sábado, 26 de enero de 2013

Los actos contra la dignidad humana deshonran más a quienes los practican

 
«Todo lo que se opone a la vida, como los homicidios de cualquier género, los genocidios, el aborto, la eutanasia y el mismo suicidio voluntario; todo lo que viola la integridad de la persona humana, como las mutilaciones, las torturas corporales y mentales, incluso los intentos de coacción psicológica; todo lo que ofende a la dignidad humana, como las condiciones infrahumanas de vida, los encarcelamientos arbitrarios, las deportaciones, la esclavitud, la prostitución, la trata de blancas y de jóvenes; también las condiciones ignominiosas de trabajo en las que los obreros son tratados como meros instrumentos de lucro, no como personas libres y responsables; todas estas cosas y otras semejantes son ciertamente oprobios que, al corromper la civilización humana, deshonran más a quienes los practican que a quienes padecen la injusticia y son totalmente contrarios al honor debido al Creador».
Const. past, Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 27.

4 comentarios:

'Mrswells' dijo...

Me has recordado al que escribio el himno de Amazing Grace: @
'cause I was lost and have been found..ettc..' ya QUE HABIA SIDO TRAFICANTE DE EXCLAVOS. Ojala lo lleguen a ver asi muchos otros en vez de empecinarse en el mal

elsillóndepapá dijo...

No se puede estar más aceertado. Con tu permiso suscribo y firmo lo escrito. Un abrazo

CHARO dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que dice este post ya que hay cantidad de acciones que van contra la dignidad humana y que pasan desapercibidos.Besotes

Belen dijo...

Así es.

Un cariñoso saludo :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).