martes, 29 de mayo de 2012

Hombre y mujer: ser y existir con una especial reciprocidad


La ideología de género en la que vivimos inmersos pretende imponer la idea de la diferencia sexual no es algo natural y propio del ser humano, sino algo accidental, producto de la cultura que está en constante evolución. Se hace creer a los jóvenes que el sexo es un derecho que nada tiene que ver con la naturaleza, sino que se elige según el gusto de cada cual. Una ideología que defiende que ser hombre o mujer no es algo determinado por el sexo, sino por la cultura, y que afirma que la tendencia sexual es una opción. Ante esto, la Teología del cuerpo apela a la unidad de toda la persona como ser único, distinto de todos los demás, y a la dualidad: Dios crea al hombre como varón y mujer.
Así lo expresa Juan Pablo II:

La unidad de los dos seres creados significa sobre todo la identidad de la naturaleza humana; la dualidad, en cambio, manifiesta lo que, en base a esta identidad, representa la masculinidad y la femineidad del ser creado.

La soledad es el camino que lleva a la unidad (…) La comunión de las personas podía formarse sólo en base a la "doble soledad" del hombre y de la mujer que, al distinguirse de los demás seres vivientes, les daba la posibilidad de ser y existir con una especial reciprocidad.
El ser humano es, pues, "imagen y semejanza" de Dios, no sólo por medio de su humanidad, sino también por la comunión de personas. No sólo por la soledad, sino también por la comunión.

lunes, 28 de mayo de 2012

Aborto sin fronteras


Una comentarista del blog pregunta cuál es el enfoque de Médicos sin Fronteras respecto al aborto. Esta ONG dice textualmente en un informe llamado Reducir la mortalidad materna en situaciones de crisis:
En todo el mundo, casi la mitad de todos los abortos inducidos se realizan en condiciones inseguras; el 98% de estos abortos inseguros suceden en países en desarrollo. La reducción del número de mujeres que mueren a consecuencia de un aborto inseguro exige un enfoque multifacético. Se debe disponer de atención adecuada para todas aquellas mujeres que acudan a una estructura de salud por complicaciones (aborto incompleto, sepsis, hemorragia) como consecuencia de un aborto inseguro. Para evitar este tipo de abortos, en primer lugar, las mujeres deben tener acceso a servicios de planificación familiar y a contraceptivos de emergencia para reducir el número de embarazos no deseados, y también deben poder acceder a atención de aborto seguro realizada por profesionales sanitarios en estructuras higiénicas y seguras.

sábado, 26 de mayo de 2012

El aborto ha logrado lo que no consiguió el Ku-Klux-Klan: el exterminio de 14 millones de niños afroamericanos


“El aborto legal ha hecho en EEUU lo que el Ku-Klux-Klan no logró ni soñar alcanzar: el exterminio desde 1962 de 14 millones de niños afroamericanos, un tercio de la población negra actual”.
Son palabras de Alveda C. King, sobrina de Martin Luther King, en el Congreso Mundial de las Familias. Alveda, quien abortó en dos ocasiones antes de convertirse en una de las líderes del movimiento provida, explicó que la cultura de la muerte se basa en las mismas mentiras que sustentaban la segregación y discriminación racial en Estados Unidos:

“Entonces se defendía la opresión y violencia racial afirmando que algunos eran menos humanos que otros en función de su color de piel, y ello justificaba la violencia de los linchamientos, apaleamientos, arrojo a los perros… de los que yo mima fui testigo. Hoy son otros los mártires violentados y oprimidos, pero justificándose en la misma falsedad de que unos seres humanos son superiores a otros. Antes y ahora la cultura de la muerte intenta que sus víctimas no sean visibles. Hasta que no se lograron proteger y difundir las primeras fotos de violencia racial en Estados Unidos y mostrar esa realidad, se negaba lo que estaba ocurriendo: el ver la realidad hizo a la gente reaccionar. Ahora, vemos como los promotores del aborto se cierran en banda, por ejemplo, a que se muestren ecografías a la mujer embarazada antes de abortar. Como ocurrió con la cuestión racial, América no rechazará el aborto hasta que lo vea.”
(En la fotografía, Margaret Sanger, fundadora de Planned Parenthood, la mayor plataforma abortista mundial, hablando ante miembros del Ku-Klux-Klan).

jueves, 24 de mayo de 2012

El propósito de la vida conyugal


¿Cuál es el objetivo de la vida conyugal?

