lunes, 8 de octubre de 2012

Homosexualismo político


En Londres, ciudad en la que con frecuencia desde los autobuses se hace publicidad que ofende a los cristianos, se han prohibido, en distintas ocasiones, anuncios que hablan de terapias para la homosexualidad.
California (EEUU) no es que prohíba la publicidad, es que prohíbe directamente que los padres puedan recurrir a un psicólogo o terapeuta si observan que su hijo, menor de edad, tiene tendencias homosexuales. Lo consideran un abuso psicológico contra el menor y, por ley, obligan a no darle tratamiento. Esta norma, que entrará en vigor en enero de 2013 se extenderá, sin duda, por otros Estados. Representantes del lobby gay afirman que se trata de “una medida de protección para evitar que los padres hieran a sus hijos sometiéndolos a una terapia como si la homosexualidad fuera una enfermedad”. En otras palabras, el homosexualismo político avanza, y logra que la ley conculque  el derecho de los padres a educar a sus hijos o a facilitarles un determinado tipo de tratamiento médico, y el derecho de los menores a recibir ayuda psicológica.

En los colegios e institutos poco a poco se van introduciendo argumentos a favor de este grupo poderoso que ya domina el cine, la televisión, la prensa y las redes sociales. Se enseña a los niños a calificar de ‘homófobos’ a los compañeros o padres que no están de acuerdo con el estilo de vida que promueven. La cuestión es: ¿Cómo es posible que este homosexualismo militante tenga tanto poder como para imponer su ‘estilo de vida’ y su ‘ideología política’, pues eso es lo que es, al resto de la sociedad?

6 comentarios:

'Mrswells' dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Armando dijo...

Dar nuestra opinión, es un derecho fundamental en nuestra libertad.
Por lo que la libertad del otro, es también su más preciado don. Dejando a un lado ideologías, religiónes o cualquiuer otra forma de expresiónes o creencias humanas,
estoy de acuerdo contigo en que los cristianos estamos siendo atacados por muchos frentes.Ya lo predijo Cristo.
Pero de la misma forma,nos dejó el legado de su comprensión hacia ese género humano, del cual tomó su naturaleza para estar a nuestro nivel.Es más, su íntima integración entre nosotros, su misericordia su perdón y la exaltación de su amor, acaban con cualquier desvío de esta humanidad peregrina, que al final, sabrá encontrar los brazos acogedores y amantes de Padre Dios.
UN FUERTE ABRAZO.

CHARO dijo...

Esa misma pregunta me la hago yo y la verdad que no encuentro la respuesta.Hay ocasiones que hasta me siento marginada por ser "hetéreo". Besotes

Militos dijo...

Por lo general los cristianos respetamos la libertad de expresión, algo que no suelen hacer con nosotros y nuestras creencias.

Elige, me gustaría que vieras el blog que acabo de recomendar en el mío, creo que te gustará.
Un beso

xtobefree dijo...

Buenos días Eligelavida. Como pasa con el aborto algún día estos mísmos sujet@s acabarán inscribiendo la heterosexualidad en la lista de enfermedades mentales de la OMS. A los homosexuales cercanos hay que recomendarles leer el blog "El Cielo de Soar" Un abrazo.

gosspi dijo...

Pienso que este engaño va extendiendose porque en su momento no se hizo lo adecuado...
el Amor a estas personas, que lo necesitan mas que nadie, está tomado por el maligno.....haciendoles ver que Dios es el Unico ser que puede Amar no se les dá a conocer con Misericordia. Cuanto hay que rezar!!!! y ayunar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).