sábado, 3 de noviembre de 2012

Técnicas que parecen puestas al servicio de la vida son en realidad atentados contra la misma

 
En los últimos días este blog ha recibido varios comentarios en entradas dedicadas al tema de la fecundación in vitro (FIV), donde se me acusa de ‘juzgar’ a aquellos que la practican. Son frases absurdas como “no juzguen y no serán juzgados”, “seguro que Dios los habrá bendecido con cientos de hijos”, “no saben del drama de las parejas estériles”, “soy católica y mi director espiritual dice que no lea más este blog”, etc. En lugar de publicarlas en los comentarios (todas son anónimas) prefiero responder a ellas aquí.  

La intención de las entradas dedicadas a la fecundación in vitro jamás es la de juzgar a quienes han practicado estas técnicas. Cada cual tiene su conciencia. Ahora bien, me parece fundamental que las parejas que tienen intención de recurrir a la FIV estén informadas de las prácticas que conllevan estas técnicas que, aparentemente, ‘parecen’ puestas al servicio de la vida, cuando en realidad dan pie a atentados contra la misma (Evangelium Vitae). Creer que todo está justificado por el deseo de tener hijos, o por el sufrimiento de padecer algún tipo de esterilidad, es absurdo.
Las técnicas de reproducción artificial conllevan la realización de actos inmorales como son la separación de la procreación del acto conyugal, aplicación de la eugenesia, selección de embriones a implantar, descarte de embriones ‘sospechosos’ de no ser perfectos, trato inmoral a los embriones sobrantes, crioconservación de individuos de la especie humana, investigación con embriones sobrantes, reducción embrionaria, es decir, aborto de embriones en embarazos múltiples, diagnóstico preimplantatorio, aplicación de métodos de intercepción y contragestación, etc.

Nadie, ni siquiera una persona que padece esterilidad, tiene derecho a fabricar embriones a la carta, a practicar la eugenesia con ellos, a decidir quien vive o quien muere, a congelar embriones (aunque estos sean sus propios hijos), a descartarlos y darlos para la investigación, a abortarlos en caso de embarazo múltiple, a tratarlos, en resumen, como un objeto. Por no hablar de otras prácticas que surgen de la FIV: maternidad sustitutoria o de alquiler, tráfico de embriones, compraventa de óvulos o esperma, intentos de hibridación, clonación humana, y que procuraré tratar en próximas entradas.

3 comentarios:

Leonor dijo...

Que cruda puede ser la verdad y cuan difícil de aceptar en algunos casos. Mi esposo y yo entregamos 3 hijos al cielo, y me diagnosticaron algún grado de infertilidad, que ni los mismos médicos logran definir. Tristemente, me recetan medicamentos que NO resuelven la enfermedad, porque NO hay investigación científica al respecto en mi país, pero SI OFRECEN procedimientos que matarían mis propios hijos... "DIOS ME BENDIJO CON 3 HIJOS" y le agrego que también ME BENDIJO CON LA INFERTILIDAD QUE PADEZCO, porque aunque pareciera que me resulta más difícil ir por la vida SIN HIJOS PROPIOS, descubro mi fragilidad incomprensible para la ciencia como un maravilloso don para el mundo. Reconozco que mi "LEGÌTIMO DESEO DE SER MADRE", es una fuerza en mi interior pero NO ME DOMINA AL EXTREMO DE ACEPTAR TÉCNICAS QUE MATAN LA VIDA. Al final, una comprende que ser madre o padre, NO ES UN DERECHO, ES UN REGALO DIVINO, porque sino fuera así, desde el inicio del ser humano nos fabricaríamos en laboratorios..., sin necesidad del compromiso y la responsabilidad de las relaciones humanas como sucede en la actualidad. Se cumple la ley del menor esfuerzo, entre más fácil mejor, pero si hay dolor, entonces evitemoslo al máximo...

eligelavida dijo...

Leonor, muchas gracias por tu testimonio. Habla por sí solo. Mucho ánimo.

AleMamá dijo...

Es impresionante la tergiversación que puede sufrir el Evangelio. Con sacar citas de contexto y largártelas por la cabeza creen que ya están canonizados. También me ha pasado, como lo que el sacerdote aquél me dijo: "Amad y haced lo que querais" ¡y yo le pedía consejo sobre qué hacer con una pareja de amigos que habían tomado mi casa para verse a escondidas de sus esposos! Aún no me prepongo.

Saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).