viernes, 1 de junio de 2012

Obama, el 'mejor defensor' de la mujer


Cecile Richards, presidenta de los Fondos de Acción de Planned Parenthood, ha anunciado que esta organización abortista invertirá 1.7 millones de dólares en apoyar la candidatura de Barack Obama a la relección como Presidente de los Estados Unidos. Esta señora está feliz de tener un presidente abortista que declaró antes de ser elegido: "Tengo dos hijas... Si cometen un error, no quiero que sean castigadas con un bebé..."
La fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, afirmaba que  "la caridad organizada es el síntoma más seguro de que nuestra sociedad ha criado y continúa criando, perpetuando y aumentando cada vez más el número de defectuosos, delincuentes y dependientes. La atención que se les da a las mujeres pobres es la filantropía más dañina e insidiosa. El crecimiento de la clase obrera debería ser regulado, puesto que son imbéciles benignos, que estimulan a los elementos defectuosos y enfermos de la humanidad para que sean más irresponsables, se extiendan y se reproduzcan. Debemos eliminar los yerbajos humanos, aislar a los idiotas, los desajustados y los que no sirven, y esterilizar a la raza genéticamente inferior".

Con el cinismo que caracteriza a los defensores del aborto, Richards ha explicado que en un comunicado que para la salud de las mujeres no existe mejor "defensor" que Barack Obama. Y es que por lo visto la salud de las mujeres depende de que puedan o no matar niños mientras la industria millonaria del aborto se enriquece. Porque a pesar de la crisis, esta industria está boyante. No habrá para comer, pero siempre habrá unos ahorrillos para llevarse por delante al hijo no deseado.
Obama busca también el apoyo del lobby gay. Para ello, se ha mostrado partidario del matrimonio homosexual, lo que le ha valido que la  revista Newsweek lo califique como "el primer presidente homosexual" de Estados Unidos. Ojalá pronto pudiéramos llamarlo el primer "presidente abortado", aunque mucho me temo que no.

11 comentarios:

Mori dijo...

Tener un hijo es más caro que un aborto, un aborto es algo aislado en la vida, un hijo no. Soy de valencia ciudad, aquí las guarderías valen 300 €. Sólo hay solo guarderias gratuitas para toda la ciudad. Hay alguna ayuda del ayuntamiento que suelen ser 90€ de cheque bebe

Clo dijo...

Mori, los hijos son personas que no nos pertenecen, no mercancías en las que se mira la oferta, la demanda, y los precios. Hablar de los hijos en términos monetarios es uno de tantos horrores a los que nos ha acostumbrado esta cultura de la muerte que pretende cambiarnos el agua a todos.

Por cierto, Hitler no era nadie al lado de la Margaret Sanger esta, no creéis?

Un abrazo Elige!

Camilo Londoño,L.C. dijo...

Sólo me llama la atención el grado de incoherencia al que se puede llegar, cómo es posible que se apoye el "derecho" a tener hijos llegando a extremos como la fecundación asistida y a la vez promover el aborto.
muchas gracias por toda tu labor ánimo!

Mori dijo...

Clo yo no creo que los niño sean mercancía, perdona si te ha dado a entender eso mi comentario. Yo quería decir que es necesario una estructura social que apoye la maternidad.
Eso incluye guarderías gratuitas o económicas trabajos que permitan conciliar la vida faliar y el trabajo e incluso apoyo económico y social para las familias. Es decir una estructura social que permita a una familia criar sabiendo que la sociedad la apoya. Si una mujer sola se queda embarazada pueda saber que va poder tirar pa alante.

'Mrswells' dijo...

la que es una 'imbecil' defectuosa es la Sanger esta, menudas palabras...tenia hijos esta mujer??

CHARO dijo...

Me causa horror el hecho de hablar de los hijos en términos económicos porque pienso que un ser humano no se valora ni por lo que tiene ni por lo que gasta esto incluye la educación de un hijo..........nos iría a todos mejor si nos valoráramos por la cantidad de amor que damos a los demás.Besotes

eligelavida dijo...

Mrswells, Sanger tenía un hijo al que retiró el saludo porque se casó con una mujer 'defectuosa', con una malformación en el labio. Eso es eugenesia a lo bestia. Como dice Clo, Hitler a su lado...

Por cierto Clo, Margaret sanger era una gran admiradora de Hitler y de su política eugenésica. De ahí la hipocresia de los que condenan el holocausto pero luego apoyan el aborto..

eligelavida dijo...

Mori, estoy de acuerdo contigo en que una de las formas de luchar contra el aborto es crear una infraestructura adecuada que favorezca la maternidad. Por otro lado, eso tampoco es suficiente si con una mano se habla de favorecer la maternidad y con la otra se financian abortorios... Y me refiero a ciertos políticos 'provida'.

eligelavida dijo...

Camilo, efectivamente, el derecho a tener hijos NO existe. Una cosa es poner los medios para curar la esterilidad si ésta es curable, o para favorecer y agilizar la adopción, y otra defender la FIV que se lleva por delante vidas humanas.

Gracias a todos por vuestros comentarios!

Belen dijo...

Me imagino que estarán los dos en el infierno,ella y Hitler.

Y por cierto,esta elementa no se ha mirado nunca en un espejo,parece ser.
¡Aggg! Vomitivo lo que nos cuentas elige.

Un cariñoso saludo.

Clo dijo...

Elige, me has dejado muerta con la anécdota del hijo y la nuera de la Sanger esta.

Mori, estoy de acuerdo también en la necesidad del apoyo político, económico y social a la maternidad.

Un saludo a todos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).