martes, 26 de febrero de 2013

El matrimonio no es una trampa, es un sacramento muy grande


En el siglo XIX había en Francia un profesor insigne, Federico Ozanam; enseñaba en la Sorbona, era elocuente, estupendo. Tenía un amigo, Lacordaire, que solía decir: «Este hombre es tan estupendo y tan bueno que se hará sacerdote y llegará a ser todo un obispo». Pero no. Encontró a una señorita excelente y se casaron. A Lacordaire no le sentó bien y dijo: «¡Pobre Ozanam! ¡También él ha caído en la trampa!».
Dos años después, Lacordaire vino a Roma y fue recibido por Pío IX; «Venga, venga, padre, —le dijo el Papa— yo siempre había oído decir que Jesús instituyó siete sacramentos: ahora viene Ud., me revuelve las cartas y me dice que ha instituido seis sacramentos y una trampa. No, el matrimonio no es una trampa, es un sacramento muy grande».

La anécdota fue relatada por el Papa Juan Pablo I en una Audiencia General.

13 comentarios:

LAH dijo...

Totalmente de acuerdo con él, verdaderamente es asi. Un abrazo Elige!

CHARO dijo...

Bonita anécdota, eñ matrimonio es un sacramento tan grande cómo puede ser el del orden sacerdotal y son muchos los se han santificado a través del matrimonio.Besotes

'Mrswells' dijo...

Hola. Recomiendo que leais esta pagina, a mi me gusto mucho:

http://superar-la-crisis-matrimonial.blogspot.co.uk/2013/01/perdere-mi-libertad-y-me-encadenare-una.html

Alfonso Huéscar Muñoz dijo...

Hola Elige la Vida ;antes nos conocíamos como "su chico" de blogs como Esperanzas en la Niebla
o Moniciones a la Palabra del Domingo

¡Hacía tiempo! Lo necesitaba para otros proyectos que requerían de todo mi esfuerzo
En lo que debían ser gratificantes, lo han sido gracias a Dios
En lo que podían causarme problemas, lo han causado también.
Por ambas cosas doy gracias a Dios.
La primera me ha hecho más generoso, más sensible, más humano
En lo segundo a sentir la tentación de odiar por sentirme odiado por la envidia, por romper
estatus establecidos, por querer saltarme la ley del seto: ninguna rama debe destacar porque pone en
evidencia a las demás

Pero mi vuelta no tiene nadad que ver con esto
Queremos, mi chica y yo, haceros partícipes de estos meses precedentes a nuestras bodas de plata;
y también seguir disfrutando, como si una superboda gitana ( o judía, que también duraban lo suyo)
de ella a traves de este blog al que os invitamos a visitar

http://alymc25.blogspot.com.es/

Un fuerte abrazo
Al + Mc

Bate dijo...

Deliciosa anécdota. Nada que objetar. Yo no estoy casado pero tengo una hija. La tuve con mi anterior pareja, antes de mi conversión (siempre he sido cristiano, lo llevo en la sangre, aunque no ejercía). Aún así, tengo meridianamente claro que el mejor lugar para criar a un hijo, darle el amparo que necesita y la seguridad que demanda es bajo el manto protector del sacramento matrimonial.

(¿Podrías decirme de quién es la pintura?)

Un saludo

elsillóndepapá dijo...

Pues que razón tenía y tiene el Papa Pío IX, tan importante es un sacramento como el otro, dos vocaciones distintas, pero con un mismo fin, servir a Dios y servir a la comunidad e iglesia. Un abrazo de "un tramposo que cayó en la trampa".... y encantado de haberlo hecho.

eligelavida dijo...

Hola Alfonso, por supuesto pasaré a visitar vuestro blog. Felicidades!

eligelavida dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios. Perdonad la tardanza en subirlos; he tenisdo problemas con el ordenador.

eligelavida dijo...

Bate, intento buscarlo, pero no lo sé. Si alguien lo sabe, por favor que nos lo diga. Gracias!

Anónimo dijo...

El cuadro es de Murillo: Bodas de Caná.


Mrita

Pepe dijo...

Creo que el cuadro es de Murillo, las Bodas de Caná.
Ya me gustaría saber más de arte, pero no es mérito mío si he acertado.

Buena anécdota y entrañable.

eligelavida dijo...

Mrita y Pepe: ¡Muchas gracias!

Bate dijo...

Muchas gracias señores por la aclaración pictórica. Murillo ¡GRANDE!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).