viernes, 30 de marzo de 2012

Un juez canadiense le enmienda la plana a Dios


Un juez canadiense no tiene reparo en enmendarle la plana a Dios. Ha sucedido con motivo del encarcelamiento de Mary Wagner, una joven activista próvida  de la que ya os he hablado varias veces en este blog. Su terrible delito ha sido repartir rosas delante de las clínicas abortistas instando a las mujeres a no abortar. Desde que comenzó su labor en 1999 ha estado varias veces en la cárcel. La última, en noviembre del año pasado, cuando fue condenada a pasar 88 días en prisión. Pues bien, cuando estaba a punto de recibir la libertad condicional, el juez encargado del caso, S. Ford Clements, le preguntó si estaba dispuesta a mantenerse alejada de las clínicas abortistas durante los próximos tres años, a lo que Mary respondió que no. Esto fue suficiente para que el señor juez, con poderes de dictador absoluto en esto que llamamos democracia y que tanta risa tendría que causarnos, decidiera condenarla a 90 días más de prisión, con intención de doblegarla.

"Está usted obligada a acatar la ley. Ha perdido usted como ciudadana el derecho a acercarse a cualquier clínica abortista o a hablar con cualquier empleado de ella. ¡Usted se equivoca y su Dios se equivoca!”, afirma quien dice hacer justicia.

Me pregunto cuánto tiempo más estamos dispuestos a aguantar que los padres maten a sus hijos, y que algunos que se autodenominan ‘médicos’ se forren junto a empresarios sin escrúpulos ayudados por caciques como este. Sí, está muy bien decir que hay que dar más ayudas a la maternidad, pero mientras el aborto sea legal o esté despenalizado (que es lo mismo sólo que sirve para que algunas conciencias se tranquilicen al votar), gente como Mary Wagner seguirá en la cárcel y el genocidio de niños continuará.

El terrible crimen de salvar vidas

jueves, 29 de marzo de 2012

Diagnóstico prenatal y mentalidad asesina


Hay quien se hace las pruebas de diagnóstico prenatal con mentalidad asesina. Sí, ya sé que diréis que soy muy dura, pero conozco a más de uno y de una que acuden al médico pensando: “démonos prisa, no sea que se nos pase la fecha de poder abortar”. Si la cosa va bien, todo es alegría. Pero si el diagnóstico es malo, entonces el planteamiento está claro. Se acaba con el “problema”, y a volver a empezar.

Semejante mentalidad, dice Juan Pablo II en la Evangelium Vitae, es ignominiosa y totalmente reprobable, porque pretende medir el valor de una vida humana siguiendo sólo parámetros de ‘normalidad’ y de bienestar físico, abriendo así el camino a la legitimación incluso del infanticidio y de la eutanasia.

Sólo es moralmente válido el diagnóstico prenatal enfocado a ayudar al feto a superar posibles dificultades antes de su nacimiento. Las prácticas destinadas a identificar precozmente posibles anomalías en el niño no nacido son moralmente lícitas cuando no conllevan riesgos desproporcionados para el niño o para la madre. Si a través de estas técnicas se averigua que el niño padece alguna anomalía, lo suyo es poner todos los medios al alcance para intentar aplicar una solución cuanto antes. También puede ayudar al médico y a los padres a estar preparados para atender mejor al niño en el momento mismo de su nacimiento. Cuando nada de esto es posible, el diagnóstico puede servir para “favorecer una serena y consciente aceptación del niño por nacer” (EV).

En ningún caso se debe poner el diagnóstico prenatal al servicio de la eugenesia. Eso sería caer en el asesinato.

miércoles, 28 de marzo de 2012

La fecundación in Vitro no es compatible con el respeto a la vida


En ocasiones, comentaristas de este blog plantean la siguiente cuestión acerca de la licitud de la inseminación artificial: si una pareja desea tener un hijo y el marido o la mujer son estériles, ¿qué tiene de malo recurrir a los avances de la ciencia para poder ser padres? ¿Por qué negar el derecho a ser padres a quienes podrían lograr la paternidad mediante la reproducción in Vitro?

En estas preguntas van implícitas cuestiones aparentemente nobles, pero que obvian lo principal. Primero, no existe el derecho a tener hijos. Un hijo es un ser humano, una persona con un valor y una dignidad infinita que para nada puede depender del ‘deseo’ de nadie, ni siquiera de sus padres. El hijo es un bien en sí mismo, no algo útil que conviene tener en un momento dado.
En segundo lugar, cuando nace un niño, lo importante no es el deseo de los padres, sino el bien del hijo. Por eso mismo, no se puede engendrar un hijo lesionando sus derechos, como sucede cuando se utiliza la fecundación in Vitro.

