jueves, 24 de enero de 2013

El Evangelio de la Vida y la Anunciación

 

¿Sabíais que la encíclica Evangelium vitae tiene como fecha de publicación el 25 de marzo, solemnidad de la Anunciación del Señor?
Fue un deseo expreso del beato Juan Pablo II que eligió esta solemnidad por el valor sumamente significativo que reviste precisamente en relación con el tema de la vida. En la Anunciación, la Virgen acoge el anuncio de su maternidad divina. En el sí que pronuncia, tiene su coronamiento el sí de toda madre a la vida de su propio hijo.

5 comentarios:

Boris Estebitan dijo...

Hola pasando por tu genial blog, es un gusto dejar mi huella, aquí, saludos, te invito cordialmente a visitar “El Blog de Boris Estebitan”, para que leas un poema mío titulado “El baile de Snoopy”, es un poema cómico.

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida.Y con la anunciación comienza la derrota del Mal y el Maligno muestra su odio feroz precisamente contra la Encarnación fomentando el Aborto, tristemente, resulta victorioso en múltiples naciones católicas. ¡Tú sigue en la lucha contra el Imperio del Mal! Nosotros, pese a la crudeza de las imágenes comprendemos que es una guerra y te apoyamos en la Causa y Cruzada. Un abrazo.

Bate dijo...

En la Anunciación, María se ha abandonado en Dios completamente, manifestando la obediencia de la fe.
En otro orden de cosa: en la representación pictórica que has subido, Gabriel está imponente: "Alégrate María". Emocionante.

Teresa dijo...

Por ello el 25 de marzo celebramos el día del no nacido. Un beso.

CHARO dijo...

El sí de María debería ser un claro y significativo ejemplo para todas los cristianos.Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).