miércoles, 16 de enero de 2013

Matar al paciente no es un acto médico


Dos gemelos belgas que padecían sordera decidieron quitarse la vida tras conocer que estaban perdiendo la vista. Para ello acudieron a un hospital, pretendiendo ejercer un supuesto ‘derecho’ a la eutanasia. Los médicos del hospital UZ de Bruselas fueron los encargados de quitarles la vida.
La legislación belga permite la eutanasia en los casos en que el paciente exprese el deseo de morir y los médicos constaten un grado insoportable de sufrimiento. Los gemelos no sufrían una enfermedad terminal ni dolor físico, sin embargo los médicos del hospital UZ de Bruselas aceptaron su petición por el profundo "sufrimiento psíquico" que padecían. ¿Puede decirse que estos hombres eran libres al solicitar la muerte? ¿No estaban acaso deprimidos y emocionalmente trastornados ante su situación?
Está claro que los dos hermanos, jóvenes aún (tenían 45 años), no pidieron la eutanasia en un momento lúcido de su enfermedad, sino angustiados por la situación a la que su mal los abocaba. Podían haberse quitado la vida ellos solos, pero pidieron ayuda. ¿No es esta solicitud una petición de socorro para vivir? Acuden a los médicos en busca desesperada de apoyo. Estos no conocen cura para su enfermedad… ¿y matan a los pacientes?
Estar sordo y pensar además en la ceguera, puede llevar a mucha gente a sufrir ansiedad y depresión. No se les ofrecieron terapias ni ayudas para vivir con su nueva discapacidad. Simplemente se aceptó su deseo de morir como lo más lógico, y los médicos del hospital UZ de Bruselas llevaron a cabo el acto de matarlos. En realidad, en este caso no puede hablarse siquiera de eutanasia, sino de suicidio asistido. ¿Puede acaso decirse que el acto de matar sea un acto médico?
 

10 comentarios:

Alfonso dijo...

Para mi es un asesinato en toda regla. Quitar de en medio a los que molestan. Una historia triste, propia de una sociedad antisolidaria.

Hilda dijo...

Ese es el resultado de perder la perspectiva de las cosas, de no llamar a las cosas por su nombre, de olvidar el sentido de la labor de un médico, de no valorar la vida más que por el lado de utilidad que tenga, etc. etc.

Ojalá nos demos cuenta de estos errores y dejemos de solucionar las cosas por el lado falso.

Saludos. Hilda

Hilda dijo...

Por cierto, enlacé tu artículo en mi blog, es excelente artículo. Saludos. Hilda

'Mrswells' dijo...

Y ahora de dos en dos...

Encomendemos sus almas

Ricardo dijo...

Igual que en el caso del aborto no puede decirse que el acto de practicar un aborto o una eutanasia sea un acto médico.

En el caso belga, coincido en que no es una eutanasia. Eran personas sanas, discapacitadas sí, pero no se estaban muriendo ni tenían una enfermedad terminal.

Este acto abre las puertas al "suicidio" de ancianos o discapacitados.

Cordelia dijo...

Que horror!

elsillóndepapá dijo...

Terrible historia, el negocio de la muerte, si no quieres sufrir yo te mato y cobro por ello..... eso en mi tierra jamás se le llamó médico. Un abrazo

Belen dijo...

Que suicidio asistido ni gaitas...¡¡¡¡ASESINATO!!!!

Un cariñoso saludo.

ANGELO ST dijo...

A mi, es que cada vez que oigo , quitar la vida, me produce una tristeza enorme, y cuando se le llama por su nombre verdadero: "matar" aún me produce mayor pesar. No puedo entender a los partidarios de la eutanasia, no me cabe que la única opción ante la desesperación sea la aniquilación. Matar nunca será un acto lícito.Digan lo que digan.
Un abrazo

CHARO dijo...

El caso de estos hermanos me impresionó mucho y no puedo entender cómo permitieron este dramático final. Estoy de acuerdo contigo en que su petición de muerte era más bien una forma de pedir ayuda y solución a sus problemas de salud.Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).