¿Por qué decimos que la FIV lesiona los derechos del niño? Porque aunque aparentemente es una técnica que está al servicio de la vida, en realidad conlleva prácticas que son verdaderos atentados a la vida humana: se expone a los embriones a un riesgo altísimo de muerte, se les hace pasar por un control de calidad y los no aptos son eliminados, se practica la eugenesia con ellos y se elige quien vive y quien muere, muchos embriones son congelados o utilizados para la investigación, se practica la reducción embrionaria (es decir se abortan algunos embriones o fetos) en caso de embarazos múltiples, etc.

¿Alguien se atrevería a afirmar que la selección embrionaria preimplantacional es compatible con el respeto a la vida humana? ¿O que la criocongelación es respetuosa con la vida y la dignidad del embrión?

martes, 27 de marzo de 2012

La familia, célula fundamental de la sociedad


«El misterio de la encarnación, en el que Dios se hace cercano a nosotros, nos muestra la dignidad incomparable de toda vida humana. Por eso, en su proyecto de amor, desde la creación, Dios ha encomendado a la familia fundada en el matrimonio la altísima misión de ser célula fundamental de la sociedad y verdadera Iglesia doméstica. Con esta certeza, ustedes, queridos esposos, han de ser, de modo especial para sus hijos, signo real y visible del amor de Cristo por la Iglesia. Cuba tiene necesidad del testimonio de su fidelidad, de su unidad, de su capacidad de acoger la vida humana, especialmente la más indefensa y necesitada».
Santa Misa con ocasión del 400° aniversario del hallazgo de la Virgen de la Caridad del Cobre. Viaje apostólico a Cuba. Homilía del PapaBenedicto XVI.

viernes, 23 de marzo de 2012

October Baby, la historia de una superviviente


Hoy se estrena en Estados Unidos la película "October Baby". Se trata de una producción que recoge la historia de Gianna Jessen, una mujer que en 1977 sobrevivió a un aborto. Para conocerla mejor podéis ver los vídeos que aparecen en el siguiente enlace de este mismo blog.


La madre de Gianna tenía diecisiete años y estaba en el séptimo mes de embarazo cuando decidió abortar. En el centro de Planned Parenthood al que acudió, le recomendaron el método de inyección salina. Se trata de un procedimiento por el que al bebé se le inyecta una solución para quemarlo y matarlo. Una vez muerto, se provoca el parto. Gianna nació viva, y su abortista no tuvo más remedio que firmar su certificado de nacimiento. A los 19 años la joven, que padece parálisis cerebral como consecuencia del intento de asesinato sufrido,  supo que había sido adoptada tras sobrevivir a un aborto y decidió consagrar su vida a la causa de los no nacidos.


martes, 20 de marzo de 2012

Se fabrican niños por catálogo


Muchas veces he comentado en este blog cómo las prácticas derivadas de la fertilización in vitro representan un modo no digno de originarse una nueva vida humana. Por un lado, porque se produce una disociación entre la procreación y el acto conyugal; por otro, porque lleva a la realización de actos contrarios a la vida y a la dignidad del ser humano: congelación de embriones humanos, reducción embrionaria o aborto procurado para evitar el caso frecuente de embarazos múltiples, descarte de embriones defectuosos, manipulación de embriones, maternidad de alquiler, etc.
Infocatólica informa hoy de una clínica de fertilidad en México que ofrece bebés por catálogo. En otras palabras, la clínica fabrica en el laboratorio embriones a gusto del consumidor, atendiendo los requerimientos de los compradores (futuros padres) en lo que respecta a la salud, color de ojos, estatura, antecedentes genéticos y aspecto físico en general.

Lo que se anunciaba como una forma de superar la esterilidad ha pasado a ser una eficaz arma eugenésica. Desde hace ya tiempo, existe un clima social que anima a las parejas a rechazar a los hijos que se apartan de un determinado estándar. Ahora se exige que la nueva vida cumpla unos requisitos determinados o se elimina.
La conclusión es evidente: las técnicas de reproducción artificial NO están al servicio de la vida, precisamente porque ‘olvidan’ que tratan con vidas humanas. Cada uno de esos niños fabricados in vitro tienen derechos de los que son privados. Se les priva del derecho a ser engendrados por sus padres, del derecho a no ser tratado como un objeto, del derecho a no ser manipulado o congelado, y del derecho a no ser seleccionado para vivir o para morir.

miércoles, 14 de marzo de 2012

El feto no es «algo», sino «alguien»


La condena del aborto no es una cuestión filosófica ni mucho menos religiosa, sino que es, cada vez más, una realidad científica. Diversas ramas de la medicina y ciencias afines precisan con rigor el comienzo de la vida en el instante de la concepción. Abortar significa expulsar el embrión o el feto antes de que pueda vivir fuera del útero materno. Por ello, es evidente que si se procura el aborto, se mata la vida.

