lunes, 3 de octubre de 2011

¿Esto es proteger la salud de la mujer?


La semana pasada, el gobierno de Canadá anunció la concesión de decenas de millones de dólares en nuevos subsidios para la atención materno-infantil. Y este anuncio ha quedado plasmado en la siguiente noticia: La Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF o International Planned Parenthood Federation) recibirá 6 millones de dólares canadienses durante los próximos tres años para financiar programas de educación sexual y de anticoncepción en Afganistán, Bangladesh, Malí, Sudán y Tanzania.

En otras palabras, el concepto que tiene el gobierno canadiense de lo que es la atención materno-infantil se reduce a entregar dinero a una de las mayores plataformas abortistas mundiales.

La IPPF es una organización que sigue fielmente los presupuestos promovidos por la fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, que dedicó su vida a difundir el libertinaje sexual, el control de la natalidad a través de la esterilización y el aborto, el racismo y la práctica de la eugenesia.

2 comentarios:

NIP dijo...

Buenos días. Más parece que como de costumbre sueltan la guita y les trae al pairo la salubridad de nadie por lo que veo aquí y en Canadá.Un abrazo.

Sancho dijo...

Algo parecido pasa en España, que las ayudas para la mujer consisten en píldoras abortivas y subvenciones de mataderos, incluidas las comunidades autónomas donde gobierna el pp.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).