miércoles, 25 de abril de 2012

Legitimidad moral de ciertas técnicas para superar la infertilidad



Entre las técnicas para superar la infertilidad se encuentran las siguientes:

Las técnicas de fecundación artificial heteróloga: son las técnicas ordenadas a obtener artificialmente una concepción humana, a partir de gametos procedentes de al menos un donador diverso de los esposos unidos en matrimonio;

Las técnicas de fecundación artificial homóloga: son las técnicas dirigidas a lograr la concepción humana a partir de los gametos de dos esposos unidos en matrimonio;

Las
técnicas que se configuran como una ayuda al acto conyugal y a su fecundidad;

Las
intervenciones que tienen por finalidad remover los obstáculos que impiden la fertilidad natural;

Al respecto,
son lícitas todas las técnicas que respetan el derecho a la vida y a la integridad física de cada ser humano, la unidad del matrimonio, que implica el respeto recíproco del derecho de los cónyuges a convertirse en padre y madre solamente el uno a través del otro y los valores específicamente humanos de la sexualidad, que exigen que la procreación de una persona humana sea querida como el fruto del acto conyugal específico del amor entre los esposos.

Son admisibles las técnicas que se configuran como una ayuda al acto conyugal y a su fecundidad… El acto médico es respetuoso de la dignidad de las personas cuando se dirige a ayudar el acto conyugal, ya sea para facilitar su realización, o para que el acto normalmente realizado consiga su fin. Son ciertamente lícitas las intervenciones que tienen por finalidad remover los obstáculos que impiden la fertilidad natural.

Fecundación in vitro:

La experiencia de los últimos años ha demostrado que en el contexto de las técnicas de fecundación in vitro el número de embriones sacrificados es altísimo: arriba del 80% en los centros más importantes. Los embriones defectuosos, producidos in vitro, son directamente descartados; muchas parejas recurren a las técnicas de procreación artificial con el único objetivo de poder hacer una selección genética de sus hijos; entre los embriones producidos in vitro un cierto número es transferido al seno materno, mientras los demás se congelan; la técnica de la transferencia múltiple, o sea de un número mayor de embriones con respecto al hijo deseado, previendo que algunos se pierdan…, lleva de hecho a un trato puramente instrumental de los embriones.

La aceptación pasiva de la altísima tasa de pérdidas (abortos) producidas por las técnicas de fecundación in vitro demuestra con elocuencia que la substitución del acto conyugal con un procedimiento técnico…contribuye a debilitar la conciencia del respeto que se le debe a cada ser humano.

Extracto de la Síntesis de la Instrucción Dignitas Personae sobre cuestiones de Bioética. Congregación para la Doctrina de la fe.

4 comentarios:

Belen dijo...

Gracias elige,por tan buena información.

Un cariñoso saludo.

Teresa dijo...

Totalmente de acuerdo, Elige. Es un "proceso" frío y calculado ¡aparte de carísimo! que convierte la vida humana en un bien de consumo más. Un abrazo.

CHARO dijo...

Algunas de las técnicas que dices las ignoraba así que hoy me acostaré abriendo aprendido algo nuevo.Besotes

Antonio Saavedra dijo...

Creo que no es acertado describir la FIV como "sustitución del acto conyugal con un procedimiento técnico".
Entiendo que en la mayoría de los casos la FIV es complementaria a la procreación normal. La solución al fracaso de esa via podría ser la adopción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).