viernes, 18 de enero de 2013

Prohibido fumar droga en el embarazo, pero permitido abortar


Estos días aparece en los periódicos una noticia que es una de las grandes paradojas de nuestro tiempo. Un tribunal norteamericano ha condenado a una mujer por exponer a su hijo no nacido a sustancias peligrosas… en un país donde se admite el aborto.
 
Los ‘pro-vida’ lo celebran como una gran victoria, pues el tribunal reconoce el derecho del niño a la vida y a ser protegido en el útero materno. Sin embargo, no deja de ser una gran paradoja que una madre pueda condenar a su hijo a muerte y abortarlo, pero que no se le permita fumar droga que pueda perjudicar al bebé.

Ha sucedido en Alabama, donde una mujer ha sido juzgada recientemente por la muerte de su hijo, nacido prematuramente debido a que ella fumó drogas antes del nacimiento del bebé. El niño murió 19 minutos después del parto debido, según los médicos, a una “intoxicación aguda por metanfetaminas”.

La legislación de Alabama establece que es un crimen poner en peligro a un niño exponiéndolo a determinadas sustancias. Aunque el abogado de la mujer argumentó que la ley de peligros químicos no es aplicable a los niños no nacidos, la corte de Alabama afirmó que el único aspecto en el que a los niños en el vientre materno se les niega protección legal es con el aborto, “y esa negación se debe únicamente a los dictámenes de Roe” (aludiendo al caso Roe versus Wade, por el que la Corte Suprema de Estados Unidos legalizó el aborto en 1973).

En otras palabras, un tribunal norteamericano reconoce al niño no nacido como una persona que merece protección legal, y establece que la ley debe proteger su vida exactamente igual que la de los niños nacidos. Falta por superar la esquizofrenia que supone que un país reconozca los derechos de los nasciturus y condene a una madre por exponer a su hijo no nacido a sustancias químicas peligrosas, al tiempo que le da derecho a abortarlo.

8 comentarios:

CHARO dijo...

Las personas somos así de contradictorias.....imposible de entender semejante actuación.Besotes

PEPE LASALA dijo...

Qué bien has hecho en publicar ésto amiga. Un fuerte abrazo.

Salvador dijo...

Son las paradojas de los hombres. Se creen capaces de legislar sobre la ley natural y la vida, y no hacen sino disparates que, incluso, se contradicen.

No se entiende, por un lado se protege al niño en el vientre de su madre, y por otro lado se le condena al libre albedrío de su madre.

Pero, ¿es qué no es el mismo niño en ambos casos? ¿Cómo puede estar la misma persona protegida y desprotegida dentro del mismo vientre? ¿Alguien lo entiende?

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Miriam dijo...

¿Cómo es posible que vivamos entre tanta incoherencia sin volvernos tarumbas?
Gracias por publicar esta entrada... que quede publicado en internet puede ayudar a muchos¡

ANGELO ST dijo...

Una sociedad llena de paradojas, difíciles de entender.Poco queda ya que nos sorprenda.
Un beso

Antonio dijo...

La razón de la sinrazón como decia Don Quijote........
Legislar sobre la VIDA, es como decia aquel sargento de los Marines "a un marine no se le deja morir sin permiso" ja.
Seguramente se basarán en que si uno decide seguir adelante con el embarazo, entonces debe velar por la salud del nonato, alguno habra que aún le diga a la condenada "si querias fumar hierba ¿por que no abortaste?" y al final ese será el delito, es decir no haber abortado teniendolo tan facil.....

AMALIA dijo...

Estupendas siempre tus entradas porque defienden el derecho a la vida.

Eso es muy importante.

Un abrazo.

martina dijo...

Sono i paradossi e le contraddizioni del nostro tempo. Non si comprendono. Credo che solamente rispettando le leggi del Signore possiamo vivere nella giustizia e tutte le nostre azioni sarebbero perfette. Un abbraccio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).