miércoles, 13 de febrero de 2013

Padres sin fronteras


En la película The blind side, la actriz Sandra Bullok, que ganó un Oscar por su trabajo, interpreta a una mujer que adopta a un adolescente negro huérfano, que acaba convirtiéndose en un campeón de fútbol americano. Curiosamente, ella también es madre adoptiva de un niño afroamericano.
La semana pasada os hablaba de varios actores y cantantes conocidos  que han dado testimonio en defensa de la vida, proclamando públicamente su oposición al aborto. Pues bien, también son muchos los famosos que se han convertido en padres adoptivos de niños de raza diferente a la suya, dando así un ejemplo de que la adopción es una forma práctica y vital de luchar contra la cultura de la muerte.

Angelina Jolie y Brad Pitt son, probablemente, los padres adoptivos más famosos. Pero junto a ellos, hay nombres muy conocidos como Meg Ryan, que es madre de Daisy, una niña China; Tom Cruise y Nicole Kidman son los padres de Connor, de raza negra, al igual que Claudia, la hija adoptiva de Michelle Pfeifer. Madonna tiene cuatro hijos, dos biológicos y dos adoptivos procedente de Malawi; Y Hugh Jackman, famoso este año por su interpretación de Jean Valjean, protagonista de Los Miserables, es el padre adoptivo de Oscar y Ava. Calista Flockhart es la madre adoptiva de Liam; Sharon Stone tiene tres hijos adoptivos; y Katherine Heigl, conocida por su papel de la Dra. Izzie Stevens en Anatomía de Grey, abandonó la serie al convertirse en madre de la niña coreana Naleigh Kelley.
Como ellos, hay otros muchísimos padres que, mediante la adopción, convierten a un niño de cualquier otro país o raza, en un miembro más de su familia, asumiendo los mismos derechos y obligaciones que cualquier progenitor. Son los padres sin fronteras.

9 comentarios:

Salvador dijo...

Y de esa manera, una madre que no quiera a su hijo, lo puede dar en adopción.

No los maten, decía la madre Teresa de Calcuta, denlos en adopción.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola amiga, mucho tiempo he estado apartada de vosotros, mi marcha a Argentina, la publicación de mi libro y mi vuelta a España.
Acabo de retomar el blog y he pasado a leerte tus últimas entradas.
Bien por la adopción de niños, sean de la raza que sea, ellos merecen ser felices y crecer en una familia para que los valores cristianos no se diluyan en vanidades humanas.
Con ternura te dejo un beso
Sor.Cecilia

'Mrswells' dijo...

Se te han olvidado Jim Cavizel y su esposa, que adoptaron dos nignos discapacitados de China

eligelavida dijo...

Cierto! Gracias Mrswells! Os animo a mencionar a todos los "padres sin fronteras" que recordéis, que hay muchos!!

CHARO dijo...

Pues anota otro ejemplo más: soy abuela adoptiva de una preciosa niña filipina, costó años conseguirla y no encuentro justo que a los que has nombrado no tuvieron que pasar todas las vicisitudes que tenemos que pasar la gente normal y corriente por el mero hecho de no ser ni famosos ni ricos en dinero aunque sí millonarios en dar amor a esa preciosa niña.Besotes

eligelavida dijo...

¡Felicidades por tu nieta, Charo!

Magda dijo...

Desgraciadamente en mi país pasa lo mismo elige... hay mucha burocracia para adoptar a los peques... Un abrazo desde Paraguay!

eligelavida dijo...

Magda, según he leído, Meg Ryan estuvo diez años en lista de espera en EEUU hasta que decidió adoptar en China. Parece que es un problema mundial. Un abrazo!

Juanjo dijo...

Lo malo de los padres sin fronteras es que a veces se van al extranjero por la dificultad que encuentran de adoptar aquí cuando más de 100.000 niños son abortados cada año.
Impresionante el ritmo que lleva este blog. Felicidades.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).