miércoles, 19 de diciembre de 2012

De masacres y lágrimas de cocodrilo


En España, a las lágrimas derramadas sin auténtico sentimiento, las llamamos lágrimas de cocodrilo. Es cierto que nunca se puede juzgar lo que pasa en el alma de otras personas, pero qué duda cabe que nos quedamos con la impresión de lo que vemos. Y el otro día, observando al Presidente Obama en televisión hablando de la tragedia de Connecticut, la impresión que tuve fue la de estar viendo a un gran cocodrilo con colmillos monumentales bien afilados y relamiéndose por las víctimas que se ha zampado, al tiempo que hipócritamente lloriqueaba mientras decía que "la mayoría de los que murieron eran apenas unos niños con toda su vida por delante".
Muy cierto. Veinte niños y ocho adultos que perdieron su vida a manos de un demente. Pero parece que al Presidente no se le ocurre que también tienen toda su vida por delante los niños que a diario mueren en EEUU víctimas, no ya de un enfermo mental, sino de sus propias madres, de médicos y personal sanitario, con la complicidad de las leyes y la colaboración económica del Estado.

Desde que Obama llegó al poder, ha habido varias tentativas de sacar adelante leyes protectoras de la vida que no han llegado a nada porque el Presidente se ha opuesto a ellas. Una de estas leyes es la conocida como Pain-Capable Unborn Child Protection Act (Acta de protección del niño no nacido capaz de experimentar dolor), que pretendía prevenir el aborto a partir del momento en que el no nacido puede sentir dolor, y que no salió adelante por el veto de Obama.
El Presidente norteamericano quiere tomar medidas para prevenir que cualquier loco pueda agarrar un arma y entrar en un colegio provocando una masacre. Me parece bien. Pero Obama no tiene la menor intención de actuar para evitar que los niños que todavía no van al colegio, los que aún se encuentran en el seno de sus madres, vivan seguros y no sean asesinados.

7 comentarios:

'Mrswells' dijo...

Tambien son victimas de un demente..o deunademencia generalizada

torquiles dijo...

Y en España, por desgracia, otro tanto. Cada vez que hablan de los niños, pienso en los que matan tan cruelmente antes de nacer y me da una tristeza...

CHARO dijo...

Tienes razón este presidente debería derramr lágrimas por tanto niño asesinado por su propia madre y que por muy terrible que haya sido el asesinato de tantos niños en su cole por ese demente, hay que reconocer que al fin y al cabo no les unía nungún parentesco, más terrible nos tendría que parecer que una madre asesine a su hijo y son ya demasiadas las que lo hacen sin que por ello cause ningún sentimiento de pena.Besicos

quedateenminube dijo...

¡estoy a favor de la vida! saludos

Sancho dijo...

¿Es el responsable de la muerte de cientos de miles de niños y quiere hacernos creer que llora por la muerte de veinte?

Antonio dijo...

Pues si amigos lo que yo os decia antes, no matan las armas, lo que mata es un "corazón de piedra", y por desgracia todo nos conduce a eso, a ser insensibles ante el dolor ajeno.La crisis económica tambien viene por esto. Es la era del EGOISMO FEROZ.

Pepe dijo...

De todas formas como dicen nuestros amigos más arriba, da igual del partido que seas, liberal o conservador, ahora el aborto lo defienden todos...

Para cuando alguien con ideas honradas acabará con esta lacra? mucho me temo que los que pudieran hacerlo, no les interesa la política. Y si alguna vez lo intentasen, al segundo día se irían por la corrupción y las mentiras.

Es indecente.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).