Gracias al diagnóstico por imagen, hoy podemos ver que a partir de cierto momento de la gestación el pequeño feto está formado y tiene apariencia y rasgos humanos. Por ello, para muchos resulta obvio rechazar el aborto del feto de más de diez semanas. Pero la condena del aborto del embrión o del feto antes de ese tiempo, también tiene una argumentación científica: la ciencia demuestra que, a partir del momento de la fecundación, el óvulo fecundado tiene un código genético diferente. En otras palabras, desde el primer momento, existe una individualización en el gameto, por lo que podemos afirmar que cuando se procura el aborto de ese embrión, se provoca la muerte de un individuo de la especie humana.
Desgraciadamente, muchos niegan que ese individuo, que la ciencia nos demuestra que existe, sea una persona. Pero, ¿cómo un individuo humano podría no ser persona humana?

domingo, 11 de marzo de 2012

Anticatolicismo en primera plana


Eres mejor que tu Iglesia, así que, ¿por qué seguir yendo a Misa? ¿Por qué pertenecer a una Iglesia que niega sus derechos a las mujeres? ¿De parte de quién estás? ¿Eliges a las mujeres y sus derechos o a los obispos y sus males? Si eres parte de la Iglesia Católica, eres parte del problema. Ningún feminista que se precie sería católico. Si eres liberal o progresista, sal de Misa. La Iglesia no cambiará su doctrina de la ‘inmaculada contracepción’…
Toda esta demagogia barata  fue publicada en primera página el pasado viernes en el New York Times. Vivimos en el mundo de la corrección política. Y, por supuesto, denigrar, calumniar y desprestigiar a la Iglesia Católica es lo políticamente correcto. Por ello, medios que desean ser considerados ‘prestigiosos’, como el diario New York Times, dedican gran parte de su tiempo a insultar al Santo Padre y a mentir sobre lo que es la Iglesia. Para ellos, ‘todos’ los curas son pederastas, ‘todos’ los bautizados son antifeministas que luchan para que la mujer no avance socialmente, ‘todos’ los que van a Misa son anticuados y ‘todos’ los que obedecen la doctrina católica son subnormales.

El New York Times, fiel a sí mismo, publicó un anuncio en el que la Freedom From Religion Foundation ataca a la Iglesia católica por oponerse al Presidente Obama en sus planes anticonceptivos y abortivos. Lo llaman ‘carta abierta a los católicos liberales y nominales’ y es una clara muestra del ateísmo de nuestro tiempo. Un ateísmo que no ha olvidado a Dios, sino que lo tiene siempre presente para renegar de Él. Por supuesto, nada dice esta carta sobre la lucha de la Iglesia en favor de los débiles, su defensa de los marginados, su cuidado de los pobres, la alfabetización que durante siglos ha llevado a cabo en el mundo, su creación de universidades, su defensa de la vida y la dignidad del ser humano, su presencia en los conflictos armados y en las cloacas de la tierra, de donde los ‘librepensadores’ salen huyendo como ratas mientras los misioneros permanecen ocupándose de su prójimo con la fuerza de Cristo. Y mientras la Iglesia sale al encuentro de todos, incluso de los que no comparten la fe en Dios,  estos ateos ejercientes buscan coartar la libertad religiosa y violar las conciencias de los creyentes.
Imagino que los obispos norteamericanos habrán pensado: ‘ladran, luego cabalgamos’. Estoy convencida de que este artículo, como tantos otros, provocará una reacción adversa a la que pretende. La gente de bien, sean católicos, de otras confesiones religiosas o agnósticos, no se deja llevar por argucias y manipulaciones de saldo. Puede que Estados Unidos esté atravesando un momento especialmente duro para la Iglesia Católica. Pero donde hay anticatolicismo, hay también mucha gente en camino, muchos que, buscando la verdad, lograrán en su país un despertar religioso.

jueves, 8 de marzo de 2012

¿Cuál es la diferencia?