Continuando con el tema del matrimonio y la Teología del cuerpo, quiero rescatar unas palabras de Juan Pablo II a los recién casados:

Vosotros habéis sido los "ministros" de vuestro matrimonio; es decir, la "gracia sacramental" de Cristo que hace sagrado y perenne vuestro vínculo, ha llegado a vosotros a través de vuestra misma voluntad de amor y entrega recíproca.

¡Es inmensa la dignidad del matrimonio! Por ello, permaneced en el amor de Cristo.
Recordad lo que dijo Jesús: "Yo soy la Vid, vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto... En esto será glorificado mi Padre, en que deis mucho fruto" (Jn 15, 5. 8). Dad frutos de bondad, caridad, santificación; sea éste el propósito de vuestra vida conyugal.

(Audiencia General 26 de Septiembre de 1979)

miércoles, 23 de mayo de 2012

Justicia para las víctimas del aborto


Un juez de Palma ha condenado a un médico a pagar la manutención de un niño que nació tras practicarle a la madre un aborto fallido. El abortero pagará los gastos del menor hasta que éste cumpla 25 años.
La sociedad al médico: “Si vas a matar, asegúrate de dejarlos bien muertos”.

La sociedad a las madres: “Si queréis abortar y nace vivo, no lo deis en adopción… desplumad al abortista”.
La justicia a la sociedad: “¿Creíais que existía la justicia?”

¿Os imagináis a la madre explicándole a su hijo que el hombre que lo mantiene es el que intentó asesinarlo por orden de ella? Yo comenzaría por quitarle el hijo a la madre. No sólo intentó asesinarlo, sino que hoy reclama dinero porque está vivo.

Las connotaciones morales de este caso son inmensas, imposibles de resumir en unas líneas. ¿Qué pasaría si el día de mañana la víctima demanda a su madre y al médico por intento de asesinato? NADA. El asesinato de niños es legal en España. Si alguno sobrevive, la ley no le ampara.

Creo que ante esto sólo podemos pedir justicia. Justicia para las víctimas del aborto…

martes, 22 de mayo de 2012

¿Cambiará la doctrina de la Iglesia sobre el divorcio?



He utilizado la palabra divorcio para hacer más breve el título, pero la pregunta es: ¿cambiará alguna vez la Iglesia la doctrina sobre la indisolubilidad del matrimonio?
Veamos qué dice Juan Pablo II en una de sus primeras catequesis sobre este tema:

Jesucristo se refirió dos veces al "principio" durante la conversación con los fariseos, que le presentaban la cuestión sobre la indisolubilidad del matrimonio. La conversación se desarrolló del modo siguiente:
"... Se le acercaron unos fariseos con propósito de tentarle y le preguntaron: ¿Es lícito repudiar a la mujer por cualquier causa? El respondió: ¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra? Y dijo: Por eso dejará el hombre al padre y a la madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre. Ellos le replicaron: Entonces, ¿cómo es que Moisés ordenó dar libelo de divorcio al repudiar? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os permitió Moisés repudiar a vuestras mujeres, pero al principio no fue así".

