domingo, 10 de marzo de 2013

«Satanás os ha reclamado para cribaros como el trigo. Pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe»


Tan sólo unas horas antes de que el Señor comenzara su calvario, que terminará en el Gólgota, se despidió de Pedro de un modo extraordinariamente conmovedor. Es una despedida personal de Simón, al que dijo estas palabras: «Simón, Simón, he aquí que Satanás os ha reclamado para cribaros como el trigo. Pero yo he rogado por ti para que no desfallezca tu fe; y tú, cuando te conviertas, confirma a tus hermanos» (Lc 22,31).

La misión contenía, como todas las exigencias de Jesús, la promesa de capacitarlo para cumplirla. Es como si el Señor, escribe san Juan Crisóstomo, hubiera dicho a Pedro: «No he orado para que no me niegues, sino para que no desfallezca tu fe». Y Pedro negó al Señor, dio más de un traspié, se mostró temeroso y débil. Pero su fe no se quebrantó jamás.
Lo mismo ocurre con sus sucesores: sus errores se amontonan en ocasiones, pero ninguno de ellos ha perdido ni traicionado nunca la fe. Los más grandes pecadores en la Cátedra de Pedro no ceden en la fe. Ésta es la suprema, la gracia definitiva otorgada por Jesús a Pedro y sus sucesores. Todos ellos están asegurados contra la apostasía hasta el último día de la historia, a todos se les ha prometido una ortodoxia indestructible imposible de perder. El primado de papal es primado de fe. Pedro es la roca de la fe.

El texto que acabáis de leer es un extracto del libro “Pedro, de pescador a cabeza de la Iglesia”, de Peter Berglar, editado por Rialp en la colección ‘Forjadores de la historia’; un libro que encuentro especialmente interesante en el momento histórico que estamos viviendo. Las negritas son mías, al igual que la separación de los párrafos.

4 comentarios:

Pepe dijo...

Agradezco que hayas permitidio esta luz en t bendito blog. Me da pena como otros blogs se hacen eco de "Pedro II", apostasí, últimos días... Se está juzgando a un Papá que ni siquiera ha sido ordenado!

CHARO dijo...

Todos podemos caer, hasta los más santos lo han hecho pero cómo bien dices la Fe siempre debe de permanecer indestructible para todo creyente.Besotes

eligelavida dijo...

Gracias Pepe. He puesto todos los datos del libro, porque se trata de una lectura realmente interesante. Olvidé decir que el prólogo de este libro es de Joseph Ratzinger y data de 1987.

Salvador dijo...

Nunca hay que perden la esperanza, la fe en Jesús Resucitado,que ha prometido al Espíritu Santo, para acompañarnos, asistirnos y guiar, en la cabeza del Papa, a la Iglesia hasta su segunda venida.

Estamos, a pesar de los errores, las debilidades y los pecados, salvados, pues nosotros somos los hijos prodigos que, humillados, regresamos a Casa del Padre.

Y el Padre nos acoge, nos recibe, y nos protege con los brazos abiertos.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).