martes, 26 de junio de 2012

«Lloro porque te has borrado del catálogo de los hermanos y has faltado a tus compromisos con Cristo»


Sobre Monseñor Bargalló, obispo de la diócesis argentina de Merlo-Moreno, que justifica sus actos afirmando que "una norma humana le impone el sacrificio de dejar el sacerdocio para ser marido",  prefiero no comentar nada. Tampoco juzgo. Sólo quiero dejaros aquí un extracto de la carta de san Juan Crisóstomo a Teodoro de Mopsuestia cuando éste abandonó su compromiso con Cristo:
«Si fuera posible poner de manifiesto por las letras las lágrimas y gemidos, llena de ellos te envío esta carta. Y lloro no porque te ocupas en los negocios paternos, sino porque te has borrado del catálogo de los hermanos y has faltado a tus compromisos con Cristo. Por esto me estremezco, por esto lloro, por esto temo y tiemblo, pues sé que el desprecio de esos compromisos acarrea condenación grande a quienes se inscribieron en esta bella milicia y por negligencia han abandonado su puesto. Y que el castigo de estos desertores haya de ser muy duro, lo puedes ver por esta sencilla consideración. A un particular, nadie pudiera echarle en cara una deserción; mas al que una vez se hizo soldado, si se le convence de deserción, corre peligro extremo».

10 comentarios:

CHARO dijo...

No creo que a este monseñor le pongan un arma para obligarle a ser marido.............creo que lo ha elegido voluntariamente y es una opción válida pero me da la impresión de que se está haciendo el "martir"

Salvador dijo...

Solo Dios sabe lo que esconde y alberga el corazón de ese obispo. Me abstengo de opinar, y menos juzgar. Más estando muy cerca la reflexión de la tentación de juzgar.

Porque de la misma forma seremos juzgados nosotros. Simplemente, elevar al Señor mi plegaria para que lo ilumine, lo guíe y lo bendiga en su nueva misión como marido.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Salvador dijo...

Tu reflexión sugirió en mí esta otra - http://yosoycreyentecatolico.blogspot.com/b/post-preview?token=nEm9LDgBAAA.WNuXiXtgXh83S4ajETpjOA.WnuwVG4MleB5wiFzhwQEwA&postId=8092283767799206491&type=POST -

que publicaré el cinco de julio en Yo soy creyente.

No pude reprimir el pensar sobre los peligros que nos acechan. El demonio está al quite.

Un abrazo.

AleMamá dijo...

Es tan triste todo eso. Otro frente de debilidad para mostrar el verdadero rostro de Cristo y su Iglesia, porque ya se han tomado de su (mal) ejemplo de hijo para atacar a la Madre.

Es triste que se haya enamorado teniendo un compromiso anterior con Dios. ¿Para cuando dejamos el "ex toto"?

Belen dijo...

Yo tambien prefiero callarme lo que pienso.

Un cariñoso saludo.

Ricardo dijo...

Más que el hecho en sí, me parece que la justificación sí es para llorar. De nuevo ha logrado poner en la palestra el tema del celibato. Parece que la culpa la tiene una ley humana que no le permite amar a una mujer y estar al servicio de Dios pero que no es mas que una ley humana. Todas estas cosas confunden y escandalizan.

Miriam dijo...

Es triste.
Más aun debe serlo para el Jefe, que lo conoce bien con sus dones y sus debilidades.
Rezamos

Ludmila Hribar dijo...

Tampoco yo quiero juzgar, pero es verdaderamente triste. Quisiera poner en mi boca las preciosas palabras que citas de san Juan Crisòstomo. Gracias!

Ludmila Hribar dijo...

Me he permitido copiar el texto de San Juan Crisostomo de tu post textualmente con una pequeña introduccion mia invitando visitar tu blog. Gracias y disculpa por no haberte pedido permiso.

eligelavida dijo...

Ludmilla por favor, todo lo escrito aquí está a disposición del que lo desee.

El texto de san Juan Crisóstomo me pareció que expresaba muy bien el sentimiento de muchos católicos ante la actitud de ciertos pastores. No es que pretendamos juzgar, porque afortunadamente eso no nos corresponde a nosotros, pero sí percibimos una falta de fidelidad, un deseo de justificarse señalando que la ‘culpa’ la tiene la Iglesia, pues dice este obispo que ‘una ley humana’ es la que hace incompatible su amor humano y su compromiso por Cristo.

San Agustín, dice que la decisión de optar por la virginidad no es laudable por vivir en abstinencia sexual, sino que se hace digna de alabanza (laudabile redditur) por el contenido de su finalidad, que es hacerse libre para las cosas de Dios.

Gracias por tu comentario. Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).