domingo, 4 de noviembre de 2012

Fortalecer la conciencia social sobre la necesidad de defender la vida


Siempre, a lo largo de la historia, se ha producido el ataque del hombre al hombre, el homicidio y el asesinato. Nuestro tiempo, sin embargo, entiende estos actos de forma peculiar, y legaliza lo que invariablemente era considerado delito, transformándolo en ‘derecho’.
Las leyes que legalizan el aborto, la eutanasia, la fecundación in vitro, la experimentación con embriones humanos, la esterilización y la eugenesia son casi una necesidad social impuesta por la mentalidad utilitarista que rige en nuestros ambientes.

De ahí que sea tan importante potenciar a través de los medios de comunicación, las redes sociales, las escuelas y universidades y, por supuesto, la educación en la familia, el respeto a la vida. La labor que intentamos hacer desde blogs, webs, asociaciones, etc. no es otra cosa que fortalecer la conciencia social sobre la necesidad de defender la vida y la dignidad del ser humano desde la fecundación hasta la muerte natural, conscientes de que "no es posible construir el bien común sin reconocer y tutelar el derecho a la vida" (Evangelium Vitae).

1 comentario:

Carlos dijo...

Por lo que veo si que ha surgido en las redes una mayor concienciación sobre este asunto, aunque los detractores de la cultura de la vida son siempre mas, y perdonad el pesimismo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).