domingo, 30 de septiembre de 2012

Vidas que gritan


«Miren ustedes atentamente la fotografía. La joven que allí aparece arrodillada tiene 20 años de edad, y era, hasta el pasado sábado, estudiante de Historia. Pocos días antes, el jueves, me comentaba: “No sé cómo será mi vida sin el iPhone”. Ya sé que podría haber dicho “sin mis padres”, “sin mis amigos”, “sin mis hermanos”… Pero ella tiene un magnífico sentido del humor, y sabía que la frase tenía miga. La tiene. En todo caso, esa joven lleva cinco días sin el iPhone, sin fumar, sin sus padres, sin sus amigos, sin sus hermanos…

El sábado pasado, a las 12 de la mañana, esa joven ingresó en un Carmelo con la intención de pasar entre esos muros el resto de sus días y ser enterrada allí hasta que Jesucristo la despierte. Será, por voluntad propia, y en respuesta a una llamada divina, pobre de solemnidad. Pasará los inviernos sin calefacción ni agua caliente, sin más calzado que unas alpargatas que dejan al descubierto gran parte del pie; y los veranos los pasará dentro de un hábito de lana de casi 9 kilos de peso. Durante el día apenas hablará, salvo con Dios y de Dios. Trabajará y rezará de la mañana a la noche, y, finalizado el día, dormirá sobre un jergón de paja las pocas horas que el trabajo y la oración le dejen al sueño.

¿A quién va a beneficiar esta joven con semejante género de vida? ¿A quién va a hacer feliz? ¿Qué va aportar a sus semejantes o a la sociedad? ¿Qué motivos tenemos los demás para alegrarnos cuando una vida en su lozanía se encierra entre unos muros para no salir jamás de allí?  ¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Para qué sirve?»
Si os interesa responder a estas preguntas, os recomiendo continuar leyendo esta entrada en el blog de su autor, el sacerdote José-Fernando Rey Ballesteros, que relata una historia real e intenta dar respuesta a estas cuestiones.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

EN MI CONCEPTO, PERO PUEDO WESTAR EQUIVOCADA. HAY MUCHAS FORMAS DE SERVIR A DIOS, YA SEA EN LA VIDA RELIGIOSA, O CASADA O SOLTERA, PERO QUE SIEMPRE ESTÉ PENSANDO EN UNA ENTREGA A SUS SEMEJANTES. HAY MUCHAS NECESIDADES ESPIRITUALES EN ESTE MUNDO Y DEBEMOS UTILIZAR NUESTRO TIEMPO EN LLEVAR ALMAS A DIOS CON EL APOSTOLADO.

...PARA DISFRUTAR dijo...

Una historia real que merece todos mis respetos, y que hace comprender que hay alguien superior que hace capaz cortar con todo lo que nos rodea, comodidades que hemos hecho necesidades, y con el amor que ejerce esa llamada debe tan intenso como irresistible.

Saludos

Teresa dijo...

La fotografía me parece preciosa...

'Mrswells' dijo...

A la chica no la conozco, excepto por lo que nos has contado, ella me inspira agradecimiento por entregar asi su vida. Al sacerdote de la foto no sabia de este escrito..suyo..voy a leerlo..

gosspi dijo...

Pues me das una Alegria enorme Elige...Dios sigue eligiendo jovencitas para su Carmelo y como con Teresita he disfrutado tanto y he visto muchisimos frutos de su vida en la Iglesia..pues no deja de sobrecogerme y dar Gloria a Dios. Ya la tengo en mi corazón y en la oracion diaria .....una preciosidad de alma más para Dios.

Cristina dijo...

Creo sinceramente que se consigue más rezando, ayunando, sacrificándose y pidiendo a Dios la conversión de la gente, que intentar convencer de que Dios existe. Hay gente que por muchas conversaciones que hagas no lo quieren entender.

Mi más sincera admiración por esa chica, yo no creo poder sacrificarme así nunca.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).