martes, 11 de diciembre de 2012

Necesito poco, y lo poco que necesito, lo necesito poco


Hoy en día hay más ricos que hace cincuenta años pero, desgraciadamente, hay también muchísimos más pobres. Sin embargo, esa idea de que la Navidad es una época de despilfarro a lo grande, no sólo no ha cambiado, sino que va en aumento.
Contaba José Luis Martín Descalzó que en cierta ocasión un misionero volvió a España después de pasar muchos años en la selva. Lo llevaron a unos grandes almacenes y recorrieron durante horas plantas enteras viendo maquinaria, electrodomésticos, ropa, perfumerías y supermercados. A la salida le preguntaron al religioso qué le había parecido. El respondió: “Me ha parecido muy interesante. He visto un millón de cosas que la gente con la que yo vivo no necesita en absoluto”.

No sé si era san Francisco de Asís quien decía que necesitaba poco, y que lo poco que necesitaba, lo necesitaba poco. Pues ¡olé!

10 comentarios:

Laguilon el Carnicero dijo...

Felicitaciones maravillosa página

Salvador dijo...

Creo que ese es el secreto de la libertad y de la felicidad, necesitar poco para vivir.

Porque en la medida que tú necesites menos, más libre serás, y si logras ser más libre, también lograrás ser más feliz.

Una muy feliz Navidad en Xto. Jesús.

Cordelia dijo...

Mi abuelo siempre decía que no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.
Y vivía de acuerdo a esa consigna.

TIRSO dijo...

Da en el clavo.

Belen dijo...

Buenísima la frase.

Un cariñoso saludo.

CHARO dijo...

Cuanta razón tiene esta entrada.......se compra compulsivamente y no nos damos cuenta de que no necesitamos la mayoría de las cosas que compramos.Besotes

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Hemos de reflexionar para dejar de consumir y lograr tan sólo comprar lo poco que necesitamos. Lo mucho nos es dado gratis si abrimos el corazón al Amor, la Vida y la Verdad. Un abrazo.

'Mrswells' dijo...

Muy buen post! Muy necesario porque mucha gente se deprime con las Navidad tan superficial

Otros opinan que gastar el dinero que se tiene en los demas y en celebrar lo celebrable es una muestra de amor y que en la Navidad se nos 'deja' gastar en los que lo necesitan sin complejos de culpa, ni las cadenas de la tacagneria...Esta es la mentalidad Dikensiana, desde donde yo hablo..'El cuento de navidad ' habla de un hombre que se libera 'dando' ...Pero es verdad que este cuento Lo cual aprovechan muchos comercios hoy en dia, tambien es verdad, para que les des a ellos y aumentes sus beneficios..
Paraotros comercios que estan manteniendose a flote con duro trabajo, la Navidad es una oportunidad de ser reconocidos..y de que su esfuerzo se valore

Creo que es cuestion de seguir el corazon y a la cabeza..y no a la publicidad..y que cada uno haga segun entienda, realmente no necesitamos una excusa o una epocaparticular del agno para 'dar' ...las palabras de San Francisco son muy sabias, el las podia decir, que las acompagnaba con su vida...debio ser una gran fiesta para muchos el dia que en su casa (de su padre) 'tiro la casa por la ventana'

José Miguel dijo...

Personalmente estoy plenamente de acuerdo con el comentario de xtobefree. La Navidad es una fiesta alegre porque celebramos el nacimiento del niño Dios, como consecuencia es bueno que lo celebremos haciéndonos regalos. Pero, teniendo presente que el centro de esta alegría es la Natividad del Señor. En caso contrario con o sin regalos estaremos contribuyendo a la secularización de esta entrañable Fiesta.

Alexandra dijo...

La frase es genial! :]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).