jueves, 13 de octubre de 2011

¡Esperanza vive!


Esperanza es una peque con Síndrome de Down que nació gracias a un diagnóstico prenatal fallido. Lo cuenta el doctor Esteban Rodríguez Martín, portavoz de la Plataforma de ginecólogos por el derecho a vivir. Merece la pena leerlo porque el relato no tiene desperdicio.

Lo que me resulta más curioso de esta historia es que los mismos que aconsejaban a los padres de Esperanza las pruebas de diagnóstico para que pudieran optar por el aborto en caso de malformación o problema genético, son los que más se han escandalizado cuando éstos han dado a la niña en adopción.

La buena noticia es que Esperanza vive y es una niña sana con unos padres adoptivos que la aman.

No hacer el diagnóstico prenatal de Síndrome de Down salva vidas, por el doctor Esteban Rodríguez Martín.

13 comentarios:

Mento dijo...

Casos como el de Esperanza deberian de darse con más frecuencia. se daria opción a la vida y adopción. que bien suenan en este caso esas dos palabras juntas: opción y adopción.
Un beso Elige.

Salvador dijo...

Si el amor es la esencia de la vida, esos padres tendrán una vida sin esencia, sin lo fundamental para ser vivida plenamente.

Porque hay muchos niveles de vida, pero el más pleno es vivirla impregnada y abastecida de amor, amor que consiste en desprenderse de uno mismo, para, en este caso, darse a Esperanza, al otro, precisamente por amor.

Sólo así, la vida, merece ser vivida, al menos, plenamente. Todo lo que no llegue ahí, será vida, claro, ¡no faltaba más", pero no será plena, a lo que verdaderamente estamos llamados.

Los padres adoptivos de Esperanza tienen esa oportunidad, y su testimonio estará lleno de amor. Han acertado con su elección, y sus vidas desprenderán plenitud gozosa, porque amar es lo más grande que hay, pero para amar no hay que sentir, sino empeñarse en querer amar.

No es el amor un sentimiento, sino un criterio, pues se esconde detrás de la renuncia y el sentimiento.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

NIP dijo...

Buenos días Elige la Vida. Los que se hacen pruebas de ese tipo digan lo que digan se verán muy expuestos a caer en tentación.Es grave imprudencia.Un abrazo.

Rafael dijo...

Lo he leído, y me ha impresionado.

También nuestra capacidad de mantener una doble moral hasta el punto de sostener que "antes muerta que adoptada".

Un abrazo.

Angelo dijo...

Hay cosas que aún no puedo entender en los humanos, por eso tengo que recurrir a menudo a lo divino para saber aceptar lo que no entiendo.
El título de tu post está lleno de fuerza, y alegría y has logrado transmitirla. Gracias. Un beso

Mrswells dijo...

La forma de escribir de este medico arroja mucha luz
Y Esperanza, mas todavía

Mrswells dijo...

Me pasa como a Angel

Mrswells dijo...

Si quisieramos eliminar todos estos metodos de examen, dirian que queremos volver a la Edad Media, del 'oscurantismo'..

Carlos dijo...

De tristeza ver que una gran noticia, como que un bebé ha salvado la vida, proviene de un error en un diagnóstico. Ha sido la suerte, o la providencia lo que ha salvado a esta pequeña.

Belen dijo...

Elige,este post me alegra y a la vez me indigna,me alegra por Esperanza y me indigna la hipocresía de los profesionales.

Gracias por mostrárnoslo y un cariñoso saludo.

Gonzalo dijo...

Qué bien puesto, el nombre de la niña.

CHARO dijo...

Bien por la pequeña Esperanza.....

Miriam dijo...

LA gente tiene un caos mental impresionante
El gran problema es cuando eso afecta a temas tan vitales como la vida humana (valga la redundancia)
Gracias por esta noticia, cargada de alegría

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).