jueves, 30 de agosto de 2012

Medios de procreación responsable


 
"En cuanto a los «medios» para la procreación responsable, se han de rechazar como moralmente ilícitos tanto la esterilización como el aborto. Este último, en particular, es un delito abominable y constituye siempre un desorden moral particularmente grave; lejos de ser un derecho, es más bien un triste fenómeno que contribuye gravemente a la difusión de una mentalidad contra la vida, amenazando peligrosamente la convivencia social justa y democrática.
Se ha de rechazar también el recurso a los medios contraceptivos en sus diversas formas. Este rechazo deriva de una concepción correcta e íntegra de la persona y de la sexualidad humana, y tiene el valor de una instancia moral en defensa del verdadero desarrollo de los pueblos. Las mismas razones de orden antropológico, justifican, en cambio, como lícito el recurso a la abstinencia en los períodos de fertilidad femenina.

Rechazar la contracepción y recurrir a los métodos naturales de regulación de la natalidad comporta la decisión de vivir las relaciones interpersonales entre los cónyuges con recíproco respeto y total acogida; de ahí derivarán también consecuencias positivas para la realización de un orden social más humano."
(Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia)

jueves, 2 de agosto de 2012

Dr. Esparza y Rosa Regás: Habéis perdido el alma


En otro tiempo las nanas cantaban: “duérmete niño, duérmete ya, que viene el coco y te comerá”. El coco es el nombrecito que muchos dan al monstruo que amenaza a los niños con comérselos. Y hay quien cree que el coco no existe. Pero sí, existe, y al igual que los demonios, no hay sólo uno, sino muchos, demasiados.
Hace unos días, el neurocirujano infantil Javier Esparza, un coco vestido con bata blanca, nos daba lecciones de humanidad a los padres con hijos discapacitados, y nos decía que no tenemos derecho a obligar a nuestros hijos a sufrir, sino que debemos matarlos por su propio bien y el de la sociedad. Este personaje ha sido director del Hospital infantil Niño Jesús de Madrid y Jefe de Neurocirugía infantil en el Hospital Doce de Octubre. Todo un logro. El coco trabajando sobre las mismas cunas de los niños, babeando sobre ellos y estrechando las manos de sus sufridos padres. Ahora os daréis cuenta de la gentuza que tenemos que soportar los padres con hijos discapacitados. Algunos que se llaman a sí mismos médicos nos acusan de hacer sufrir a nuestros propios hijos. Nos culpabilizan por haberles dado la vida, por amarlos y cuidarlos y por protegerlos de personas como ellos. Son auténticos caníbales capaces de proponer cirugías super agresivas para ahorrar cuatro duros al Estado, pero incapaces de firmar una receta que nos facilitaría la vida, por el mismo motivo.

Luego sale la señora Regás (dice que es escritora) y se queja de que la ley obligue a no matar a los niños discapacitados, a los que ella llama ‘monstruos’.  Señora, le recuerdo que en España se mata a los niños no nacidos enfermos desde hace decenas de años sin que nadie mueva un dedo. Sin embargo, los nuevos nazis, los nuevos Stalin y Mengeles como Vd. han sido y siguen siendo libres de matar y de hacer apología del asesinato.  
Uno con su bata blanca, la otra con su pluma en ristre, no sois más que lobos disfrazados con piel de cordero. Disminuidos del alma, sois los auténticos creadores de las barreras mentales que tienen que superar nuestros hijos discapacitados. En el fondo envidiáis su fortaleza, la grandeza de su lucha en medio de las dificultades e incertidumbres de la enfermedad, su alegría de vivir y su capacidad de ser felices aún en medio del sufrimiento. Pero vosotros no soportáis a los que la enfermedad y el dolor hacen diferentes. Encerrados en vuestro hedonismo, vivís a oscuras, habéis perdido el alma y jamás brillareis como ellos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).