Cristo no acepta la discusión al nivel en que sus interlocutores tratan de introducirla; en cierto sentido, no aprueba la dimensión que ellos han intentado dar al problema. Evita enzarzarse en las controversias jurídico-casuísticas; y, en cambio, se remite dos veces "al principio". Procediendo así, hace clara referencia a las palabras correspondientes del libro del Génesis, que también sus interlocutores sabían de memoria. De esas palabras de la revelación más antigua, Cristo saca la conclusión y se cierra la conversación.
"Principio" significa, pues, aquello de que habla el libro del Génesis. Por tanto, Cristo cita al Génesis 1, 27 en forma resumida: "Al principio, el Creador los hizo varón y mujer", mientras que el pasaje original completo dice así textualmente: "Creó Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó, y los creó varón y mujer". A continuación, el Maestro se remite al Génesis 2, 24: "Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer; y vendrán a ser los dos una sola carne". Citando estas palabras casi "in extenso", por completo, Cristo les da un significado normativo todavía más explícito (dado que podría ser hipotético que en el libro del Génesis sonaran como afirmaciones de hecho "dejará... se unirá... vendrán a ser una sola carne"). El significado normativo es admisible en cuanto que Cristo no se limita sólo a la cita misma, sino que añade: "De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre".

Ese "no lo separe" es determinante. A la luz de esta palabra de Cristo, el Génesis 2, 24 enuncia el principio de la unidad e indisolubilidad del matrimonio como el contenido mismo de la Palabra de Dios, expresada en la revelación más antigua.

Quienes piensan que la Iglesia debería cambiar su doctrina sobre este tema, o creen que con el tiempo aceptará el divorcio, se equivocan. La Iglesia no tiene poder para disolver un matrimonio válido y sacramental que ha sido consumado.

lunes, 21 de mayo de 2012

La Teología del cuerpo


Poco después de comenzar su pontificado, Juan Pablo II inició una serie de catequesis, ciento treinta en total, en las que trataría de forma exhaustiva la llamada Teología del cuerpo. Aún hoy, muchos están de acuerdo en que estas catequesis fueron una forma de abordar la revolución sexual de los años sesenta y la incomprensión que obtuvo en muchos sectores la encíclica Humanae vitae de Pablo VI. Pero la Teología del cuerpo significó mucho más. Son catequesis en las que se ahonda muy profundamente en la visión de la persona humana, su dignidad infinita, el matrimonio y el amor conyugal.

El Papa Juan Pablo II aprovechó las audiencias generales de los miércoles para explicar la doctrina de la Iglesia respecto a la sexualidad, el celibato, la anticoncepción y otros tantos temas en torno al matrimonio, realizando toda una reflexión bíblica sobre la voluntad de Dios para el hombre como ser personal con alma y cuerpo.
Durante cinco largos años sus catequesis fueron constantes y se dividieron en cuatro grandes bloques: Unidad original del hombre y la mujer, Bienaventurados los puros de corazón, Teología del matrimonio y el celibato y Reflexiones sobre la Humanae vitae.
Cuando Juan Pablo II comenzó su pontificado yo era una adolescente. Jamás escuché en mi juventud a nadie hablar sobre la teología del cuerpo, ni en charlas de colegio, ni en la universidad, ni en homilías, ni en reuniones para matrimonios siendo ya madre. ¿A cuántos les ha sucedido lo mismo? Son textos, en mi opinión muy poco divulgados, que he ido conociendo gracias a Internet y a libros que he buscado interesándome en el tema. Pero me pregunto si la intención del Papa Juan Pablo no era acaso que los jóvenes (y todos los católicos) conozcan estas catequesis a las que dedicó nada menos que cinco años y que fueron un hito en su pontificado.
Mi intención es dedicar algunas entradas a este tema, para dar a conocer poco a poco la Teología del cuerpo de Juan Pablo II.

martes, 15 de mayo de 2012

La música, un idioma imprescindible


Otro curso escolar que termina. Como todos los años, muchos jóvenes realizarán el examen de acceso a la universidad. Unos estarán muy preparados en ciertas asignaturas de ciencias. Otros habrán escogido letras y serán los futuros humanistas. ¿Cuántos de ellos han aprendido música en estos años de colegio? Ninguno. Los que tengan conocimientos musicales los habrán adquirido a través de las actividades ‘extraescolares’, haciendo grandes esfuerzos para compatibilizar el colegio o el instituto con la asistencia a escuelas de música o conservatorios.
No sé lo que ocurre en otros países, pero en España el aprendizaje de la música en el colegio es mínimo o nulo. Por alguna razón, en este país no consideramos importante que los niños y jóvenes aprendan a apreciar la belleza de esta disciplina que es, además, una forma importantísima de comunicarse. Y es una pena, porque la música es un idioma imprescindible, un lenguaje que no utiliza palabras pero sí vibraciones, sonidos, armonías y melodías que son capaces de expresar desde lo más prosaico hasta lo intangible.

