lunes, 15 de octubre de 2012

«Marines de la Iglesia»


La que veis en la fotografía es Kathleen Gilbert, periodista norteamericana que durante tres años ha dirigido la página LifeSiteNews, una web dedicada a la defensa de la vida y de la dignidad del ser humano. Ayer domingo, Kathleen abandonó el mundo para recluirse entre las que ella misma denomina «marines de la Iglesia», en el monasterio de carmelitas descalzas de Buffalo, en el estado de Nueva York.

No toda su familia es católica. Su padre es presbiteriano, pero eso no ha impedido a Kathleen recibir una buena formación religiosa y seguir su vocación. Hay que decir que siendo periodista especializada en el tema de la cultura de la vida defendía la naturaleza espiritual de su trabajo, y hoy afirma que éste fue un paso previo al de entrar en la vida religiosa.

¿Y cuál es la vocación de carmelita? Muy fácil, Santa Teresa, cuyo día por cierto hoy celebramos, la describía diciendo que «el Carmelo es un cielo, si lo puede haber en la tierra, para quien se contenta de sólo contentar a Dios».

8 comentarios:

CHARO dijo...

Un ejemplo admirable, ¡¡ójala y hubiera muchos así!! Besotes

Rafael dijo...

Elige, pues ya sabes... ;D

AleMamá dijo...

¡Maravilloso! desde su voluntario encierro hará mucho bien.

Teresa dijo...

¡Precisamente en vísperas de Santa Teresa de Jesús! Una gran noticia.

eligelavida dijo...

jajaja... Rafael, yo ya estoy en otro 'grupo de élite', el del matrimonio!

eligelavida dijo...

Teresa, Muchísimas felicidades!!

Belen dijo...

Me impresiona la entrega de estas jóvenes vidas.

Un cariñoso saludo.

Salvador dijo...

Me impresiona el cómo descubrir esta llamada concreta o vocación. Sobre todo venida de alguien que está cumpliendo con una misión tal es defender la vida.

¿Cómo llegar a descernir tal decisión? ¿Cómo descubrir que es eso lo que me pide Dios?

La reflexión da para mucho. No es cuestión de alargar el comentario.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).