domingo, 1 de julio de 2012

¡Qué sabrán los yernos!


Estos días calurosos estoy releyendo la biografía de Tomás Moro de Andrés Vázquez de Prada. En ella, el autor, citando a William Roper, yerno de Tomás Moro, dice que el santo frecuentaba la casa de un señor que tenía tres hijas y que, inclinándose por la segunda, eligió a la mayor para casarse pensando en la pena y vergüenza que ésta sentiría al ver que él prefería a la hermana más joven. Pues bien, con todos mis respetos a Roper… ¡no me lo creo! Me parece una razón indigna para elegir a alguien en matrimonio, sobre todo cuando la ‘joven’ tenía dieciséis años y la ‘vieja’ diecisiete.

Para colmo, hablando del segundo matrimonio de Moro dice el biógrafo textualmente: Quienes exageran el incentivo carnal para explicar la determinación de Tomás Moro de contraer matrimonio se equivocan de medio a medio, como se equivocó Erasmo al dar esa interpretación cuando el joven abandonó la vida del claustro. Nuestro hombre consideraba el matrimonio como un estado que le permitía quedarse en el mundo y seguir adelante con su plan de perfección espiritual, como medio de santificar las personas y quehaceres domésticos”.  Y como prueba de esto explica que la segunda mujer de Tomás Moro era una viuda de más edad que él, de la que el santo decía que “no era tan moza ni tan bella”. ¡Pues sí que estamos buenos! ¿Qué quiere decir con esto Vázquez de Prada? ¿Que Moro buscaba un ama de llaves, una vulgar Señorita Rottenmeier para que le solucionara la vida? Además, ¡a saber en qué contexto diría esto el santo con lo bromista que era!

A ver, si no se trata de exagerar el ‘incentivo carnal’, pero algo vería Moro en la buena señora, y digo yo que ese ‘algo’ iría más allá del deseo de convertirla en ama de llaves y niñera de sus hijos. ¿Dónde queda si no el gozo de gustarse, la elección personal, la revelación de uno al otro, la entrega, el sentimiento, la afectividad, la alegría del amor específicamente carnal? Sí, que no cunda el pánico…
Me pregunto a qué vienen tantas explicaciones sobre las razones de Moro para casarse. Es más, sobran explicaciones. Tomás Moro, que por cierto, tenía un gran sentido del humor, dice en Utopía: "al elegir esposa, cosa que puede llenar de placer o de pesar toda nuestra vida, obramos tan atolondradamente que apreciamos el valor de una mujer con sólo ver un palmo de su cuerpo […], ya que el resto está cubierto con vestidos, y puede suceder que luego descubramos algún defecto y tomemos aversión a la mujer. La belleza, las gracias del cuerpo, añaden valor a las virtudes.  ¡Cuánto mejor sería que hubiese una ley que impidiese esos engaños antes de casarse!"  Por supuesto, se trata de un texto escrito en tono jocoso, pero por lo que se ve, no se andaba el santo con ñoñerías.

¿Y a qué viene todo esto? Pues a que un santo CASADO, con cuatro hijos, viudo, vuelto a casar, con una vida pública y profesional impresionante como jurista y político, gran escritor, extraordinario educador de su familia, mártir de la Iglesia de Inglaterra, es un gran ejemplo para seguir en los días que corren, donde el cuidado de la familia, la educación de los hijos y la santidad del matrimonio no son precisamente objetivos que muchos se planteen. Pero en fin, no pretendamos ser más papistas que el Papa ni queramos inventar un matrimonio tan ‘puro’ y ‘espiritual’ que olvidemos lo contento que se puso Adán cuando vio a Eva y dijo encantado aquello de "esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne". Me parece a mí...

14 comentarios:

Teresa dijo...

Lo leí hace años y me gustó mucho. Nunca había pensado en esto.Es interesante. Saludos.

Alfonso dijo...

ja,ja,jaja ¡qué bueno!

Unknown dijo...

Por lo menos los políticos católicos deberían fijarse en la capacidad de Moro que, sin tener ningún deseo de perder la cabeza y convertirse en mártir, fue capaz de entregarse hasta la muerte por fidelidad a la Iglesia y al papa, y, en definitiva, por fidelidad a Cristo.

eligelavida dijo...

Perdonad que haya tardado tanto en subir los comentarios, pero no me ha sido posible hacerlo antes. Un saludo a todos!

eligelavida dijo...