Enseñar a un niño música es regalarle la oportunidad de crecer teniendo una autentica referencia de la belleza. Y la belleza es una  forma superior de conocimiento que toca al hombre en el alma.

Decía el Papa Benedicto XVI al final del concierto ofrecido con ocasión de su 80° cumpleaños:

Estoy convencido de que la música (…) es realmente el lenguaje universal de la belleza, capaz de unir entre sí a los hombres de buena voluntad en toda la tierra y de hacer que eleven su mirada hacia las alturas y se abran al Bien y a la Belleza absolutos, que tienen su manantial último en Dios mismo.
Al echar una mirada hacia mi vida pasada, doy gracias a Dios porque puso a mi lado la música casi como una compañera de viaje, que siempre me ha dado consuelo y alegría. También doy las gracias a las personas que, desde los primeros años de mi infancia, me acercaron a esta fuente de inspiración y de serenidad.

Doy las gracias a los que unen música y oración en la alabanza armoniosa de Dios y de sus obras:  nos ayudan a glorificar al Creador y Redentor del mundo, que es obra maravillosa de sus manos. Y expreso el deseo de que la grandeza y la belleza de la música os den también a vosotros, queridos amigos, nueva y continua inspiración para construir un mundo de amor, de solidaridad y de paz.

jueves, 10 de mayo de 2012

Rito de Bendición de un Niño en el Vientre Materno


Acaba de publicarse el Rito de bendición de un niño en el vientre materno. Puede ser impartida, dentro de la Misa, por el sacerdote celebrante, o fuera de la misma, por el sacerdote o, en su ausencia, por el diácono.
La bendición dice así:

Dios, autor de toda vida, te pedimos que bendigas a este niño aún por nacer; dale una constante protección y un saludable nacimiento, como signo de nuestro renacimiento, un día, al gozo de la vida eterna en el cielo. Señor, que has concedido a esta mujer el gran gozo de la maternidad, concédele serenidad en sus preocupaciones y dale decisión para guiar a su hijo por los caminos de la salvación.
Podéis encontrar el Rito completo en ingles y en español aquí: “Rito de Bendición de una Criatura en el Vientre Materno”.

martes, 8 de mayo de 2012

Educación sexual o educación en el amor


Explorando en Internet he descubierto que existen auténticos ‘tratados’ sobre el ‘lenguaje corporal’. Es lógico; tenemos un cuerpo y nos manifestamos a través de él. Es cierto que existen algunas diferencias culturales, pero en cualquier parte del mundo nos podemos hacer entender por gestos. Si voy a la India y alguien con las palmas de las manos unidas hace una leve inclinación con la cabeza, es posible que yo no sepa exactamente lo que quiere decirme, pero entenderé perfectamente que se trata de un gesto amistoso, de saludo o agradecimiento, y no me sentiré agredida por él.
El hombre es cuerpo y alma. Algunos, me dirán que no, que es cuerpo y espíritu. Otros, más pragmáticos aún, dirán que es cuerpo y mente. Estupendo. Ya nos hemos puesto de acuerdo en algo. Todos tenemos un cuerpo. Y éste nos marca en todo aquello que sentimos, hacemos o vivimos.

