sábado, 29 de diciembre de 2012

Cómo ganar 49.000 euros pasando el rato


Recuerdo que de niña, a veces, en medio de la clase de mates, jugaba con mi compañero de pupitre a los barquitos (ahora lo llaman guerra naval). Por supuesto disimulábamos y hacíamos como que seguíamos la clase, pero en realidad estábamos pendientes de hundir los submarinos y las fragatas del oponente.
Exactamente igual actuaban los diputados regionales del Partido Popular en la Asamblea de Madrid, Bartolomé González Alcaide y María Isabel Redondo, mientras se procedía  a la aprobación de la Ley de Medidas Fiscales para 2013. Bueno, igual, igual… no. Porque nosotros éramos niños de once años y estos señores son unos políticos que no están ahí sentados para tocarse las narices o jugar a “Apalabrados”, sino que reciben dinero del contribuyente y se supone que lo representan.

Mientras el resto de españoles se rompen el lomo para comer y sudan su sueldo, además de pagar más impuestos (medida del Partido Popular), estos representantes del pueblo reciben móviles y tabletas para facilitar su trabajo y los utilizan para jueguecitos. Se ve que se aburren los pobrecillos, todo el día ahí sentados como parásitos que son, chupando del bote. Rajoy ha facilitado los medios para que las empresas y la Administración puedan despedir a sus empleados, bajarles el sueldo, quitarles las pagas extra y dejarlos en la calle. Pero a sus diputados, que nadie los toque. ¿Han dimitido de su cargo? ¿Han sido expulsados del partido por tomarse a pitorreo los problemas de los ciudadanos? Que yo sepa, nada de nada.
Ignacio González, Presidente de la Comunidad de Madrid, ha declarado en plan paternalista: "Son conscientes del error que han cometido y han pedido disculpas. Es muy lamentable. Estoy muy seguro de que no se va a volver a producir". Y ya está. Los nenes no se han portado bien, pero han dicho que lo sienten. Bartolomé González Alcaide, además de dedicarse a hacer el tonto durante las sesiones parlamentarias, es el presidente del PP de Alcalá de Henares y miembro del Comité de Dirección del PP de Madrid.

Un diputado de la Asamblea de Madrid cobra 3.503’46 euros brutos al mes como salario base en 14 pagas, un total de 49.000 euros al año, más pluses: 1.825’83 euros si se es portavoz de grupo, 1.457’54 euros por estar en junta de portavoces, 846’97 euros por ser portavoz de comisión. Y el 20% del sueldo no tributa IRPF. En Madrid hay un diputado regional por cada 50.300 habitantes, y se dedican a eso, a pasar el rato.

6 comentarios:

Gonzalo dijo...

¿Para que hacen falta tantos diputados, tantos parlamentos, tantas administraciones,...?

Pero esa fue la "democracia" que "nos dimos"...

Anónimo dijo...

El pp ha bajado pensiones, ha quitado medicamentos, ha subido impuestos,.. pero estos parásitos siguen cobrando por estar ahí ¿dicen que no volvera a ocurrir y se acabó? como mínimo deberían pagar una multa por tomar el pelo al contribuyente:(

braveheart dijo...

España es una monarquía plagada de repúblicas. Demasiado caro...

Mori dijo...

Yo creo que estas cosas no son un error salen para distraer la atención, y que no hablemos de las medidas que toman. Excepto cuando se duermen

CHARO dijo...

No puedo entender que después de tal comportamiento no se les haya obligado a dimitir o mejor aún no se les haya expulsado de todo cargo político de por vida ¡¡¡¡no nos merecemos la casta política que tenemos!!!Besicos

Pro Live dijo...

Están jugando a los barquitos porque los del Psoe ni se han presentado a trabajar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).