miércoles, 19 de enero de 2011

¿Todos tienen derecho a la vida? Todos, lo que se dice todos... no

El artículo 15 de la Constitución Española dice que “todos tienen derecho a la vida”. ¿Todos? Pues parece que todos, lo que se dice todos… no.

Por poner un ejemplo, fijémonos hoy en el caso de los niños con malformaciones congénitas o problemas genéticos. La ley española declara que el aborto es legal dentro de las veintidós primeras semanas de embarazo cuando existan graves anomalías en el feto, y sin el plazo de veintidós semanas cuando se detecten anomalías fetales incompatibles con la vida. En otras palabras, la ley permite el asesinato de aquellas personas que más debería proteger.

No se trata de que un discapacitado no tenga derecho a nacer. Se trata de que la ley ampara a los padres que están dispuestos a matar a un hijo porque padece alguna discapacidad. La ley, que debería proteger a la víctima, ampara al asesino. ¿Por qué?

Hoy los avances científicos hacen que resulte imposible negar que el embrión y el feto sean seres humanos. Pero, al mismo tiempo, esos adelantos permiten diagnosticar una malformación durante el embarazo y esto plantea a padres y médicos la posibilidad de ‘evitarle’ al niño el sufrimiento, o de hacerle pasar por un control de calidad a gusto del médico, de los padres o, simplemente, de la mentalidad utilitarista imperante.

En nuestra sociedad moderna y desarrollada el ser humano ‘no perfecto’ es despreciado como una vida carente de valor, y el miedo al sufrimiento, el egoísmo y la consideración de estas vidas como ‘no útiles’ llevan a la práctica de asesinatos legalizados.

Claro que, como dicen algunos comentaristas de este blog, nadie obliga a abortar. Esos son los que afirman que ellos no abortarían pero que la ley está bien, porque no obliga a nadie. Son esas personas que quizá no maten con sus propias manos, pero se sientan tan tranquilos a ver lo que pasa.

Juan Pablo II, en la encíclica Evangelium Vitae, nos exhorta a proteger la vida de nuestros semejantes, afirmando que «cada hombre es guarda de su hermano, ya que Dios confía el hombre al hombre». Cualquier persona con rectitud de conciencia, sea creyente o no, puede entender esta verdad: la gran responsabilidad que tenemos unos con otros y lo degradante del aborto.

19 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenas noches amiga mía.¡Ah!, nos mataremos con la razón y no nos hará caso, la libertad mal entendida ha cuajado tanto en todos los estratos de las sociedades que es predicar a una pared, pero debemos seguir, alguna dira¡Basta!!, pues por esa «una» seguiremos dando la tabarra con la gracia de Dios.
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

NIP dijo...

Existe también la violencia moral, y hay muchas formas de obligar, la ley es una aberración contra la justicia, luego contra la constitución como bien dices y sólo tiene un camino: LA DEROGACIÓN.

¿qué sabemos de perfecciones en el hombre? cada vida importa. Tú sigue así de valiente en el blog, porque un día terminará este genocidio y pocos podran demostrar que no tienen las manos manchadas de sangre inocente, por omisión o acción.

Sancho dijo...

Cuando el partido popular recurrió la ley de despenalización del aborto (antes de convertirse en su mayor defensor), el tribunal constitucional ya dijo qu en ese "todos" no estaban incluidos los no nacidos.

Eso ha abierto las puertas a los asesinatos en masa.

Salvador dijo...

La ley está necesitada de misericordia para así contener todo lo que se le escapa con respecto al vivir y acontecer del ser humano.

Sin misericordia nadie alcanzaría el perdón de DIOS, ni la redención de nuestros errores, debilidades, culpas...etc., ni siquiera de sus amigos y familiares.

¿Cuántas veces perdona una madre o un padre sin justificaciones para perdonar? Podría encontrarse reconciliación sin misericordia.

Por eso, los que creemos, creemos que somos salvados, no por nuestros méritos, sino por la Misericordia de DIOS. No ha lugar a engreírnos.

Ocurre que en la Constitución no hay Amor ni Misericordia, por eso se cometen desamores, injusticias, dictaduras...etc.

Por eso, si hay Amor y Misericordia, todo lo demás vendrá por sí sólo. Entonces se respetará la vida de todos, de todoooooooos como muy dice elige.

Un fuerte abrazo a todos en XTO.JESÚS.

Interruptor dijo...

Pues espera, que ahora vienen detrás con la “muerte digna” y los criterios utilitaristas no sólo se aplicarán a los nasciturus sino también a los enfermos y, posteriormente, a cualquiera, de forma que aquel que no entre dentro de los criterios de utilidad que se impongan será “prescindible”.

Así empezaron los nazis y terminaron metiendo a miles y miles en las cámaras de gas y en los campos de concentración. La cultura de la muerte sólo tiene un camino, el de la destrucción del ser humano a manos del ser humano. Y en ello estamos.

Espero que el Señor haga que esto cese cuanto antes.

Angelo dijo...

Lo que obliga y lo que deja de obligar . Basta echar una vista al 2010 en este país para darse cuenta de que los papeles han debido mezclarse.
Un abrazo elige.

