jueves, 14 de febrero de 2013

La Iglesia en oración


Desde el pasado lunes he leído multitud de versiones acerca de la renuncia del Papa. Que si está enfermo, que si es coherente porque ya lo había avisado, que si se baja o no de la cruz, que si sus hombros no son lo suficientemente fuertes para regir la Iglesia, y así podría seguir todo el día. Lo cierto es que de la renuncia del Papa sólo sabemos lo que el mismo ha dicho:
«Soy bien consciente de que este ministerio, por su esencia espiritual, puede realizarse no solo con las obras y las palabras, sino también sufriendo y rezando. No obstante, en el mundo de hoy, sujeto a rápidos cambios y agitado por cuestiones de gran importancia para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del alma. Vigor que en los últimos meses ha disminuido en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para administrar bien el ministerio a mí confiado».

Ayer reiteró que su renuncia la ha realizado en conciencia, «con plena libertad por el bien de la Iglesia». Yo sólo veo una cosa clara: el Papa, desde que comenzó su pontificado hasta hoy, nos ha enseñado que «el Señor nos ama, nos perdona, incluso nos sirve, se entrega a sí mismo en la cruz para atraer a la humanidad al amor de Dios» (mensaje para la cuaresma 2013). Y la vida cristiana, dice el Papa, consiste en esto, «en responder al amor de Dios». Podemos estar seguros de que esto es, precisamente, lo que Benedicto XVI hace en este momento.
Os dejo con la bendición del Papa al finalizar ayer la Santa Misa del Miércoles de ceniza.


 

8 comentarios:

Alexandra dijo...

Me he emocionado con el vídeo! Se ve el cariño que la gente le tiene al Papa :)

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Tienes mucha razón, habrá que atender a los motivos que ha expuesto sin descuidar el llamamiento a la unidad eclesial.Un abrazo.

Bate dijo...

Sigo conmocionado, Elige. El vigor del alma y de la inteligencia, evidentemente, BXVI lo mantiene a pleno rendimiento. Físicamente flaquea, cierto. Pero no me parece esta tara del cuerpo razón suficiente para renunciar al papado. No soy amigo de conspiraciones, tramas ni intrigas vaticanas pero, lamento decir que algo en este asunto de la renuncia papal se me escapa, no me cuadra. Ser Papa es algo más que un cargo institucional mundano, roza lo sobrenatural, y como tal, debemos entenderlo. Durante toda la historia de la Iglesia católica, al menos, así se entendió.

oremos por Benedicto.

'Mrswells' dijo...

No nos ha fallado en todo lo que ha dicho en su pontificado, le costara lo que le costara hizo siempre HONOR a LA VERDAD, y no necesitamos más pruebas de que es un hombre que sabe lo que tiene que hacer.. por qué no fiarnos esta vez también?

De veras sse le ve muy anciano. Y sabio

Teresa dijo...

No hago mas que esperar una traducción completa de la homilia de ayer que fue importantísima. Me impresiona la humildad del Papa recibiendo los aplausos.

Salvador dijo...

Coincido con un comentario que oí ayer por Radio María: "A mí me ha acercado más a la Iglesia, la humilde y sincera renuncia del Papa".

El Espíritu Santo continúa asistiendo y dirigiendo a la Iglesia.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

CHARO dijo...

Me ha conmovido el vídeo.Besotes

Camilo Londoño dijo...

Tuve la oportunidad de estar presente en esta Misa, sólo el aire que se respiraba era si, de un poco de nostalgia, pero también de esperanza.
Les invito a rezar muy especialmente por el Santo Padre en estos días que está en ejercicios espirituales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).