domingo, 21 de octubre de 2012

Kateri Tekakwitha, la primera santa "piel roja"


En estos tiempos de persecución religiosa es reconfortante saber de personas que, a pesar de vivir en circunstancias adversas y sufrir todo tipo de abusos por su fe, supieron mantenerse firmes en su fidelidad al Evangelio.
Hoy la Iglesia canoniza a Kateri Tekakwitha, la primera santa indígena americana, una piel roja nacida en 1656 en Ossessrnon (actual estado de Nueva York). Su madre, una india algonquina cristianizada fue raptada por los iroqueses y casada con un jefe mohawk pagano. A los 4 años de edad, Kateri perdió a sus padres y a su hermano en una epidemia de viruela. Aunque ella sobrevivió, quedó con cicatrices en el rostro y problemas de visión. De ahí su nombre indígena, Tekawhitha, que en iroqués significa “la que tropieza con las cosas”. A los 20 años fue bautizada y poco después hizo voto de castidad y dedicó su vida a Jesucristo. Murió a los 24 años en Caughnawaga, Canadá. Sus últimas palabras fueron: ¡Jesús, te amo!

Beatificada por el Papa Juan Pablo II, esta mujer de origen mohawk, es hoy ya santa de la Iglesia Católica.

5 comentarios:

Belen dijo...

¡¡Magnífico!!

Un cariñoso saludo :)

Clo dijo...

Leyendo vidas de santos siempre mepregunto hasta dónde llegaría mi fe en situaciones tan adversas....

¡Qué alegría saber que hay un ejército de santos intercediendo por nosotros ahí arriba!

saludos Elige

Teresa dijo...

Es impresionante que personas tan jóvenes en un entorno poco culturizado en lo que era la cristiandad llegaran a conocer a Cristo y a dar su vida por el.

Esa es la labor que los misioneros han realizado durante siglos!!!

Rafael dijo...

El indio Juan Diego Cuauhtlatoatzin lleva ya unas cuantas lluvias canonizado, y es anterior.

Alfonso dijo...

Recuerdo ahora una fotografía de Juan Pablo II saliendo de una tienda india en uno de sus viajes apostólicos :D La Iglesia está con todos y en todas partes hace falta el ejemplo de los santos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).