miércoles, 30 de enero de 2013

Madres que hacen duelo por sus hijos abortados


En Japón se aborta como en todos los países modernos, con facilidad y con la ayuda de asesinos profesionales que han estudiado la carrera de medicina. La diferencia entre el aborto en Japón y el aborto en otras naciones industrializadas, es que la hipocresía no es tan grande o, al menos, es distinta. Me explico.
La cultura japonesa hace que las madres que han abortado a sus hijos, a diferencia de las madres americanas o europeas, se sientan capaces de llorar por ellos, incluso de hacer luto, en lugar de salir de los abortorios con la cabeza muy alta proclamando que han ejercido un derecho. El ritual de duelo es algo normal en esta sociedad ritualista donde las madres que han eliminado a sus hijos no nacidos, los lloran y se compadecen aunque sea en algún templo remoto, a escondidas de las miradas curiosas de familiares y amigos.

El Gran Templo de Kannon, por ejemplo, está especializado en ofrecer servicios a los padres que se han ‘desembarazado’ de su criatura. Los padres suelen alquilar, por unos 700 dólares, una de las estatuas "Jizo" (como las que veis en la imagen) que se encuentran en los predios del templo, para conmemorar a su hijo. Este y otros templos tienen como actividad primordial consolar a las madres por un módico precio y garantizarles que su hijo abortado no se vengará de ellas desde el más allá.
El éxito de esta industria dedicada a la maternidad perdida demuestra que la condolencia por un niño abortado es una necesidad que sienten los padres. Lo triste es que siempre haya alguien que quiera aprovecharse de ello.

4 comentarios:

ANGELO ST dijo...

Al menos reconocen que hay un hijo en su vientre, lo que me lleva a entender menos, como pueden abortar con esa conciencia....

'Mrswells' dijo...

No me gusta esto . Aunque, como dices, al menos no se hacen los sordos a l dolor, no lo tignen de una falsa ecuanimidad..pero aceptar el asesinato y dar condolencias a los co-autores...que es esto???

Es como aceptar (bueno en Japon, exigir) que se autoliquide parte de la poblacion, alli es cultura lo del haraquiri..pues igual...horrible

eligelavida dijo...

Mrswells: Yo entiendo (aunque quizá me equivoque), que son fatalistas; vienen a decir: 'hijo mío, no era el momento, estamos mas económicamente, ya tenemos muchos hijos, venías enfermo... pero lloramos tu pérdida'.

Extraño, desde luego, pero ahora veamos la mentalidad occidental: mujer que sale con la cabeza bien alta del abortorio porque ha ejercido un derecho.¡Ala!

O mujer que sale destrozada, pensando que ha cometido el error de su vida, pero a la que la sociedad no permite levantarse porque le insiste: 'hiciste muy bien, tenías todo el derecho, cuando pase un tiempo te darás cuenta de lo bien que hiciste'.

Bate dijo...

Eligelavida, con el debido respeto, discrepo contigo. Me cuesta bastante creer que una mujer salga del abortorio con la cabeza bien alta, como dices. En su día, de esto hace un porrón de años, el que escribe estuvo saliendo con una chica super liberal, superprogre y algo locuela, psicológicamente, tocada. Ella, de esto doy fe, en su fuero interno -ese lugar donde el alma no miente- sabía que deshacerse de esa criatura la había matado para la vida. Su mirada nunca me mintió.

Lo último que supe de ella fue que se suicidó colgándose de un árbol.
No lo superó. Ninguna mujer lo supera. No tienen motivo para ir con la cabeza alta, y ellas son las primeras que lo saben.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).