domingo, 24 de junio de 2012

Los niños que mueren sin bautismo


En el día en que los católicos celebramos la Natividad de San Juan Bautista, traigo al blog un extracto de un interesante texto de Raniero Cantalamessa sobre los niños que mueren sin bautismo:
Tenemos una idea muy reductiva y jurídica de persona que genera mucha confusión en el debate sobre el aborto. Parece como si un niño adquiriera la dignidad de persona desde el momento en que ésta le es reconocida por las autoridades humanas. Para la Biblia persona es aquél que es conocido por Dios, aquél a quien Dios llama por su nombre; y Dios, se nos asegura, nos conoce desde el seno materno, sus ojos nos veían cuando éramos aún embriones en el seno de nuestra madre. La ciencia nos dice que en el embrión existe, en desarrollo, todo el hombre, proyectado en cada mínimo detalle; la fe añade que no se trata sólo de un proyecto inconsciente de la naturaleza, sino de un proyecto de amor del Creador. La misión de San Juan Bautista está toda trazada, antes de que nazca: «Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues irás delante del Señor para preparar sus caminos...».

La Iglesia ha considerado que Juan Bautista fue santificado ya en el seno materno por la presencia de Cristo; por esto celebra la festividad de su nacimiento. Esto nos ofrece la ocasión para tocar un problema delicado, que se ha convertido en agudo a causa de los millones de niños que, sobre todo por la terrible difusión del aborto, mueren sin haber recibido el bautismo. ¿Qué decir de ellos? ¿También han sido de alguna manera santificados en el seno materno? ¿Hay salvación para ellos?
Mi respuesta es sin vacilación: claro que hay salvación para ellos. Jesús resucitado dice también de ellos: «Dejad que los niños vengan a mí». Según una opinión común desde la Edad Media, los niños no bautizados iban al Limbo, un lugar intermedio en el que no se sufre, pero tampoco se goza de la visión de Dios. Pero se trata de una idea que no ha sido jamás definida como verdad de fe por la Iglesia. Era una hipótesis de los teólogos que, a la luz del desarrollo de la conciencia cristiana y de la comprensión de las Escrituras, ya no podemos mantener.

Texto completo aquí: "Sobre los niños que mueren sin bautismo"

5 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Que precioso texto.
Me encantó.
Dios es Dios de Misericordia y Amor.
Gracias!!
DTB!!

Camilo Londoño,L.C. dijo...

Gracias por la entrada, ahora recordaba la vocación de Jeremías "antes de formarte en el vientre de tu madre te conocía, antes que nacieras te consagré y te destiné a ser..." da pena saber que a muchos bebés no se les permitirá cumplir la misión que Dios les había dado. Por otro lado sabemos que Dios es misericordioso y justo, no condenará a ningún inocente.

Clo dijo...

Al hilo de esto recuerdo cuánto se mofaron de S.S. Juan Pablo II porque 'quitó' el limbo. Eso decían cuando simplemente acaró que los niños no nacidos o fallecidos antes de ser bautizados también pasaban a la presencia del Señor. Esto era necesario aclararlo porque había mucha ideas equívocas al respecto dentro y fuera de la Iglesia. Juan Pablo II habló mucho de esto y del aborto, siempre con un amor profundo por esos niños y también por sus madres y sus sufrimientos, fue un gran santo.

Belen dijo...

Su Misericordia es infinita.

Un cariñoso saludo.

CHARO dijo...

Yo siempre tuve claro que todo niño, bautizado o no , tiene que estar por fuerza al lado de Dios....."Dejad que los niños se acerquen a mí"
Dios tiene que estar rodeado de todos los niños del mundo en el paraíso.Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).