martes, 5 de marzo de 2013

Mucho ruido y pocas nueces

 
Lo que don Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, dijo hace unos días sobre el 'matrimonio' homosexual, lo sabemos todos, incluidos los niños de tres años, que entienden perfectamente que dos hombres o dos mujeres no son un matrimonio y no pueden tener hijos. La cuestión, por tanto, no es lo que el ministro dice, sino por qué lo dice.
A: ¿Ha hecho estas declaraciones para presionar a su propio partido y que éste cambie su política claramente homosexualista?

B: ¿O lo dice simplemente para contentar a los católicos que votan una y otra vez al PP justificando el voto con la palabrería vacía de estos ‘líderes’?
Me temo que la respuesta correcta es la B.

11 comentarios:

Sancho dijo...

hay otros políticos del pp que se declaran rotundamente provida y eso les honra, pero dentro del partido no son apoyados y cuando votamos, desgraciadamente, no podemos elegir al diputado que nos gusta, sino al partido en su conjunto, que es decepcionante.

braveheart dijo...

Algunos le aplauden por su supuesto valor al decir las cosas, pero el valor estaría en hacerlas.

Puedes pertenecer y trabajar en un partido cuando no coincides al cien por cien con la política que realiza, pero aquí no se habla de coincidir en cualquier cosa, sino de valores que no deberían negociarse jamás, como la vida y la familia.

Carmen dijo...

Ya sabes lo que opino. Después de votarles varios años me di cuenta de que era imposible que cambiara un partido que para ganar se rebaja a legalizar la píldora abortiva...

Este señor habla, otros de su partido protestan y todo queda muy democrático, pero no hacen nada pudiendo hacerlo.

AES Distribución dijo...

HO me pide que defienda al Ministro del Interior. ¡Qué le defienda la FELGTB!

http://anotacionesdepensamientoycritica.blogspot.com.es/2013/03/ho-me-pide-que-defienda-fenandez-diaz.html

Pepe dijo...

Estos políticuchos son de parole, parole, parole...

Gonzalo dijo...

El mismo ha declarado que acata el matrimonio homosexual, si bien tiene el "el derecho democrático a discrepar de la ley". Discrepar no es suficiente. El PP puede tomar decisiones. No tiene valor ni voluntad de hacerlo.

Pepe dijo...

Sancho y tu podrías formar parte de ese partido político? Cómo pueden conciliar el sueño...o algo peor como Comulgar ante esa permisividad? No será que ganan dinero y dietas viviendo de ese partido? Lo que haría empeorar su situación tibia, cómoda y coparticipe del aborto.
No es fácil pero o escoges a Dios o al dinero(fama, etc).
Porque si a lo largo de estos meses ves que tu partido te ningunea e incumple lo que se presuponía que ibas a defender, te vas. O acallas tu conciencia...?

Rajoy y sus monstruos abortistas no quitan esa ley inhumana porque no quieren. Rahoy es un vendido masón.

Belen dijo...

HIPOCRESIA 100%

Y al culpa de quién los a puesto a gobernar.

Mas claro...

Un cariñoso saludo.

eligelavida dijo...

Belén, estoy totalmente de acuerdo. Es pura hipocresia dar una de cal y una de arena, pero después no mover un dedo.

Son los mayores defensores de la ley abortista Ledesma, y se van a convertir en los mayores defensores de la ley socialista del mal llamado 'matrimonio homosexual'. Sería bueno que hicieran algo por ellos mismos.

Un abrazo!

Bate dijo...

La respuesta B no tiene porqué ser incompatible con la A. Dicho esto, creo que este ministro va de farol, cumple a la perfección con la cuota católica del partido; blanditos y falsos los quiere Rajoy.

eligelavida dijo...

Aún están los católicos del PP respirando aliviados por tener este ministro, y ya han salido otros dos a decir lo contrario... es de risa.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).