sábado, 11 de junio de 2011

El poder de matar al día siguiente


La píldora del día después es una forma de aborto que pretende convertir el drama de la muerte de un ser humano en algo cotidiano y sin importancia.

En España, una adolescente no puede comprar alcohol, tabaco o determinados medicamentos. Sin embargo, puede conseguir la píldora post-coital en una farmacia sin necesidad de receta. Cualquier niña española tiene en sus manos el poder para matar, sin que nadie lo sepa, produciendo consecuencias irreparables en su hijo y en sí misma.

La PDD actúa de dos formas distintas según sea el momento del ciclo en que la mujer la tome. Por una parte, tiene una función anovulatoria, evitando la ovulación, e impidiendo así que se produzca la fecundación. Por otra parte, si el óvulo ha sido fecundado, es decir, si ya hay embarazo, impide que el embrión se implante en las paredes de la matriz. En otras palabras. Si ya se ha producido el embarazo, la píldora produce un aborto.

Este peligroso abortivo no cura NADA, mata al embrión en caso de haberse producido ya un embarazo y produce en cualquier caso hemorragia, dolor abdominal severo, dificultad para respirar, visión borrosa y dolor de cabeza y piernas. Utilizada de forma regular, puede dar lugar a complicaciones graves como obstrucción de venas y arterias, ataque al corazón, paro cardíaco, disfunción en el hígado y presión arterial elevada.

7 comentarios:

Teresa dijo...

Encuentro muy triste la situación de los jóvenes; algunos están claramente engañados, otros no quieren ver lo que está ante sus ojos, pero los más perjudicados después son ellos mismos. Es dificil volver atrás cuando se ha matado a un hijo.

su chico dijo...

Contradicciones de este mundo (no "poder" emborracharse pero sí matar) empeñado en morir enterrando a sus muertos... y no vivir festejando sus nacimientos

Nos faltan maestros...

En el Amigo
al + mc

Savia dijo...

Cada cual elige destruirse o no, pero lo que no se puede legalizar nunca es ayudar a destruirte, hazlo solo si quieres, pero no impliques ni obliges a nadie. Tanto el que lo hace, como el que lo facilita es su vida, que viva con su condena. Es triste pero la vida es así. Porque nos prohiben pensar. Y el que no piensa no es libre. Y el que no es libre no existe.

Sancho dijo...

Es espeluznante y ,que yo sepa, aún no hemos visto la pildora anunciada en televisión como ocurre en otros países.

Un saludo.

Mento dijo...

Ver la pildora anunciada seria como ver pistolas en venta por la tele. para mi es lo mismo, me escandalizaria.

Ricardo dijo...

Es lo que tiene la cultura de la muerte; produce un acostumbramiento que impide que nadie se escandalice.Ánimo siempre con el blog. Un abrazo.

Teresa dijo...

¡Estamos locos, Dios mío!. Esta sociedad está enferma y necesita una cura de valores o, al menos, de sentido común. Y de sentido común sería que un medicamento que produce tantísimos efectos secundarios ¡y, ojo, no estoy hablando del principal efecto! fuera al menos, dispensado con receta.... eso sería lo mínimo exigible. Sin embargo, como lo que se pretende es destruir no sólo la vida del que no ha nacido sino también destruir la juventud, los vínculos familiares -todo a espaldas de la familia- y un largo etc.... se ofrece esta "pildorita" como si fuera un chicle. ¡Terrible!
Un abrazo y gracias por tus testimonios a favor de la vida ¡hacen mucha falta!.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).