El niño de la derecha es un sujeto de derechos humanos.  El niño de la izquierda… también. El primero tiene una dignidad intrínseca: la dignidad de todo ser humano. El segundo… también.  
La vida del feto debe ser defendida siempre, y tiene una dignidad intrínseca que no se la “regala” nadie. Desde luego, no depende de que se la concedan sus padres, o los médicos, o los políticos, o el Estado, sino que es propia de su condición de persona humana.

Hoy, 8 de Marzo, Unidos por la Vida celebra el Día de la Mujer


Como en años anteriores, Unidos por la Vida nos invita a celebrar el Día de la Mujer.  Habrá un acto público en Madrid, con reparto de material informativo, en la confluencia de la calle Goya con la calle de Alcalá, enfrente de El Corte Inglés de Goya, de 6 a 9 de la tarde.
Estáis todos invitados a acudir o a participar realizando campañas en vuestras respectivas localidades. Podéis descargar material divulgativo en:

www.unidosporlavida.org  (sobre el Día de la mujer) y
http://www.nomassilencio.com/ (‘Sabías qué’ y ‘Síndrome post-aborto’)

martes, 6 de marzo de 2012

El verdugo se equivocó


Quedaban dos días para Navidad cuando una mujer gaditana, embarazada de gemelos (a través de la fecundación In Vitro), acudió a una clínica abortiva en Sevilla para abortar a uno de sus hijos. Su mayor deseo era ser madre, pero uno de los bebés, de veinte semanas de gestación, padecía un problema cardíaco y eso, hoy en día, es una condena a muerte.
La intención de los padres era matar a ese hijo “por la mala calidad de vida que iba a tener y para que así el otro bebé sano cogiera más peso y creciera mejor”. Imagino que si ambos hubieran podido hablar habrían dicho: "¡No nos hagáis favores!".
En el abortorio el “médico” se equivocó (¿Todavía hay alguien que llame “médicos” a los que matan legalmente bebés?). El verdugo se equivocó y no mató al condenado. Mató al elegido. Otros se habrán quedado por el camino de la fecundación In Vitro, intentada en ocho ocasiones. Hoy la mujer siente que le han matado un hijo (¿sólo uno?), y pide una indemnización de 214.000 euros (¡qué poco vale la vida!), para volver a inseminarse y ser... ¿madre?

domingo, 4 de marzo de 2012

Mediocridad


Pienso que hay una tendencia generalizada entre los católicos a atribuir los males de la Iglesia a los ataques de los enemigos, identificando a éstos como aquellos que desde los medios de comunicación ensucian la imagen de la Iglesia, hablan mal del Papa, atacan a la familia, extienden la pornografía, fomentan antivalores y, en resumen, distorsionan la verdad.

Mark Thompson, director general de la BBC, ha declarado recientemente que este canal de televisión británico "nunca se burlará de Mahoma, pero sí de Jesús". Los hechos lo confirman, ya que la BBC ha emitido varios programas blasfemos como «El Sexo y la Ciudad Santa», «Jerry Springer the Opera» ó «Popetown», entre otros.
¿Ataques de los enemigos de la Iglesia o mediocridad de los cristianos? Thompson, que es católico, demuestra que el gran problema de la Iglesia está en la falta de santidad de sus miembros.

jueves, 1 de marzo de 2012

Aún queda mucho camino por recorrer


En primer lugar, quiero daros las gracias a todos los que me habéis enviado palabras de ánimo para que retome el blog. Simplemente, han sido unas pequeñas vacaciones de Internet.
Hoy leo en la prensa que la revista «Journal of Medical Ethics» ha publicado un artículo en el que se afirma que los recién nacidos son «moralmente irrelevantes», por lo que son sus padres e incluso los médicos quienes deberían decidir si un bebé debe seguir viviendo o no. Afirmar la moralidad del infanticidio es una bestialidad muy propia de la sociedad utilitarista y hedonista en que vivimos. Es triste, pero la mentalidad imperante insiste en que el aborto es necesario, por tanto, es muy coherente que muchos piensen que si se puede matar a un ser humano de cuatro meses también debe ser lícito eliminarlo cuando tiene diez. De hecho, dejar morir a un niño que nace vivo tras un intento de aborto es una práctica habitual.

En nuestro país los dos partidos mayoritarios son partidarios del aborto. Y entre ambos han recibido millones de votos. Me da igual que lo llamen ‘derecho’ o que lo llamen ‘mal menor’. El resultado es el mismo: la muerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).