y locos" ya que el resto de personas no me interesan para nada.Besotes

Belen dijo...

¡¡Genial,elige,genial!!

Un cariñoso saludo :)

'Mrswells' dijo...

Que entrada tan impactante Elige!

Que Dios nos conceda la suerte de conocer a muchos mas 'locos' y a muchos mas 'idiotas'. Creo que estos mártires tuvieron el gran consuelo de darse ánimos unos a otros. Muchas veces parece que el pobre 'idiota' está sólo y así debe ser doblemente héroica su 'locura', eso me inclina a pensar que uno ahí no está realmente sólo, sino que Cristo está con él

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Coincido con Charo. Un abrazo.

gosspi dijo...

Me hace gracia tu entrada Elige...saliendo de la Pascua y viendo que los tacones me hacian polvo los pies y no podia andar...ni corta ni perezosa me los quité para ir hacia el coche....descalza y tan contenta...me vió un hermano de mi cdad y al verme pasar por su lado me dijo: " La "loca" de Dios"...puedes imaginar que me gustó?..le contesté : " Ciertamente!!"...yo quiero estar Loca por Dios..y El me ayudará a ello...no crees? un beso.

Sancho dijo...

El Quijote y El idiota son dos novelas indispensables por lo que nos enseñan del espíritu humano. Y una de las cosas que nos enseñan es que la bondad y la nobleza inmediatamente es calificada de locura e idiotez.

Gran entrada. Felicidades.

Alexandra dijo...

¡Que bonito lo que has escrito Elige! es verdad, yo tambien conozco a algunos y ojala pudieramos estar entre ellos :))

quedateenminube dijo...

Muy buena entrada, me quedo con ellos, yo también conozco poquitos y me encanta estar con ellos porque me transmiten muchas cosas buenas. Un abrazo!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).