domingo, 10 de junio de 2012

La Virgen que veneró Juan Pablo II


La Virgen que veneró Juan Pablo II es un libro que relata todos los detalles de una historia que comenzó en 1995 en el seno de una familia italiana, cuando una imagen de la Virgen que había sido adquirida en Medjugorje comenzó a llorar sangre.

Os traigo aquí un pequeño extracto del libro en el que el autor hace referencia a un caso similar que tuvo lugar años antes, a finales de los ochenta, en Naju, Corea, y donde también hubo lágrimas de sangre:

El 29 de julio de 1988 Julia, la vidente, experimentó dolores sobrecogedores. La Virgen María le explicó que estos eran los dolores que los embriones sentían cuando luchaban contra la muerte que se les infringía mediante el aborto en el vientre de sus madres.

Julia experimentó cuatro veces el profundo sufrimiento de un niño no nacido siendo matado mediante el aborto. Ella sintió náuseas y tomó una posición fetal, mientras gritaba en el momento en que el bebé iba a ser asesinado:

“¡No, No, No!”, por el severo dolor causado por el instrumento de metal introducido en su matriz. Era el grito de una pequeña criatura tratando de escapar gritando: “¡Mamá! ¡Mamá!”.
Y el niño que quería vivir le suplicaba a su madre: “¡Mamá, no, no…! ¡Mamá, Mamá, no… Yo quiero vivir, Mamá, ayúdame a vivir, ayúdame a vivir, Mamá!” Las personas presentes que escuchaban estos gritos de Julia lloraron, amargamente, al ver a la vidente sufrir tanto.

Tras este mensaje se puede comprender uno de los motivos principales de las lágrimas de María, lágrimas de sangre, lágrimas de Madre por sus hijos asesinados, abortados, en la más profunda ignorancia y crueldad. Es el holocausto silencioso.
La Virgen que veneró Juan Pablo II
Autor: Santiago Velo de Antelo
Editorial HOMOLEGENS

10 comentarios:

Teresa dijo...

Lo he leído y me encantó. Lo recomiendo a todos los interesados en Medjugorje. Un saludo.

gosspi dijo...

Uf Elige como me dejas.....
Hasta cuando creeremos que esos sufrimientos y dolores no pasaran desapercibidos!!!!
Mas señales queremos?
Lo pondré con mas interes y deseos en Mi rosario de Hoy....creo que cada rosario evita un asesinato !! Solo desde la Oracion podremos evitar tantos.....un beso

Ricardo dijo...

Perece ser que Juan Pablo II envió varios mensajes al obispo de esta diócesis instándole a que creyese en estos hechos milagrosos.

Ricardo dijo...

Aquí podeis ver los comentarios del obispo: http://www.youtube.com/watch?v=SeGHUHq9gOc

eligelavida dijo...

Gracias por el enlace, Ricardo. Este libro recoge algunas anotaciones del diario del obispo Grillo, donde éste reconoce que no creía en las lacrimaciones hasta que lo vio por sí mismo.

Belen dijo...

¡¡¡IMPRESIONANTE!!!

Un cariñoso saludo.

YA dijo...

Sólo deciros que el libro ya va por la tercera edición, y que el autor ha tenido acceso al diario completo del obispo y sus anotaciones durante esas fechas de 1995. También que hay una segunda virgencita, regalada por Juan Pablo II, que a día de hoy suda (fenomeno conocido como de transudación)

Alfonso dijo...

Resulta sorprendente como los obispos muchas veces rechzan estos milagros y sufren incluso cuando se dan en sus diócesis. Hace que todo ello tenga mucha más verosimilitud cuando por fin se dan cuenta de lo que está ocurriendo. Así ha sucedido en innumerables ocasiones a lo largo de la historia y es lógico, ya que son circunstancias increíbles.

TIRSO dijo...

Juan Pablo II explicó al obispo el significado de las lacrimaciones!!

CHARO dijo...

Esta entrada me ha impresionado mucho.Besotes

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).