sábado, 30 de marzo de 2013

¡Iglesias abiertas!

 
Alfonso de Ratisbone era un joven abogado y banquero judío. Tenía que realizar un viaje de Malta a Nápoles cuando por "error" recaló en Roma. Un amigo tenía que ultimar los preparativos para un funeral en Sant' Andrea delle Fratte. Alfonso, por no esperar en el carruaje (era 1842) entró en la iglesia. La Virgen hizo lo demás. A los pocos días se bautizó y, un tiempo después, se hizo sacerdote.
André Frossard, periodista ateo y comunista, habiendo entrado a las cinco y diez de la tarde en una capilla del Barrio Latino en busca de un amigo, salió a las cinco y cuarto en compañía de una amistad que no era de la tierra. Así lo relata él mismo en su autobiografía "Dios existe, Yo me lo encontré".

También Edith Stein, judía de nacimiento, agnóstica de convicción, cuenta en "Estrellas amarillas" como, recorriendo junto a una amiga el casco viejo de Francfurt, entraron unos minutos a visitar la catedral. Llegó una señora con su cesto del mercado y se arrodilló en un banco para hacer una breve oración. "Esto era para mí algo totalmente nuevo – dice Edith. - En las sinagogas y en las iglesias protestantes en las que yo había estado, se iba solamente para los oficios religiosos. Pero aquí llegaba cualquiera en medio de los trabajos diarios a la iglesia vacía como para un diálogo confidencial con el Señor. Es algo que no he podido olvidar". Edith se convirtió y es hoy santa Teresa Benedicta de la Cruz.
El Papa Francisco, durante una comida informal con un grupo de sacerdotes romanos, ha pedido que los templos estén abiertos y la luz del confesionario encendida. Me consta que ese es también el ruego de muchos católicos en las grandes ciudades.

Hay iglesias en Madrid que cierran a las 13’00h y abren de nuevo por las tardes… ¡a las 18’00h!! No son las menos. De hecho, la mayor parte de las iglesias en nuestras ciudades tienen un horario parecido.
Entre la una y las seis de la tarde pasan cinco maravillosas horas en las que las madres que tienen hijos en el colegio, los obreros que paran para comer o los funcionarios y los oficinistas que salen para el almuerzo, tienen un rato libre. Muchos querrían hacer unos minutos de oración, o entrar simplemente a saludar al Señor en el sagrario o, por qué no, confesarse. Pero se encuentran con las iglesias cerradas. Comprendo que no siempre hay alguien para atender el templo y, por motivos de seguridad, los sacerdotes cierran cuando no están; pero ¿hace falta cerrar cinco horas a mediodía?

A las seis de la tarde ya están los niños en casa y hay que atenderlos. Los deberes, las cenas, los baños... Si trabajas, estás deseando volver a tu hogar y ver a tu familia. Los niños están para que los cuiden sus padres. Ese es el momento de estar. Si hay personas ancianas o enfermas en casa, ese es probablemente el instante en que no puedes salir. El abuelo o la abuela pueden venir un rato a sustituirte a la hora de la siesta, pero no en el momento de mayor trabajo.
Que nadie me diga lo evidente: que no es necesario entrar en una iglesia para rezar. Todos sabemos que son muchos los que han entrado en un templo y el contacto con un sacerdote disponible para confesarse o simplemente para hablar, ha cambiado sus vidas. Por no mencionar a André Frossard, o a Alfonso Ratisbone, o a la misma Edith Stein, que  tuvieron maravillosas conversiones gracias a que encontraron al Señor esperándoles con las puertas abiertas.

13 comentarios:

Cordelia dijo...

La parroquia de mi pueblo abre de siete a nueve de la tarde los días de diario. Es una tristeza...

CHARO dijo...

Que tres ejemplos tan magníficos nos has contado, yo los desconocía.En mi pueblo también cierran la parroquia porque no hay nadie para cuidarla y ya se sabe que los "amigos" de lo ajeno no tienen ningún inconveniente en apropiarse de lo que encuentre en el templo y ya tenemos esa experiencia....una pena que la casa de todos no pueda estar disponible por seguridad.Felices Pascuas.Besotes

Alfonso dijo...

Estoy muy de acuerdo con vosotros. Iglesias abiertas es lo que hace falta para comenzar la nueva evangelización.
¡Feliz Pascua a todos!

martina dijo...

Buona e santa Pasqua! Un grande abbraccio

Marian dijo...

¡Aleluya! Feliz Pascua de Resurrección. Un abrazo.
Bendiciones!!!

Buscando identidad dijo...

Estoy muy de acuerdo, Elige la Vida. Y no sólo eso, ocurre muchas veces que durante el tiempo que las Iglesias están abiertas, no hay ningún sacerdote confesando. ¡Cuántas veces he tenido que recorrer tres y hasta cuatro Iglesias en Madrid para encontrar un confesor! O bien porque no había nadie confesando, o incluso porque los horarios establecidas por la propia parroquia, tampoco se cumplían. A veces dicen que no hay demanda. No es cierto. Las parroquias en las que hay "facilidades" para confesarse, hay muchas personas que lo hacen durante el día. Si no hay nadie, se marchan de la Iglesia cabizbajos.
Por cierto, aprovecho para felicitarle la Pascua de Resurrección y por su siempre interesante blog. Pensé hacerlo en su perfil de Facebook,pero no sé si le gusta que personas que no son usted publiquen ahí.

Anónimo dijo...

...Pues no tengo más que añadir. Totalmente de acuerdo.

Marita

Salvador dijo...

Para que lamentarno,eso no vale para nada, ni arregla nada. Lo importante es tomar conciencia que eso depende de ti y de mí y de todos.

Mi parroquia tampoco abre todas las horas, pero intentamos que esté abierta. Yo me comprometo a unas horas, quizás las peores, pero hacen falta más...

Lo mismo puede ocurrir con nuestro voto...

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Salvador dijo...

Elige, me he llevado tu reflexión al blog de mi parroquia. Allí la he plantado a ver si da frutos.

Ahora solo hace falta tener paciencia y rezar. Gracias.

Un abrazo y feliz Pacua de Resurrección para todos.

AleMamá dijo...

No tienes idea lo feliz que me ha hecho lo que ha pedido nuestro Francisco. Tenerlas abiertas es decir que hay Alguien esperando, que se note el Tabernáculo con su habitante que espera, no como las iglesias protestantes que no tienen necesidad de abrir pues son edificios sin moradores.
Saludos

LNDT 1212 dijo...

Totalmente de acuerdo: las Iglesias tienen que estar abiertas el mayor tiempo posible. En las ciudades grandes, además, sería fácil que hubiera una "Parroquia de guardia" en cada barrio.

Además pediría que los Obispos coordinen los horarios de misas de las parroquias de cada zona, ya que, muchas veces, las Iglesias de un barrio tienen los mismos horarios y deberían celebrar misa a diferentes horas, para facilitar la asistencia de los fieles.

Feliz Pascua de Resurrección.

Salvador dijo...

¿Por qué no hacer una petición a través de Chage.org solicitando al Colegio Episcopal esta necesidad?

braveheart dijo...

En mi opinión es mucho más que un tema de seguridd, porque cinco horas de cierre al mediodía es demasiado.. y el que quiera entender que entienda.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).