domingo, 3 de marzo de 2013

Sólo por hoy


Lo que más me ha sorprendido de todo lo que hemos vivido estos últimos días a raíz de la renuncia de Benedicto XVI, ha sido la serenidad que el Papa ha mantenido en todo momento, tratándose además de una cuestión que ha causado controversia y que, hay que reconocer, es insólita .
Pienso que este tipo de serenidad sólo la puede vivir una persona con una gran vida interior, que va dando pasos con el convencimiento de que actúa guiado por lo que el Señor le pide en cada momento.

Otro gran pontífice, Juan XXIII, al que los católicos recuerdan como un hombre feliz y sereno, escribió el siguiente decálogo, que os dejo por si a alguno pudiera serviros:
1. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

2. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto: cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie, sino a mi mismo.
3. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino en este también.

4. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que las circunstancias se adapten todas a mis deseos.
5. Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura; recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

6. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.
7. Sólo por hoy haré por lo menos una cosa que no deseo hacer; y si me sintiera ofendido en mis sentimientos procuraré que nadie se entere.

8. Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré cabalmente, pero lo redactaré. Y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.
9. Sólo por hoy creeré firmemente aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie existiera en el mundo.

10. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y de creer en la bondad.

4 comentarios:

CHARO dijo...

Esa serenidad de la que hablas es contagiosa pues a mí me la ha trasmitido Benedicto XVI ante su renuncia.Me ha gustado muchísimo el decálogo de ese gran Papa Juan XXIII que por cierto también era muy contagiosa su serenidad y esa dulzura de su mirada al igual que Juan Pablo II.Besotes

Rosa dijo...

Gracias.

xtobefree dijo...

Buenos días Elige la vida. Todos los días estos 'sólo por hoy' es un gran proyecto de vida. Añado:'Sólo por hoy seleccionaré lo que voy a ver en TV y escuchar en la radio'. Un abrazo.

Sinretorno dijo...

caray!!!! no lo conocía. Puedo co`piartelo, con referencia a ti of course ???

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).