domingo, 10 de febrero de 2013

A los políticos que apoyan el aborto, les debe ser negada la Comunión


El cardenal Raymond Burke, Prefecto de la Signatura Apostólica, en declaraciones al periódico irlandés Catholic Voice, ha afirmado que los sacerdotes irlandeses deben privar de la comunión a los políticos que apoyen el aborto.

"Los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave no deben ser admitidos para recibir la sagrada comunión. No puede haber ninguna duda de que la práctica del aborto está entre los más graves de los pecados manifiestos (…). Siempre que (un político católico) siga apoyando una legislación que fomenta los males intrínsecos del aborto o de otro tipo, le debe ser negada la Sagrada Comunión".

11 comentarios:

elsillóndepapá dijo...

Y así debería ser en Irlanda y en todas partes. Amén con lo dicho y escrito. Un abrazo

Anotacionesdemanuelmorillo dijo...

¿Qué cardenal tiene razón? ¿El que la niega o el que la da?

http://anotacionesdepensamientoycritica.blogspot.com.es/2013/02/que-cardenal-tiene-razon-el-que-la.html

CHARO dijo...

Los políticos católicos tienen un compromiso doble: con Dios y con las leyes que ellos mismos imponen. No se puede servir a dos "señores"....
Besotes

Faustino dijo...

Planteas algo muy delicado. ¿Insinúas que hay que retirarle la comunión a los políticos del PP? ¿a todos o sólo a los que perteneciendo a la ejecutiva no plantean la erradicación de las practicas abortivas? ¿A los afiliados, simpatizantes y votantes también habría que retirarles la comunión? ¿Y por omisión al resto de católicos que no se movilizan en contra del aborto, también habría que privarles de la comunión?

Pepe dijo...

Faustino el aborto es un tema muy serio. Si no ves que es asesinar a niños, a pesar de todos los eufemismos de los que está disfrazado para silenciar conciencias, es que estamos en polos opuestos.

Negar la Comunión es muy serio, pero también es estar a favor del aborto y comulgar. Es materia grave y pecado mortal, sacrilegio, Comulgar en esas condiciones. Y te digo más, un partido que lleva en el poder tanto tiempo y no ha hecho nada. Un partido como el PP que no ha movido ni un dedo para limitiar el aborto o dejar de subvencionarlo es que no le interesa hacerlo. Ahora bien, si yo fuera del PP y estuviera a favor de la vida, y visto que no puedes cambiar las cosas, y encima te estás lucrando por ser parte del engranaje del PP, mi conciencia me dictaría irme YA!.

Estar en contra del aborto, criticarlo con la boca pequeña, cobrar del partido(hay millones de formas desde asesores,enchufadetes y demás parasitos) e irte a Comulgar acallando tu conciencia... Yo diría la frase evangélica: de que te sirve ganar el mundo entero, si pierdes tu alma?

De todas formas no quiero juzgar ni entrar en la conciencia de cada uno, pero ser político y católico ante tanta corrupción es imposible. O Dios o el dinero, pero no puedes servir a dos señores.

Faustino NO VALE TODO. No para Dios que todo lo ve.

Belen dijo...

Ya lo dice el quinto Mandamiento,así que ¡¡¡¡ESTA CLARISIMO!!!!

Un cariñoso saludo.

Joan Carreras dijo...

Para negar la comunión a un fiel católico no basta que sea un político que pertenece a un partido que ha promovido (o no ha removido) una ley legislación permisiva del aborto. Lo que está diciendo el arzobispo Burke es sencillamente que a un político que haga ostentación pública (habría que añadir también la característica de pertinaz) se le debe negar la comunión eucarística. Es algo muy diferente. No utilicemos estas palabras de los prelados para hacer política y demonizar a los políticos del partido que no nos gusta. ¡No me refiero a ninguno de vosotros y menos a Patricia!
Gracias por compartir estas palabras de Burke, a quien le tengo en gran estima.

Bate dijo...

Considero que a una persona que apoya el aborto le debe importar ya bien poco comulgar o no. Aún así, y respondiendo a Faustino (perdón por la intromisión): "¿Insinúas que hay que retirarle la comunión a los políticos del PP?".

Por mi parte, no lo insinúo, lo afirmo. Yo les retiraba la eucaristía, por anteponer sus aspiraciones políticas a sus principios religiosos, que supongo, sagrados. Antes que las leyes, antes que la democracia, antes que el Partido y antes que la mamandurria oficial y la carrera política, para un cristiano debe estar los Mandamientos de Dios. Para un cristiano comprometido con la Cruz cumplir los mandamientos de Dios debe ser su máxima aspiración y un honor en esta vida terrenal. El código moral por el que se guía el católico, los Mandamientos, está por encima de todo, incluso de la democracia (invento humano). Cuando este código, los mandamientos de Dios, entra en frontal colisión con las leyes y normas de un país (aborto/ No matarás. Matrimonio homosexual/ No cometerás actos impuros, etc..), el verdadero cristiano sabe donde debe aposentar su esperanza y su justicia.

eligelavida dijo...

Hoy una noticia muy importante, el Papa deja el pontificado.

Bate dijo...

Estoy sin palabras, Elige. Cogeré respiración, meditaré este golpe, y sobre todo, rezaré por la Iglesia de Dios. Estamos en un momento bastante delicado para la cristiandad. No me cuadra esta situación. Que Dios nos asista.

Ora pro nobis Santa Maria.

Faustino dijo...

Para evitar equívocos me gustaría aclarar que no milito en ningún partido político y soy católico y practicante.
Pero me consta que hay católicos comprometidos en el PP que desde la base luchan para que se acabe con la tragedia del aborto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).