jueves, 2 de junio de 2011

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un peligro para la vida


Costa Rica, el único país americano que prohíbe la FIV (fecundación in Vitro), ha recibido un nuevo plazo de dos meses de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para autorizar esta técnica. El papa Benedicto XVI pidió en diciembre a Laura Chinchilla Miranda, Presidenta del Gobierno de Costa Rica, que este país no legalice la FIV porque viola gravemente el derecho a nacer.

La fecundacion in vitro es una técnica de reproducción asistida en la que la fertilización se realiza en el exterior del cuerpo, por lo general en una placa de petri en un laboratorio.

Los embriones fabricados artificialmente son transferidos al cabo de un tiempo al útero de una mujer, en ocasiones la madre que ha donado los óvulos para ser fecundados; otras veces, la transferencia de embriones se realiza a otra mujer, llamada madre de alquiler, que dará a luz a los hijos. Entre los embriones producidos in Vitro no todos son transferidos al seno materno. Muchos son congelados para ser utilizados en el futuro. Otros son usados para la investigación. Por supuesto, los embriones defectuosos o los sospechosos de padecer alguna posible anomalía son directamente descartados.

Puesto que muchos de los embriones transferidos a la mujer acaban abortados, se realiza una técnica llamada de ‘transferencia múltiple’, por la que la mujer recibe un número mayor de embriones con respecto al hijo deseado, previendo que algunos se perderán. Los riesgos de un embarazo múltiple son entonces muy altos, por lo que finalmente se realiza la llamada ‘reducción embrionaria’, es decir, se provoca el aborto de algunos de los embriones transferidos para que la mujer no de a luz más de uno o dos hijos. La reducción embrionaria es, por tanto, un aborto intencional selectivo. Se trata de una eliminación deliberada de uno o más seres humanos inocentes en la fase inicial de su existencia.

En resumen, mediante la FIV, muchas vidas humanas son manipuladas e instrumentalizadas de forma que, para lograr el nacimiento de un hijo, muchas vidas son creadas en un laboratorio, varias son descartadas, algunas congeladas, y otras son transferidas al útero materno a sabiendas de que serán posteriormente abortadas.

Además, son muchas las parejas que recurren a las técnicas de fecundación artificial con el único objetivo de poder hacer una selección genética de sus hijos; Como medida habitual, se realiza un diagnóstico preimplantatorio, es decir, se practica un diagnóstico genético de los embriones formados in vitro antes de su traslado al seno materno, con la intención de eliminar aquellos embriones sospechosos de defectos genéticos o cromosómicos, o de ser de un sexo no querido o de tener cualidades no deseadas. En otras palabras, los padres practican la eugenesia con sus propios descendientes, tratando a su hijo en estado embrionario como simple material de laboratorio.

Esperemos que a pesar de los ultimatums recibidos por los ‘progresistas’ de la Comisión Interamericana que velan por los supuestos ‘derechos humanos’ de los que desean instrumentalizar al hombre, Costa Rica se mantenga con fuerza en su defensa de la vida.

9 comentarios:

Salvador dijo...

Llegaremos a tener hijos a la carta, de hecho ya se está produciendo.

Los unos serán el capricho de otros, y en el futuro hasta nos pediremos cuenta de ser elegido aquí, así o allá.

Esto es el desmadre irracional del crimen legalizado. Terminaremos por formar pueblos y razas, Hitler ya lo intentó, donde unos estarán sometidos por otros. Y nos destruiremos a nosotros mismos.

Una vez más, el hombre cuando quiere ser el hombre, huérfano de PADRE, se pierde a sí mismo y cava su propia tumba eterna.

Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

eligelavida dijo...

Muchos lo han intentado a lo largo de la historia, pero ahora estamos poniendo los espectaculares avances científicos y tecnológicos de nuestro tiempo al servicio de este fin.

En China e India los hijos son escogidos en función del sexo. En occidente se fabrican bebés medicamentos o hijos la carta según un inexistente derecho a ser padres.

Belen dijo...

Muy triste,Elige.
Un cordial saludo.

NIP dijo...

Soldados y lacayos de los demonios van ciudad tras ciudad y puerta por puerta exigiendo, instaurando el reino de la muerte, la mentira, el vicio... Tu blog combate con la información y denuncia arrojando luz contra esos ejércitos de tinieblas.Un abrazo.

Miriam dijo...

Alucino con la CIDH
Me uno a la esperanza de que Costa Rica se mantenga en su defensa de la cultura de la vida
Como siempre, gracias por la información y los argumentos

EL AVE PEREGRINA dijo...

Una gran polémica...lo dejo sobre el tapete...

Un abrazo, amiga.

Mrswells dijo...

los llamados 'derechos humanos' hoy en dia en muchas ocasiones atentan contra la fe catolica y viceversa. Como consecuencia se puede llegar a acusar a los defensores de la vida de ir en contra de esos que llaman 'derechos humanos'...
que aberracion es esa? Que solo algunos humanos tienen derechos 9incluido el de matar), otros no pueden vivir..
Asi estamos

Mrswells dijo...

Lo de hijos 'a la carta' no es posible, por mucho control que se tenga sobre las enfermedades, etc..

No saben del gozo que da conocer lo que Dios da en un hijo, independientwemente del juicio humano

Y por que es necesaria tanta FIV y , a la vez , tanto metodo anticonceptivo??

Silence dijo...

Ante la impotencia se me acurre siempre rezar. Poner en manos de Dios toda esta horrible realidad que amenaza al ser humano.

Y por supuesto, intentar abrir los ojos de los que confunden "avance" con "extermino".

Gracias siempre, Elige.

Un fuerte abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).