A veces se nos ha dicho que la gente muy espiritual reniega del cuerpo. Grave error. Si Dios hubiera querido hacernos sin cuerpo, nos hubiera creado como a espíritus puros, y no tendríamos necesidad de puertas para atravesar los muros; pero no, tenemos un cuerpo y bien sólido. Y nos manifestamos a través de él. Pensad por un momento en la cantidad de gestos de afecto o ternura que realizamos  con nuestro cuerpo: nos abrazamos, besamos, tocamos, sonreímos, guiñamos un ojo…
Nuestro cuerpo es importante, y puesto que el ser humano es una unidad espiritual y corporal, nuestros sentimientos y afectos tienen un carácter que también abarca esas dos facetas: la del espíritu y la del cuerpo. Cuando tenemos hijos pequeños los educamos, en primer lugar, para el amor, para que entiendan que son amados y que ellos también pueden y deben amar. Cuando esa educación va más allá y es específica para el matrimonio, la cuestión se vuelve más interesante aún, ya que el amor entre personas de distinto sexo enfocado al matrimonio pone en juego el cuerpo, el instinto sexual y una serie de cuestiones que confieren al amor matrimonial unas características muy concretas.

¿Es necesario dar a los niños una educación sexual? Por supuesto. Sin embargo, es importante comprender que la educación sexual implica mucho más que proporcionar información sobre el sexo, explicar cómo vienen los niños al mundo, hablar de las enfermedades de transmisión sexual, montar un ‘taller de caricias’ (¿?) o decirle a un adolescente: “¡usa preservativo!”.
Es preciso mostrar a los jóvenes que, ante todo, deben realizarse como personas. El amor matrimonial, que es un amor sexual, abarca el cuerpo, pero también comprende afectos profundamente espirituales y es, por ello, especialmente intenso. No puede quedar en un simple sentimiento, sino que debe ser también una virtud. Muchos niegan la posibilidad de que el amor matrimonial pueda ser educado, porque consideran que el amor es un sentimiento, un deseo de felicidad o placer, que no se puede controlar. Para estas personas, cuando el sentimiento desaparece o se atenúa, el amor se acaba y es necesario buscar nuevos afectos y nuevas sensaciones. Si lo pensamos bien, veremos que esta es una visión muy utilitarista de la persona.  

Desgraciadamente, hoy por hoy, el cine y la televisión son los mayores ‘educadores sexuales de nuestros hijos’, que ven cómo en las películas y en las series ‘el amor’ o lo que pretende ser amor nace con la relación sexual. Rara vez se plantea lo contrario: la relación sexual como culminación en el matrimonio de un amor que ha ido madurando.
Nuestros hijos son contínuamente contaminados por las ideologías que pretenden educar la sexualidad enseñando lo que es la mecánica del sexo, y soslayando el hecho de que el amor sexual es un amor personal, que comprende instinto, emociones, sentimientos, pero también renuncias, compromiso, donación, entrega de uno mismo y aceptación del otro, al que convertiremos en el centro, en lo principal. Porque la educación sexual puede apoyarse en la fisiología, la biología o cualquier otra ciencia, pero es, fundamentalmente, una educación al amor.

La donación de sí mismo que realiza cada uno de los cónyuges en el matrimonio se caracteriza por ser incondicional (en la salud y en la enfermedad), exclusiva (de ahí la promesa de fidelidad), permanente (el matrimonio es indisoluble) y fecunda (en cuanto a que el matrimonio debe estar abierto a la vida). Nadie que piense en casarse ‘para toda la vida’ puede obviar los problemas que sin duda surgen debido a lo volubles que son nuestros sentimientos en determinados momentos de cansancio o tensión. Pero ahí precisamente es cuando resurge el verdadero amor, que no se siente vacío porque el sentimiento no acompaña, sino que se entrega con más ahínco a la otra persona sin buscar nuevas emociones en otro lado.  
Os comentaba ayer, con palabras de Juan Pablo II, que la preparación para el matrimonio es, esencialmente, una cuestión de virtudes. No consiste sólo en repetir a los jóvenes que el matrimonio es indisoluble, o que la contracepción impone una visión utilitarista de la persona humana. Se trata también de enseñar a amar cuando el sentimiento es intenso o cuando no lo es, de mostrar que hay que dejar de lado todo egoísmo para que la donación sea total, de hablar de virtudes como la fidelidad y la entrega y, sobre todo, de confiar en la gracia, ya que no debemos olvidar que el matrimonio se funda sobre un sacramento.

