sábado, 22 de diciembre de 2012

Abortista se convierte en defensora de la vida gracias a su hija discapacitada


Stephanie Spidell es una heroína. Madre soltera de cinco hijos, una con necesidades especiales, ha acogido también a un sobrino después de que su hermana fuera asesinada. Sola y con seis niños, Stephanie se negó a abortar cuando los médicos se lo propusieron en su último embarazo, tras comprobar que la hija que esperaba padecía una malformación cerebral ‘incompatible con la vida’. Le aseguraron que, incluso si su embarazo llegaba a término, la niña sólo viviría unas pocas horas o, en el mejor de los casos, un máximo de seis meses. Esa niña es Khya, y hoy tiene dos años.
Stephanie, como tantas otras mujeres, fue presionada para abortar ‘por compasión’. Sin embargo, desde que supo que la niña padecía una discapacidad, tuvo muy claro que su hija, con sus problemas y su enfermedad, era alguien que merecía vivir y recibir amor.

Stephanie admite que no siempre fue una defensora de la vida. Estando soltera, y también durante un matrimonio anterior, tuvo varios abortos voluntarios. Hoy reconoce que aquello fue un terrible error; esa es una de las razones por las que se siente tan contenta de haber dado a luz a su hija Khya. Consagrándose a ella y a sus otros cinco hijos, Stephanie ha encontrado la paz y dice: “Khya nos ha enseñado a todos tanto sobre la fe, la esperanza y el amor, que doy gracias a Dios porque me ha escogido para ser su madre”.
Finalmente, Stephanie Spidell declara que quedó impresionada cuando leyó las estadísticas sobre el aborto de mujeres afroamericanas. Como os he comentado en otras ocasiones, en EEUU, desde 1973, más de diez millones de niños afroamericanos han sido abortados. Un embrión de raza negra tiene tres veces más posibilidades de ser abortado que un embrión de raza blanca, lo cual tiene claras connotaciones racistas. Stephanie cuenta hoy su historia con la esperanza de cambiar los corazones de otras madres.

5 comentarios:

CHARO dijo...

No importa lo que se haya hecho si el arrepentimiento es sincero y se da un cambio tan radical cómo el de esta señora.Besotes

Luisa dijo...

¡Feliz Navidad!
Besos

Carlos dijo...

Estos testimonios son impagables. Que cosa mas grande arrepentirse de tantos abortos al tener una hija con un problema tan grave. ojalá todos fueramos capaces de reconvertirnos así cada día.

Elige te deseo una feliz Navidad y que este blog siga adelante durante mucho tiempo. ¡Un abrazo! ¡Feliz Navidad!

Alfonso dijo...

Los caminos de Dios son admirables.

Juanjo dijo...

Testimonio impactante el de esta mujer que reconoce haber matado a sus propios hijos y que cambia a raíz de conocer el sufrimiento. Dice mucho de lo que hay en el fondo del alma humana, capaz de lo peor, pero también capaz de cambiar y hacer grandes sacrificios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).