lunes, 11 de febrero de 2013

El Papa Benedicto XVI deja el Pontificado


Queridísimos hermanos, os he convocado a este consistorio no solo para las tres canonizaciones, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia.

Después de haber examinado repetidamente mi conciencia delante de Dios, he llegado a la certeza de que mis fuerzas, por mi avanzada edad, no son ya las necesarias para ejercitar de modo adecuado el ministerio petrino. Soy bien consciente de que este ministerio, por su esencia espiritual, puede realizarse no solo con las obras y las palabras, sino también sufriendo y rezando. No obstante, en el mundo de hoy, sujeto a rápidos cambios y agitado por cuestiones de gran importancia para la vida de la fe, para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del alma. Vigor que en los últimos meses ha disminuido en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para administrar bien el ministerio a mí confiado.

Por esto, sabedor de la gravedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, confiado a mí por mano de los cardenales el 19 de abril del 2005. De modo que, desde el 28 de febrero del 2013, a las 20 horas, la sede de Roma y la sede de San Pedro quedará vacante y deberá convocarse, por aquellos a quienes compete, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.
Queridísimos hermanos, os agradezco de todo corazón todo el amor y el trabajo con el que habéis llevado conmigo el peso de mi ministerio. Y os pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Santa Iglesia al cuidado del Sumo Pastor, nuestro Señor Jesucristo, e imploramos a su santa madre María para que asista con su bondad materna a los padres cardenales en la elección del nuevo Sumo Pontífice. Respecto a mí, quiero servir también en el futuro a la Santa Iglesia de Dios con todo mi corazón, con una vida dedicada a la oración.

(El anuncio ha sido realizado en latín, durante el consistorio para la canonización de los mártires de Otranto). 
 


10 comentarios:

Belen dijo...

¿¿¿Pero esto que es??? ¿¿¿Los Papas dimiten???

Gonzalo dijo...

Que todo sea a Mayor Gloria de Dios.

...y que Él nos asista.

CHARO dijo...

No había entendido las palabras del Papa al ser en latín pero con esta traducción tuya me he enterado perfectamente y me ha emocionado al extremo de hacerme llorar por la gran sencillez y humildad conque hace su renuncia, ahora tenemos que rezar para que Dios ilumine a los cardenales para que la elección del nuevo Papa sea la más acertada.Besotes

MAJECARMU dijo...

Es un gran hombre,consciente de sus límites.Sabe que la iglesia necesita una persona con fuerza física y espiritual para llegar a todos...Nos ha dado ejemplo de grandeza y humildad...
Mi gratitud por vuestro excelente artículo.
Mi abrazo grande y feliz semana.
M.Jesús

MAJECARMU dijo...

Es un gran hombre,consciente de sus límites.Sabe que la iglesia necesita una persona con fuerza física y espiritual para llegar a todos...Nos ha dado ejemplo de grandeza y humildad...
Mi gratitud por vuestro excelente artículo.
Mi abrazo grande y feliz semana.
M.Jesús

Alfonso dijo...

Estoy impresionado por esta acción sin precedentes en la historia moderna de la Iglesia. Por otro lado creo que si el Papa ha tomado esta decisión habrá sido después de meditarla mucho. ¡Apoyemos siempre al Papa!

Clo dijo...

Lo primero que se me ha pasado por la cabeza ha sido: "que el Señor nos asista".
Gracias a Dios es Él quien lleva la Iglesia, y el Espíritu Santo estará con los cardenales en la próxima elección.

Echaremos de menos a este Santo Padre.

Carlos dijo...

recemos por la Iglesia y por el Papa..

Teresa dijo...

Es algo insólito, pero lo veo como un acto propio de una era que comienza. Ya lo dice el Papa, los tiempos ahora son diferentes. Los que tenemos fe debemos verlo con mucha serenidad y esperanza.

Gonzalo dijo...

Gracias por poner el vídeo. Es un documento histórico impresionante!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).