lunes, 7 de mayo de 2012

La preparación al matrimonio


Cuando yo me casé, a finales de los años ochenta, la Iglesia pedía a los novios que realizaran un cursillo prematrimonial. El nuestro, todo hay que decirlo, fue un desastre. Recuerdo que teníamos que rellenar fichas con preguntas absurdas como: “¿Es necesario o conveniente que la novia vista de blanco el día de la boda?” (¿?¿?¿?) Nos quedábamos a cuadros ante la ‘profundidad’ de las cuestiones que se nos planteaban.  No digo que a todo el mundo le pasara lo mismo, pero temas tan importantes como el significado del matrimonio y del amor conyugal, sus fines, la contracepción, la paternidad responsable, el sacramento, brillaban por su ausencia o eran tratados con grandes ‘respetos humanos’. A veces, los novios que realizaban el curso planteaban cuestiones interesantes e imprescindibles, a mi modo de ver, para saber a qué están diciendo que sí los contrayentes cuando dan su consentimiento al matrimonio. Pero las respuestas solían ser confusas y nada claras. Tanto es así, que entre los asistentes al curso comentábamos lo poco que éste nos aportaba.
A muchos jóvenes hoy les sucede algo parecido. El cursillo prematrimonial es imprescindible. Casarse por la Iglesia sin saber qué es realmente un matrimonio, o sin tener fe, carece de sentido. Educar para el matrimonio supone abarcar todos los aspectos del mismo, partiendo de la base de la ética cristiana y de la doctrina de la Iglesia. Así lo expresa Juan Pablo II cuando afirma que la preparación para el matrimonio es, esencialmente, una cuestión de virtudes.

viernes, 4 de mayo de 2012

"Cuánto vale la vida"


Siguiendo la propuesta de Fotelias, creador de “Por la vida y nada más que por la vida”, os animo a votar por la canción "Cuánto vale la vida" en:


para que sea elegida Himno de la WCF (Congreso Mundial de la Familia).

Su autor es Jesús Cabello, y esta es su web: http://www.jesuscabello.es/blog/unhimnoparaelwcf2012

martes, 1 de mayo de 2012

¡Menos mal que el Partido Popular nos iba a sacar a todos adelante!

 

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo, ACAI, (simples abortorios, hablando en plata), asegura que el Departamento de Salud de la Comunidad de Aragón adeuda a las clínicas Actur y Almozara de Zaragoza, más de 800.000 euros que además no figuran en los presupuestos para 2012. Por ello, los centros han dejado de prestar este "servicio público". ¡Gran escándalo! Y el Partido Popular sale inmediatamente a apaciguar los ánimos… ¡Que no! ¡Que no pasa nada! El aborto es y será gratuito en España. ¿Para qué si no suben los impuestos? Para que la clase política siga mamando. Y no podrían hacerlo si enfadan al personal. Y en España, el personal es abortista y quiere matar a sus hijos legalmente y por cuenta del Estado. De manera que el Ministerio de Sanidad ha salido rápidamente a la palestra para declarar que ‘la interrupción voluntaria del embarazo’ es una prestación incluida en el Sistema Nacional de Salud que está garantizada: "Si no lo hacen las clínicas privadas, con las que había concierto, lo tendrán que hacer los hospitales públicos. No hay ningún problema".
La Ministra de Sanidad, Ana Mato, la misma que hace un mes en el acto institucional del día internacional de la mujer defendía que "las mujeres que quieren ser madres no dejen de serlo por presiones económicas, sociales o de cualquier tipo", se compromete ahora a que puedan abortar gratis, que para eso esto es una democracia y así lo dice la ley. ¿Que la ley se puede cambiar? ¡Y tanto! Ahí está Rajoy metiendo tijera por todas partes. Los jubilados pagarán más, los discapacitados pagarán más, habrá menos dinero para sanidad y educación, pero no faltará dinero para el aborto. ¡Menos mal que el Partido Popular nos iba a sacar a todos adelante!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).