jueves, 26 de abril de 2012

Embriones congelados, una injusticia irreparable



Todos los días clínicas de fertilización in Vitro fabrican embriones a destajo para cumplir los caprichos de aquellos que, por diversos motivos, no pueden (sufren esterilidad) o no desean (homosexuales que quieren ser padres) tener hijos de forma natural. He utilizado la palabra ‘caprichos’ con toda intención, porque si bien es muy lógico el deseo de algunos de superar la infertilidad, no es menos cierto que el fin no justifica los medios, y que el deseo de ser padres no puede anteponerse  al derecho a la vida y a la dignidad de cada ser humano.
En otras entradas he comentado que entre los males causados por la fertilización in Vitro se encuentra la crioconservación de embriones. Mediante la FIV se fabrican embriones para ser implantados en el útero de la madre, pero un número muy elevado de los embriones fabricados no son implantados ; de ellos, los defectuosos o sospechosos de ser portadores de problemas genéticos son descartados, mientras que el resto de embriones sobrantes son sometidos a un proceso de congelación.
La Iglesia ha tratado con frecuencia de este gravísimo problema y afirma que la crioconservación es incompatible con el respeto a los embriones humanos. ¿Qué hacer entonces con estos embriones congelados? Los científicos proponen que sean utilizados para la investigación o para usos terapéuticos. Esto es inaceptable. ¿Alguien permitiría que su hijo fuera utilizado como conejillo de indias o que sus células se usaran para fabricar medicamentos?
Otros proponen descongelar los embriones; éstos, naturalmente, morirían, y entonces podría investigarse con ellos como cuando se investiga con cadáveres. Evidentemente, es una solución sin sentido, ya que supone procurar la muerte de los embriones.
Hay otra opción, y es cederlos a parejas que desean ser padres y sufren esterilidad. Sin embargo, hay que reconocer que no se trata de una posibilidad aceptable, ya que daría lugar a todo un negocio de compra-venta de embriones humanos que ‘han sobrado’ a otras parejas.  Incluso en el caso de que hubiera auténticas donaciones, la adopción prenatal no sería una solución óptima, ya que se seguirían fabricando embriones como hasta ahora, y el número de embriones congelados seguiría aumentando.  La única solución factible sería la prohibición total de realizar fecundaciones in Vitro, y el rescate de los embriones actualmente congelados. Pero mientras esta prohibición (ilegalización) no se produzca, la solución está lejos de alcanzarse.
Después de estudiar todas las posibilidades, la Iglesia afirma que “es necesario constatar que los millones de embriones que se encuentran en estado de abandono determinan una situación de injusticia que es de hecho irreparable”  (Instrucción Dignitas personae). Juan Pablo II reconoce que “no se vislumbra una salida moralmente lícita para el destino de los miles y miles de embriones congelados que son y siguen siendo siempre titulares de derechos esenciales y que, por tanto, hay que tutelar jurídicamente como personas humanas”.

8 comentarios:

Alfonso dijo...

"La única solución factible sería la prohibición total de realizar fecundaciones in Vitro, y el rescate de los embriones actualmente congelados". Efectivamente, no hay otra opción que dejar de crear vidas humanas en un laboratorio, pero crees que a estas alturas algún país se atrevería a prohibirlo? Yo no.

Salvador dijo...

El domingo pasado, llevo varios domingos siguiendo ese programa, "lágrimas en la lluvia", vi una película en cuyo nombre no me fijé, pero si su argumento y mensaje: se trataba del género de ciencia ficción, realizada año 1973, y presentaba una sociedad en el futuro super habitada, manipulada por el poder de los ricos y donde las personas están al servicio de los "caprichos" y egoísmos de los poderosos.

El cambio climático, consecuencia del actuar humano, les inducía a alimentar a los seres humanos con sus mismos cuerpos manufacturados y elaborados en alimentos cuando llegaban a cierta edad o morían por cualquier causa.

Creo que hoy eso ha dejado de ser ciencia ficción, y esos ingentes embriones humanos pasaran a ser parte de la cadena de consumo.

Creo que poco a poco nos vamos atrapando en nuestros propios egoísmos.

No sé qué decir, te faltan las palabras cuando ves claro el posible desenlace. Sientes impotencia, que no significa dejar la lucha, pero junto al Papa, coincido con él, no se ve ninguna salida.

Todo lo pondremos, sin dejar lo que a nosotros nos toca, en Manos de Dios.

Un fuerte abrazo en Xto. Jesús.

Anónimo dijo...

Todos los que han nacido gracias a esa tecnica les dirían a ustedes lo contrario: que les deben la vida.

Lo siento pero afortunadamente ya es definitivo: la ciencia gana al inmovilismo y no hay morlina que lo cambie, por suerte para todos los que creemos que los hombres y las mujers tienen derecho a aspirar a la felicidad.

gosspi dijo...

La de oraciones que necesitamos para que esto desaparezca del todo y este pecado no se extienda tambien dentro de nosotros....ay, son los dolores de la injusticia y del pecado......Estas almas congeladas hablan de las que vemos a nuestro alrededor que andan y se mueven pero estan muertas....esta es nuestra oracion los que hemos resucitado con Cristo...todo sufrimiento ofrecido por todas estas injusticias El sabrá como salvar lo insalvable.....Para Dios ya sabemos que no hay NADA imposible.

Ricardo dijo...

Hola elige; veo que dedicas varias entradas a la cuestión de la fiv y quisiera recordar un pequeño detalle.Si algún dia se superara el problema del exceso de fabricación de embriones aún existiría un problema más grave, la "fabricación" de un ser humano por manos humanas sustituyendo a la concepción.

Belen dijo...

...y lo mas asombroso e incomprensible es que cada vez se recurre más a la fecundación artificial ¿que pasa pues...?

Bien parece todo esto que ocurre,el guión de una película de ciencia ficción.

Cuanta oración tenemos que hacer.

Un cariñoso saludo elige.

CHARO dijo...

Este asunto es muy complicado y lamentablemente de dificil solución...........esperemos que la ciencia no siga avanzando por estos derroteros.Saludos

Anónimo dijo...

Cuanta ignorancia!!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).