lunes, 24 de septiembre de 2012

La historia de Baby Doe


Baby Doe nació el 9 de Abril de 1982 en Bloomington, Indiana. Padecía un Síndrome de Down asociado a una fístula traqueo-esofágica por lo que no podía alimentarse. Una operación quirúrgica relativamente sencilla (a la que los médicos auguraban un 90% de posibilidades de éxito) hubiera solventado  esta última patología y le hubiera permitido recibir alimento con normalidad. Sin embargo, sus padres rechazaron la cirugía. Aunque el bebé hubiera superado la operación, seguiría padeciendo Síndrome de Down, y preferían que el niño muriera antes que permitir que viviera con esa condición.  
Baby Doe, nombre ficticio con el que se conoció el caso públicamente, estaba desamparado y su vida peligraba por culpa de sus propios padres. Tanto el hospital donde nació como los médicos (excepto el ginecólogo que había tratado a la madre), defendían la necesidad de operar al bebé y el derecho de éste a recibir atención médica como cualquier otro paciente. El caso se llevó con urgencia a los tribunales.

El obstetra que había atendido el parto reafirmó ante el juez que, en su opinión, la cirugía para solucionar la fístula traqueo-esofágica no tenía sentido ya que “la posibilidad de una calidad de vida adecuada era inexistente debido al severo e irreversible retardo mental del niño”. Sus prejuicios y el deseo de los padres de que su hijo muriera prevalecieron. Baby Doe ni siquiera contó con un tutor que velara por sus derechos durante la audiencia. El bebé murió a los seis días de inanición.
Hay que decir que antes de la muerte de Baby Doe, los abogados del hospital y representantes de los médicos apelaron la decisión del juez, pero los padres ganaron la apelación y no hubo tiempo para salvar al niño. Para entonces, varias parejas se habían ofrecido a adoptarlo.

Dos años después de la injusta muerte de Baby Doe, se aprobó la Ley conocida como “The Baby Doe Rules”, que condena como negligencia la no aplicación de tratamiento médico a un niño, cualquiera que sea su condición.
Muchos preguntan cuál es el verdadero nombre de Baby Doe. Ninguno. Sus padres ni siquiera llegaron a dárselo.

12 comentarios:

elsillóndepapá dijo...

Que historia tan horrible y pobre Baby Doe, morir de hambre, porque a sus padres (por llamarles algo) no lo querían así. Esta noche me va a costar dormir, pero con estas cosas podemos ver a dónde llega la maldad del ser humano. Un abrazo

Maria del Rayo dijo...

¡Hola Elige!
Te doy mi humilde opinión.
Es triste muy triste para mi que sucedan estas cosas.
Yo no juzgo, las situaciones son evidentes.
Pero pienso que las personas nos creemos dioses o que. Con fe y sin fe, non presentaremos en la presencia de Dios y ahí, ya no hay excusas.
Que triste que veamos a lo más sagrado como es la vida, como si fuese mercancía. Como no es productivo no sirve.
Los seres humanos hemos llegado a ser tan egolatras que quien sabe a donde vayamos a parar. Egolatras y malos.
Gracias!!
DTB!!

Teresa dijo...

Que historia tan dramática. Me pregunto si los padres se habrán arrepentido con el paso de los años. Dios quiera que si.

Belen dijo...

¡¡Que horror!!

...y viviran tan tranquilos,pensando que han echo lo mejor por su pequeño...

Un cariñoso saludo.

gosspi dijo...

Es lo que hace e engaño de rechazar el sufrimiento....El sufrimiento NO es malo, es el pecado!!!! Y cuando nos enteremos podremos evitar tanta muerte de inocentes.....Pobre niño, pero esta muerte no quedará vacia ante la vida de sus padres....la historia trae tremendas consecuencias ante el pecado.....y esto es irreversible, eso es lo dramatico.

LAH dijo...

Me apena mucho que haya personas asi...pobres no pueden con el sufrimiento y matan, es un caso terrible, gracias Elige por compartir estas noticias...un abrazo y feliz semana

Rafael dijo...

¡Tremendo...!

Carlos dijo...

Produce una gran tristeza ver que hay padres (¡y médicos!) así; y encima alardean de que lo hacen por el bien del niño... Es la eugenesia llevada al extremo. Gracias por continuar con esta labor de denuncia tan importante.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Yo no voy a justificar a esos padres, no tienen justificación ninguna, ni la más mínima. Lo que han echo es obra del Diablo, del continuo alejamiento de Dios generación tras generación. Al final no nos queda ni un mínimo de sentido común o amor al prójimo.. Estamos llenos de nosotros mismos. Deleznable.

braveheart dijo...

La vida del pequeño baby Doe sirvió para que se aprobara una ley que condena lo que se le hizo a el. Dios no permite que la sangre de los inocentes sea derramada en vano.

Salvador dijo...

¿Por qué decido matar a mi propio hijo? Esa es la pregunta.

¿Qué antepongo a su vida? ¿Realmente valen más las cosas por las que he decidio matarle?

Preguntas que buscan respuestas, pues detrás de ellas se esconde la clave de tantos asesinatos. Tratemos de responderlas.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Clo dijo...

Elige, esto que cuentas es muy duro. Con tu permiso lo voy a colgar también en mi blog para tratar de remover más conciencias.

Gracias por tu labor, no tiene precio.

CLo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).