viernes, 30 de noviembre de 2012

Un gesto de caridad que conmueve


El mundo está hambriento de caridad. Así se explica que esta fotografía, tomada por una turista en Nueva York, haya dado la vuelta al mundo.
En ella, Lawrence DePrimo, oficial de policía neoyorkino, entrega unas botas a un indigente descalzo sentado en Times Square en la noche del 14 de noviembre. Al parecer, durante su ronda nocturna el agente de policía observó que el mendigo estaba sentado en la acera sin zapatos a pesar del intenso frio. Sus pies estaban enrojecidos y llenos de ampollas. Sin pensarlo dos veces, DePrimo compró unas botas y unos calcetines en una tienda cercana y se los entregó al indigente ayudándole a ponérselas.

Una turista de Arizona tomó la fotografía con su móvil y la envió al departamento de Policía de Nueva York que decidió publicarla en su página oficial de Facebook. Desde entonces, este gesto de caridad operativa ha conmovido a miles de internautas. La fotografía ha sido compartida más de 100 mil veces y tiene más de 23 mil comentarios.
«Muchos dones y gracias tanto de virtud como de otras cosas espirituales y corporales (…) las he dado con tanta diferencia y no las he puesto todas en uno, para que así estéis por fuerza obligados a ejercer la caridad unos para otros, aunque bien habría podido proveer a los hombres de todo lo que necesitaban tanto en el alma cuanto en el cuerpo; pero quise que uno tuviera necesidad del otro y así fuesen administradores míos en administrar las gracias y dones que han recibido de mí». 

(Del «Diálogo» de santa Catalina de Siena).  

10 comentarios:

Sancho dijo...

En una ciudad como Nueva York, la gente casi ni mira al que tiene al lado. Aquí en España pasa lo mismo. ¡¡Que bien hizo esa turista en fotografiar el momento!!

Alexandra dijo...

Me encanta esta foto :)) Es ejemplar, ya que no es un policia ayudando a un indigente, sino un chico joven gastando su dinero en una persona necesitada. Si todos hicieramos eso...

Anónimo dijo...

un gesto conmovedor

Angelo dijo...

Me ha encantado cuando he leído la noticia. Sirve, para seguir alimentando mi confianza, en que este mundo puede cambiarse, y que hay gente dispuesta a llevarlo a cabo.
Un abrazo

Antonio dijo...

Pues a mi este compi arrodillado así de esa manera me recuerda el lavatorio de los pies de Jesus a sus dicípulos..........mientras ellos discutian sobre quién se sentaria a su derecha durante la cena.........
O no, quizá se parece a la adoración de los Magos......
no se, da para pensar todo el dia.............LO HARÉ.
GRACIAS ELIGELAVIDA.

Clo dijo...

Ha dado la vuelta al mundo por la sed de caridad que hay en él.
Si todos tuviésemos caridad con el hermano no sería tan extraño ni conmovería tanto quizá, si fuese habitual no habría tanta sed de Amor.

En el diálogo de Sta Catalina se entiende mejor. El Señor quiere que saquemos lo mejor de nosotros y amemos con su amor, pero nosotros utilizamos sus dones en nuestros propios beneficios. Luego llegará el juicio de los talentos.



Belen dijo...

Bien merece una entrada,gracias elige.

Un cariñoso saludo.

elsillóndepapá dijo...

Pues resulta muy llamativo en una ciudad como ésta y más aún en un policia, que tan mala fama dicen que tienen por ahí. Ojalá cunda el buen hacer de este hombre y todos nos concienciemos de que con poco se ayuda mucho. Un abrazo

Teresa dijo...

Que acertadas las palabras de santa Catalina de Siena. Por algo los unos tenemos necesidad de los otros.

Maria del Rayo dijo...

Las palabras convencen pero el testimonio arrastra.
Cuanta enseñanza por seguir.
Gracias!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).