miércoles, 24 de octubre de 2012

«Las parteras que temían a Dios»


Explica el Papa Juan Pablo II en la encíclica Evangelium Vitae que las leyes no pueden legitimar crímenes o atentados contra la vida humana. Estas leyes «no sólo no crean ninguna obligación de conciencia, sino que, por el contrario, establecen una grave y precisa obligación de oponerse a ellas mediante la objeción de conciencia».

La Iglesia católica siempre ha tenido muy claro que es necesario, por el bien del orden y la paz, obedecer a las autoridades públicas legítimamente constituidas. Sin embargo, también enseña firmemente que «hay que obedecer a Dios antes que a los hombres».

La encíclica pone un ejemplo de resistencia a la autoridad ante una orden injusta:
En el Antiguo Testamento se habla de las comadronas de los hebreos que en Egipto se opusieron al faraón cuando éste ordenó matar a todo recién nacido varón. Ellas «no hicieron lo que les había mandado el rey de Egipto, sino que dejaban con vida a los niños». Con ello arriesgaban su propia vida. Juan Pablo II señala el motivo profundo de este comportamiento, de donde proceden la fuerza y el valor para resistir las leyes injustas de los hombres: «Las parteras temían a Dios».   

3 comentarios:

Teresa dijo...

No recordaba este episodio del Exodo pero me parece muy curioso que aparezca relatado en la encíclica. Gracias por traerlo a la memoria.

Alfonso dijo...

Muy interesante. El respeto a la vida inocente por encima de la propia seguridad. Para católicos, para judios, para todo el que respete la ley natural.

Felicidades por el blog, lo encuentro cada día más agil e interesante.

Salvador dijo...

El problema radica en que en esta cultura que vivimos la voz del Papa no se escucha, y les importa poco que diga lo que diga.

Incluso muchos creyentes la ponemos en duda. Estamos alejados de Dios y hemos perdido toda referencia del bien, y por supuesto, del valor de la vida.

Se confunde lo normal con lo común, y hoy abortar y matar parece algo común, pero para un creyente no es eso lo normal.

Lo normal es el amor vivido desde nuestro Padre Dios. Amor que se derrama en los hombres y su bien. Y eso, al parecer, lo tenían muy claro las parteras hebreas.

Revisemos nuestros criterios y interpelémosno si estamos dispuesto a defender la vida incluso arriesgando nuestra muerte.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).