Francisco Javier Alba Gomez de Zamora dijo...

Para los que dicen que nadie obliga a abortar: si legalizaramos el derecho a asesinar niños durante el primer año de vida, tampoco nadie estaría obligado a hacerlo; o si elevamos el plazo hasta los 33 años, tampoco; o hasta los 70 años, tampoco nadie estaría obligado a hacerlo. Es lo mismo.

Kara dijo...

La Consitución Española, jijijij, hace tiempo que me da una risa, q no veas. Un beso Elige ¡¡¡

Capuchino de Silos dijo...

¿Dónde esta la ley? Si la encuentras me lo dices, por favor.
Mi marido es farmacéutico y nos han robado nueve veces en la farmacia y aquí en casa tres y la última vez el del seguro me preguntó si había forzado yo los cristales de seguridad para cobrar el seguro. ¿te imaginas? El seguro jamás te paga ni los destrozo ni lo que te roban, más todo lo que conlleva el robo en sí, así que...muchas veces nos gustaría irnos.
Y te estoy hablando de robos, que en realidad es poca cosa comparado con lo que tenemos que es mucho peor.
Me quiero buscar un partido CATÓLICO que defienda los derechos que tenemos los CATÓLICOS. sI LO ENCUENTRO OS LO DIGO.

Juanjo dijo...

Qué cierto es esto. En España no todos tienen derecho a la vida. Y cuando gane el PP se seguirá asesinando impunemente, porque los españoles "se dieron" esta constitución y están contentos con ella y ahora votan en consecuencia.

Andy dijo...

Lamentablemente la Constitución es hoy papel mojado.

Basta con que miremos las cosas que ocurren en España, por ejemplo con ciertas autonomías que legislan claramente contra la Constitución pero, con todo, aquí no pasa nada.

Saltarse la Constitución es la moda.

Maria del Rayo dijo...

En España y en muchos lugares del planeta es lo mismo.
Cortaditos todos por la misma tijera.

Salvador dijo...

Por eso, ahora, podemos tensar la cuerda y ponerlos al filo de la navaja: "vender nuestro voto y exigirles que deroguen la ley del aborto".

Hay una encuesta (http://www.hazteoir.org/firma/35135-encuesta-que-debe-hacer-rajoy-ley-aborto) donde puedes exigir al PP que se defina.

También, el día 23 de enero, publicaré una reflexión sobre el tema (http://yosoycreyentecatolico.blogspot.com/b/post-preview?token=JP-Ipi0BAAA.WNuXiXtgXh83S4ajETpjOA.TVhCT86lTzvuwnc1x0t4OQ&postId=7236413932099208855&type=POST).

Creo que es una oportunidad para presionar y, al mismo tiempo, rezar. Luego todo estará en Manos del ESPÍRITU SANTO.

Un abrazo.

Javier dijo...

Es una teoría inhumana el hecho de querer eliminar a un embrión, un ser humano en potencia, porque nazca con algún defecto físico. Es una salvajada más que vete tú a saber a cuantos inocentes se habrá llevado... Creo que en tu blog ya has hablado de una cantante cuyos padres la dieron en adopción porque nació con una minusvalía, pero que hoy es una mujer de éxito. Toda persona tiene un valor incalculable para Dios...

Militos dijo...

Elige: ¿Será verdad que el PP está arrepentido y va a derogar la Ley del Aborto y alguna cosa más?
Qué triste me resulta todo.
Un beso, guapa

Mrswells dijo...

Hoy he leido en el periodico que la ONG Barnardos se esta alarmando del descenso en la adopcion de niños huerfanos, que tanto lo necesitan en este pais y eso es debido a leyes idiotas como que padres no puedan adoptar niños de otras razas ademas de porque muchos otros deciden ir a por IVF..

Los derechos de los niños se van pisoteando,..esto clama al cielo

Altea dijo...

En efecto, eso de que la ley está bien porque no obliga a nadie, tiene mucha gracia. Es como si ahora salira una ley que permite maltratar a las mujeres, por ejemplo. El que no quiera, que no la maltrate. Pero que haya una ley que lo permita para que quien quiera, que pueda hacerlo.
Pues esto es igual.

Oceanida dijo...

Los que dicen que a nadie se le obliga a abortar son gente que se quiere lavar las manos ante esta atrocidad. Y lo digo muy claro porque yo fui uno de ellos, yo pensaba que era un derecho que yo nunca ejerceria por supuesto y que bueno, los demas podian hacer lo que quisiesen. Crei que asi tendria mi conciencia tranquila pero gracias a Dios puede ver y sentir que no, que cada ser humano que no nacia me incumbia tambien a mi, que estaba haciendo mal. Y que me pesaba encima como mil toneladas, mi conciencia no pudo mas. Nadie tiene ese derecho.

Y en el fondo, se que ellos piensan lo mismo pero tienen miedo de decirlo, de atreverse a pensar en todos eso ninyios que no nacen, El dia que lo hagan se daran cuanta de la horrible posicion en la que han estado.

Un abrazo.

eligelavida dijo...

Oceanida, gracias por tu testimonio. Un abrazo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).