lunes, 12 de noviembre de 2012

El lugar más parecido al infierno


Hoy he leído la triste historia del Dr. James Peters, un anestesista australiano que ejercía en un abortorio y que en el plazo de año y medio llegó a contagiar a 55 mujeres de hepatitis C. Según ha declarado en el juicio, primero se inyectaba a sí mismo fentanyl, un potente opiáceo, y después, a sabiendas de que sufría de hepatitis, utilizaba la misma jeringa con las mujeres. Hay que decir que este hombre había sido condenado anteriormente por abuso de drogas y posesión de pornografía infantil.
Un abortorio, que no es otra cosa que un negocio donde se matan niños a cambio de dinero, especializado en abortos tardíos, es decir, en asesinar a niños mediante la técnica de aborto por nacimiento parcial. Se extrae la cabeza del bebé, se le introduce un arma letal en la nuca para destrozarle la médula espinal y se le mata. Algunos, no obstante, nacen vivos y son abandonados sobre una mesa sin atención médica, morfina o calmantes, hasta que mueren.  Madres que acuden a desembarazarse de sus hijos y, en el proceso, son contagiadas de hepatitis C por un médico drogadicto, consumidor además de pornografía infantil…

No sé si vosotros podéis imaginar algo más parecido al infierno que un lugar semejante.

14 comentarios:

Pepe dijo...

Que Dios tenga misericordia de su alma porque le veo muy mal...

elsillóndepapá dijo...

El diablo anda suelto y ya sabemos donde está una de sus moradas, el mal solo genera más mal.

Salvador dijo...

Posiblemente el infierno sea mucho peor, pero sí, desde nuestra perspectiva es lo más parecido.

Desde que el hombre da la espalda a Dios, aparta de él toda inclinación al bien, y, por el contrario, nacen en su corazón la malicia, el egoísmo extremo y toda disposición a pensar solo en él y nada más que él.

Así se dispone a cometer todo acto de atropellos y malicias que no imaginamos. Es el caos encarnado en la vida.

Unamos nuestras oraciones para que el Señor ilumine esas mentes turbadas y distorsionadas por la dureza de corazón.

Teresa dijo...

terrible..

John F dijo...

Así es... Dios tenga Misericordia, pero yo diría que Dios tiene Misericordia, ojalá este hombre se entere y se confíe a esa Bondad de Dios...

CHARO dijo...

Lo has descrito muy bien....un auténtico infierno.Besotes

gosspi dijo...

El infierno tiene cara eh?....me duele el alma cuando nos cuentas estas atrocidades.....Claro que del mal siempre la Gracia llega y lo cambia todo en Bien...quiero entrar en ese >Misterio esta noche.....

Clo dijo...


Es horrible...
me recuerda a Maeso, un anestesista que hizo lo mismo en Valencia, en hospitales públicos, contagiando a muchos durante años (en operaciones de otra índole,eso sí). La desgracia tocó a nuestra familia.


Belen dijo...

¿Por que Dios tiene que tener misericordia de tipos como este...que ni se arrepienten?

Un cariñoso saludo.

Salvador dijo...

Porque es su hijo también, y su muerte y misericordia también le alcanza.

Todos somos pródigos y a todo espera el Señor. ¿No hemos hecho cosas malas nosotros? ¿Y nos perdona nuestro Padre Dios? ¿Cómo no va a perdonar a esta persona también?

La gravedad de la pena solo a Dios le incumbe y Él sabrá por qué.

La muerte y resurrección de nuestro Señor Jesús tiene sentido porque abarca a toda la humanidad por muy graves que sean las faltas cometidas. No hace distinción ni con los que se creen buenos y con los que se creen muy malos.

Posiblemente estará más pendiente de aquellos que más lo necesiten. De los que están perdidos y extraviados.

Dios es un Padre paciente y misericordioso y siempre nos estará esperando hasta que se acabe nuestra libertad. Mientras tendremos esperanza y remedio.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

AleMamá dijo...

No me puedo imaginar nada más diabólico que matar niños inocentes, en sus cuerpos o en sus almas, y este ser incalificable por sus vicios y maldad hacía las dos faenas; los demás vicios son un detalle al lado de tamaña maldad.

Alfonso dijo...

A mi me parece algo diabólico, y como católico creo que Dios puede perdonarlo todo. Pero también creo que es preciso para ello el arrepentimiento.

Alfonso dijo...

Recuerdo el caso que menciona Clo. Un ejemplo también increíble de negligencia y maldad. Siento mucho lo de tu familia. Un saludo.

Romina Palacios dijo...

Estoy de acuerdo que es algo diabolico y dios sólo perdona a aquel q se arrepiente de todo corazón... No puedo creer todavía hasta donde llega tanta maldad...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).