Felicidades España!!!!

'Mrswells' dijo...

Aqui va la cancioncilla famosa:

Fea!
Fea!
Fea, me llaman, fea, pero por fea no hay que amargarse

Ya que todas las feas tienen un novio
para casarse

Y yo como soy tan fea, y yo como soy tan fea con esta gracia que Dios me ha dao
Pues yo coo soy tan fea, tengo a mi novio medio atontao...


Pues eso! Que yo si que me creo la version del yerno porque conozco una historia muy parecida (y no medieval precisamente!). Y que Tomas Moro si estaba de guasa con lo de los vestidos, que creo que es el caso...que habria dicho de la cirujia estetica?. Creo que era un hombre que tenia el cerebro en su sitio y el corazon tambien, ademas de todo

eligelavida dijo...

Jajaja! Ya me darás la partitura Mrswells!

gosspi dijo...

Buenisimo Elige!!!!
Me encanta este santo que ademas tenia un dicho estupendo...".Bienaventurado el que se rie de si mismo..porque no parará de reirse toda la vida....."
Creo que los santos son los que mejor han entendido la realidad del Amor: Cuerpo y alma...los dos unidos en el Espiritu Santo....es como mas se disfruta de lo que el Creador ha hecho con sus cristuras....siempre el maligno con sus beaterias confundiendolo todo...aisss que pena.

'Mrswells' dijo...

La partitura? Es una cancion flamenquilla..de Lola Flores, creo..Mi explicacion:

A lo que voy: Elige, mira que nombre. De mujer a mujer: el hombre es mas 'sencillo' (simple) en esto de las relaciones- con perdon de todos tus contertulios que sean varones- que la mujer para la cal yo creo que es un fenomeno evolutivo el saber meterse 'under the skin' (ligar). Ya desde los cuatro o cinco agnitos la nena va desarrollando esta habilidad, mientras que el nene esta a sus cosas, ensuciando por aqui y por alla. Asi, la nena mas feita desarrolla una habilidad mas aguda de hacerse querer. Llega un momento en que la nena no se da cuenta de que se pone en evidencia con sus artes y el varon que la quiere bien, se casa con ella para evitarlo o bien se termina embelesando por el propio arte, que el no domina igual y se distrae de su primer flechazo. A veces ocurre esto. No pocas, segun el chiste siguiente:

San Pedro un dia, viendo la cola a la puerta del cielo de hombres casados se dijo: 'jopé, no puede haber tanto santo de golpe. A ver, voy a hacer dos filas, en la numero uno, por favor ponganse todos aquellos que se dejaron atrapar para casarse, en la dos aquellos que eligieron a su esposa por sus virtudes'.
Zas! la primera fila se llenó de gente. En la fila dos solo había un esposo , san Pedro se le acercó y le dijo:'Hijo mío, cómo supiste cual elegir ?? '

El hombre contesta:'me lo ha dicho mi parienta desde la puerta, que por cierto, tambien se le ha colao a usted como una santa!

'Mrswells' dijo...

Otra teoria mia sobre este caso, es que, siendo el yerno a quien Moro (que tenia varias hijas por casar), contó esto, habría que saber si este a yerno le fue dada la de su elección y si no,si no sería por eso por lo que le contó tal intimidad, para darle otra hija cuando la que pedía ya estaba comprometida...
O es ser mal pensada?

'Mrswells' dijo...

Valora el hombre la inteligencia y la humildad en la mujer?

Pues creo que el hombre inteligente y humilde, Sí.

de todas formas yo creo que vosotras os referis a un tipo de educacion mojigata que prevaleció en el pasado y quiza este resurgiendo ahora despues de habernos pasao al otro extremo.

Luis y Mª Jesús dijo...

como me ha gustado y participo de lo que aquí escribes Luis

Clo dijo...

Jajaja, es estupenda esta entrada. Un OLÉ para Adán y la enorme sonrisa enamorada que debío acompañar a su "carne de mi carne".

CHARO dijo...

Pues no me imagino a este santo mirando con lupa las virtudes de sus esposas.........se casó porque le gustaron que es lo más normal y natural y estoy segura de que disfrutó todo lo que pudo de sus dos matrimonios en todos sus aspectos, lo contrariop sería antinatural y absurdo.Si que fue coherente con su fe y tuvo el valor d edar su vida por cristo y esto es muy loable y no es tan común..... por algo es santo.Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).