martes, 27 de noviembre de 2012

El me escogió para ser


"Antes de haberte formado yo en el vientre, te conocía." (Jer 1, 5)

Nuestras mentes no pueden comprender cuán especial es cada alma para Dios. No entendemos la dignidad de ser elegidos por su Bondad para vivir, pensar, conocer, ver y amar.

No somos por casualidad — hemos sido elegidos por Dios para existir. Antes de que el tiempo comenzara, Dios nos escogió a cada uno y esta elección fue deliberada. Dios vio a todos los posibles seres humanos que podría crear a lo largo de la historia del mundo. Sobre los posibles billones de seres humanos que pudieran existir en la mente de Dios — su Ojo se fijó en cada uno de nosotros y entonces se detuvo y dijo: " Tú serás." Vio a todos los que podrían haber sido y decidió que no serían. Su providencia nos puso en un tiempo y estado de vida que pudiera extraer nuestro mayor potencial.
Nos dio a cada uno talentos especiales, dones y virtudes naturales, destinados todos ellos hacia un conocimiento más profundo de Él mismo. Incluso aquéllos cuyas circunstancias les impiden conocerlo directamente, poseen una convicción profunda de Su existencia y providencia.

Nos colocó a cada uno un sistema de radar interno que nos advierte del peligro y nos garantiza intuitivamente Su cuidado, para que nunca estemos alejados de Él y no nos privemos del conocimiento de Su existencia.
La Mano que nos formó a cada uno dejó Su impronta en nuestras mentes y almas, porque Él nos hizo a Su propia imagen. El alma que Él insufló sobre esta obra de Sus Manos —nuestro cuerpo— fue grabado con algo de Su amor — Su poder creativo — Su fuerza.

Nosotros reflejamos Su eternidad, una vez que Su voluntad nos llamó de la nada, nos convertimos en inmortales — nuestra alma nunca morirá.
Autora del texto: Madre Angélica
Fuente: ewtn.

4 comentarios:

CHARO dijo...

Me gusta el texto de esta religiosa que por cierto me encanta esa sonrisa de felicidad que tiene.Besotes

Sinretorno dijo...

Tú sí que eres buena, elige, y perseverante en la sana doctrina con ocasión y sin ella. Gracias..

Salvador dijo...

Muy buena reflexión, y creo que con ella se puede vislumbrar que nadie se puede arrogar el derecho a decidir la vida de esos niños ya creados por Dios desde la eternidad.

Pero me gusta mucho, porque coincido totalmente esa última frase: "Nosotros reflejamos Su Eternidad, una vez que Su Voluntad nos llamó de la nada, nos convertimos en inmortales - nuestra alma nunca morirá.

Y es que hemos nacido para ser felices y eternos. Tontos aquellos que no lo intentan y lo desprecian, sobre todo conociendo a un Padre tan misericordioso como el Padre que nos presentó Jesús.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Cordelia dijo...

Es muy bonito, gracias

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).