lunes, 7 de enero de 2013

Un bebé con S. Down abortado transforma el corazón de una abortista


Jewels Green había abortado antes de trabajar en una clínica abortista. Para ella no había la menor duda: el aborto era un procedimiento que ayudaba a las mujeres a terminar con un embrazo no deseado.
Con el tiempo, un caso en el abortorio donde trabajaba, hizo que cambiara de opinión. Una pareja iba a tener un hijo a través de una madre de alquiler. Cuando a esta mujer se le realizaron las pruebas de diagnóstico prenatal, se comprobó que el bebé tenía síndrome de Down, algo muy poco común en los niños que nacen a través de la FIV (fertilización in Vitro), ya que los embriones son examinados cuidadosamente antes de ser implantados en el útero de la madre o de la madre de alquiler, para evitar precisamente que nazcan bebés con problemas congénitos.

Ante esta situación, los padres del niño (donantes del óvulo y el esperma) obligaron a la madre de alquiler a abortar, pagándole una indemnización por finalizar el embarazo antes de tiempo.
Por alguna razón, este caso tocó el corazón de Jewels Green, conserje del abortorio, acostumbrada a ver a diario a muchas madres desembarazarse de sus hijos. Sintió compasión de este niño sin padres, llevado por otra mujer en su vientre como un objeto, y condenado ahora a morir por decisión de quienes habían decidido ‘fabricarlo’ en un laboratorio.

La vida de este pequeño no fue en vano. A pesar de su corta existencia, logró transformar el corazón de Jewels que hoy es una activista por la vida y cuenta sus experiencias con la esperanza de que puedan cambiar la forma de pensar de algún abortista.

11 comentarios:

Maribel G. M dijo...

Yo tengo una gran amiga y ella tiene un hijo con S. Down, se llama Antonio y como ella dice es como tener un niño pequeño toda la vida.
Es un ser maravilloso y yo lo quiero enormemente, al igual que a su madre.
Cómo me gusta observar todo el amor que le da!!!.
No puedo ni imaginar que mi Antonio no existiera!!!!
Y no haber podido conocerlo.
Desde aquí quiero decirle a mi amiga:
Gracias querida amiga por tenerlo!!

eligelavida dijo...

Gracias Maribel por tu comentario. Espero que tu amiga lea tu mensaje!

Un abrazo!

Pepe dijo...

Sigue sembrando con cada entrada amiga!
Ojalá algún post de este bendito blog, llegue al corazón de los que están cerrados.

(No hace falta que lo publiques, si quieres sí) Es simplemente para darte ánimos.

Un abrazo

eligelavida dijo...

Gracias Pepe! El verano pasado estuve a punto de cerrar el blog, pero ya ves... aquí sigo, por si sirve para que una sola persona se replantee su postura antivida.

Feliz año y un abrazo!

Teresa dijo...

Es una historia triste con un final feliz. Toda vida humana tiene una razón de ser, aunque no siempre llegamos a conocerla. Un abrazo.

CHARO dijo...

Es formidable que personas cambien de actitud y se transformen totalmente hasta el punto de ser un ejemplo para todos.......me recuerda a la conversión de San Pablo y es que para Dios todo es posible.Besotes

Anónimo dijo...

Tengo una prima con un retraso mental a consecuencia de sufrimiento fetal durante el parto. El amor que esta niña, hoy mujer de 40 años, ha dado y da a sus padres y a los que la rodeamos no es comparable a nada, dan de una forma especial cariño y ternura. Cuando Dios da un hijo con problemas a un padre El sabe porque y no es por castigo es para colmarlo de Amor de verdad pues estos hijos aman sin precio, sin pedir y son los más agradecidos.

'Mrswells' dijo...

Jo, a mi me haces llorar un dia si y otro también...

tenemos que querer mucho a las personas con Sindrome de Down y que ellos lo noten, no son distintos y tanto sus familias como ellos sufren un calvario a manos de los demas que les ven tan diferentes (es mi impresion)aunque creo que ellos llevan la felicidad y seria muy facl para los demas querer compartirla si lo intentaramos mas ganariamos mucho. En mi parroquia hay un hombre bastante mayor con S.D(aparenta unos 50 pero tiene la misma carilla que el bebe de la foto, como si fueran hermanos) siempre va con su hermana y la familia de esta a la Misa. Siempre que los veo pienso la gran suerte que tiene su madre, la de los dos , que debe haber muerto por estos hijos que se aman tanto. El a su hermana que parece no quererla dar ningun problema y ella a su hermano no lo deja nunca, que no va a ningun sitio sin el. Es una maravilla ver eso y creo que hay que agradecer por ello a los padres de estas dos personas por haber educado a unos hijos en ese amor.
perdona que me enrolle tanto, es la emocion

Toto dijo...

Hola! habria algun problema si publico este articulo sin citar la fuente? es por razones de organizacion de una actividad pro vida. Pido disculpas si ofendo a alguien con este pedido, y comprendo si no me lo permiten. Saludos!!!

julieta dijo...

cuando los seres humanos defendemos la vida, estamos defendiendo nuestro futuro. Un pequeñito fue el instrumento para que una persona fuera conciente de que la vida es mejor que la muerte y que por eso vale la pena cambiar de parecer... y ese pequeño no lo supo. Ojalá que los que se consideran de mente abierta también se abran a la posibilidad de ser concientes de que su futuro está en juego si no aceptan la vida en lugar de optar por la muerte.. porque eso es el aborto: muerte.

Alexandra dijo...

Que historia tan alucinante, aunque me resulta dificil entender que esta persona no reaccionara ante su propio hijo abortado. Pero desde luego, esta claro que todo tiene su tiempo y que como dice julieta, este pequeñito fue el instrumento que esta mujer necesitaba para su conversión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).