domingo, 5 de junio de 2011

La perversión de la felicidad


En la antigua Roma, la degeneración social creó toda una ‘cultura de la muerte’ en torno a la crueldad y a la violencia, que tenía su razón de ser en la misma aceptación social. Los jardines de Nerón, donde se quemaba a los hombres como antorchas vivas, los juegos de muerte en el Coliseo, las luchas de gladiadores, la martirización de los cristianos, se convirtieron en un motivo de diversión para las masas. Los gobernantes quizá pensaran que tenían un pueblo feliz, pero se trataba de una felicidad pervertida.

Hoy, desgraciadamente, también tenemos nuestros coliseos y en nuestros colegios, universidades y hospitales, se martiriza a las personas facilitándoles medios que, en teoría, deben hacer su vida más fácil: el aborto, como parte de la ‘salud sexual y reproductiva’; la fertilización in Vitro, para que el que lo desee pueda fabricar hijos a su antojo; la selección embrionaria, para evitar enfermedades, aunque sea a costa de la vida de los propios hijos; una educación basada en el desprecio al propio cuerpo y a la sexualidad; la droga y el alcohol, siempre tan a mano de nuestros jóvenes, causando una felicidad ficticia, una perversión de la alegría.

¿Por qué sucede esto? La respuesta no es sencilla, aunque resulta fácil observar que nuestro entorno, al igual que aquella sociedad romana decadente, se caracteriza por un desprecio generalizado hacia el valor del ser humano. Recuperar el sentido de la sacralidad que tiene toda vida humana es algo prioritario porque, como decía la Madre Teresa de Calcuta, «esa persona, nacida o no nacida todavía, ha sido creada para algo grande: amar y ser amado».

9 comentarios:

E. Baregó dijo...

Sabia comparación y triste realidad vuelta a nuestros días. El título es muy sugerente. Gracias por esta reflexiva entrada.

EL AVE PEREGRINA dijo...

Reflexión de entrada en la que te doy casi la razón...hay un punto que no comparto y perdona, la fecundación in vitro, pienso que hay padres muy felices por este procedimiento, pues de otra forma no podían serlo, la ciencia avanza y cuando las técnicas utilizadas y los medios depositados para conseguirlo no dan sus resultados tienen que recurrir a tal procedimiento,( inclusive operaciones), lo se de buena tinta y se lo que se sufre, solo les quedaba la adopción o eso.A veces tenemos que ponernos en el sufrimiento ajeno.
Perdona si he ofendido pero tenía esa necesidad de hacerlo oír.

Un beso.

Ricardo dijo...

Estoy de acuerdo en que hay un intnto de presentar como logros de felicidad lo que conlleva muerte y dolor. La cuestión es que los creyentes al menos sigamos las directrices de la Iglesia y tengamos claras las cosas.

Un abrazo.

Mrswells dijo...

Creo que lo que llamamos civilizacion y moral descansa sobre millones de martires a lo largo de la historia, mientras el resto son inconscientes o viven y rien a su costa. siempre hay que gritar lo que esta pasando por bien de los unos y de los otros. Gracias por hacerlo de forma tan consistente..y
Gracias por visitar mi blog

Miriam dijo...

Nos queda trabajar y rezar, para volver a implantar la cultura de la vida
PRecioso lo que comentas de la Madre Teresa : «esa persona, nacida o no nacida todavía, ha sido creada para algo grande: amar y ser amado».
ME ha encantado
Gracias¡

Belen dijo...

Me encanta lo que dices y como lo dices,no hay lugar a dudas,gracias.
Un cordial saludo.

Patricia dijo...

La cultura de la muerte... está vivita y coleando, ¿verdad? Muchas gracias por el post, real real.
Un abrazo

gosspi dijo...

Estoy contigo Elige....la de Coliseos que tenemos alrededor.....es la cultura del engaño que lleva a la muerte cambiando de nombre y suavizando la perversidad....que dolor....
Pero al menos los que lo vemos podemos decirlo , como tu bien haces, y dará su fruto a Tiempo y a destiempo....es muy real y tragico el post....me ha gustado.Y aunque hayan personas que mediante la mentira esten contentas....ya sufriran las consecuencias que a veces es despues de muuucho tiempo....lo sé por experiencia.oremos.

CHARO dijo...

Efectivamente todavía no hemos avanzado y seguimos con los Coliseos de la muerte de los antiguos romanos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).