miércoles, 4 de julio de 2012

Aborto y manipulación del lenguaje


Interesante artículo de Vicente Huerta en “Jóvenes Provida” sobre la manipulación del lenguaje en la propaganda del aborto:
Los partidarios del aborto se han dedicado con todo éxito a practicar ejercicios de semántica. Han dicho de nosotros que estamos a favor del "embarazo compulsivo", y que ellos apoyan "el derecho de la mujer a elegir". "Terminar el embarazo" es "algo tan sencillo como una extracción dentaria". Lo único que hay que hacer es retirar suavemente el "producto del embarazo", "el feto", "el embrión", "la unidad fetoplacentaria", "el tejido del embarazo", y "la menstruación se restablecerá". Nos acusan de querer "imponer nuestra moral" y dicen que la mujer "tiene derecho a su propio cuerpo", a la "libertad reproductiva". La mayoría de los partidarios del aborto insisten en que "personalmente se oponen, pero...". Tienen temor al retorno de las "carnicerías clandestinas". Ellos hacen hincapié sistemáticamente en el problema de los "embarazos no deseados" y de los "derechos de la mujer", pero ignoran por completo al pequeño pasajero que la mujer lleva en su seno. Pero nos llamamos derecho a la vida. Ya desde un principio, decididos a proteger toda vida humana, adoptamos un nombre que se mostró sorprendentemente efectivo. Nos transformamos en la gente del "derecho a la vida". Esta es la mejor denominación. Usela siempre, en toda ocasión. También se ha dicho que somos "pro-vida". Este es, asimismo, un título excelente. Pero muchas personas han usado la expresión pro-vida en otros sentidos, modificando su significado original en la mente de parte del gran público para tratar de incluir a aquellos que trabajan contra la pobreza, contra la guerra, contra la pena capital y contra las armas nucleares. Los partidarios del aborto también sostuvieron, en ocasiones, que eran "pro-vida". No obstante, nunca hablaron, y nunca lo harán, del "derecho a la vida".

Seamos positivos, si es posible. Nosotros estamos en favor de la protección de los no nacidos, los discapacitados y los ancianos. Como regla general, y de ser factible, no acepte el rótulo negativo de ser un "anti-aborto". Esto que parece una tontería nos sitúa en la postura de "negar su progreso" en lugar de estar a favor de lo que ellos matan. No hay nada de negativo en estar en favor de la vida. ¿Y el rótulo que usan ellos? "Pro-aborto" es aceptable, pero "anti-vida" es mejor. Nunca use el "pro-elección" que utilizan ellos, ya que esta elección es totalmente inmoral, pero queda, en las palabras, como algo bueno. Si lo usa, agregue "para matar" al fin de la frase.
¿Qué crece dentro de la madre? Lo que crece dentro de la madre es un "bebé no nacido" o "un niño no nacido". "Bebé en desarrollo" también es una expresión precisa desde el punto de vista científico y profesional. A veces se pueden usar otros términos con connotaciones humanas, como "esa minúscula personita". Evite referirse al bebé no nacido como si se tratara de algo neutro ("esto", "eso"), y preferentemente use "él" o "ella". Los términos "feto" y "embrión" despiertan en quienes lo escuchan la imagen de un "protoplasma no humano". Nunca los emplee. Pero si no lo puede evitar, hable del "feto humano viviente". 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).